Jornada 22

Remontada interruptus ante el Valencia

Liga Santander (J22). Resumen y goles en el Barcelona 2-2 Valencia / EFE

Messi logró empatar con otro doblete tras un 0-2 en contra, aunque un golpe frenó al argentino y equilibró las fuerzas al final

JESÚS BALLESTEROS

Avisado está desde ya el Barcelona de lo que se le viene encima. En el horizonte, un calendario sin tregua en el que el partido contra el Valencia fue la primera estación y, además, el primer frenazo en la brillante racha de victorias que el vigente campeón sumaba en Liga. No pudo ampliarla y vio cómo el conjunto valencianista volvía a sumar un año más en el Camp Nou. El doblete de Messi igualó las fuerzas tras un 0-2 en apenas media hora, pero la remontada quedó inconclusa para los de Ernesto Valverde, precisamente, tras unas molestias del argentino. Y es que cuando el rosario estornuda, el Barça se resfría.

Los dos semifinalistas coperos llegaban al choque sabiendo lo que les espera en los próximos días. Sobre todo para el líder, para el que no habrá tregua. El brutal calendario que se le ha quedado al Barcelona para las próximas semanas va a exigir (está exigiendo) lo mejor del equipo de Valverde. Y no es una frase hecha. La visita del Valencia, la triple partida ante el eterno rival incluida la semifinal copera, el regreso de la Champions ante el Olympique de Lyon o el duelo liguero ante el Sevilla es alto octanaje para un Barça que sabrá de lo que es capaz en las competiciones en las que sigue vivo en este mes de febrero.

El conjunto de Marcelino, flamante semifinalista copero, marcó el camino de lo que va a suponer estas próximas semanas para el Barcelona. Y lo hizo desde los primeros minutos, para demostrar que las bromas y las pruebas han quedado a un lado, que los meses que restan de competición son de todo o nada. Ter Stegen y el palo evitaban en los minutos dos y tres lo que más tarde lograrían Gameiro y Parejo. Éste, desde el punto de penalti. El francés viviría una montaña rusa de emociones en pocos minutos tras marcar un golazo tras una magistral asistencia de Rodrigo y tener que retirarse conmocionado debido a un choque fortuito con su colega Cheryshev.

2 Barcelona

Ter Stegen; Semedo (Jordi Alba, min. 46), Piqué, Vermaelen; Sergi Roberto, Rakitic, Arturo Vidal, Aleñá (Arthur, min. 66), Messi, Coutinho (Malcom, min. 84) y Luis Suárez.

2 Valencia

Neto; Piccini, Garay, G. Paulista, Lato, Wass, Coquelin (Kondogbia, min. 72), Parejo, Cheryshev, Rodrigo (Santi Mina, min. 79) y Gameiro (Ferrán Torres, min. 40).

ÁRBITRO:
Undiano Mallenco (navarro). Amonestó a Sergi Roberto, Rakitic.
GOLES:
0-1. min. 23. Gameiro. 0-2. min. 32. Parejo (p.). 1-2. Min. 39. Messi (p.). 2-2. min. 64. Messi.
INCIDENCIAS:
Partido correspondiente a la 22ª jornada de Liga, disputado en el Camp Nou. 76.789 espectadores.

Mandaba el Valencia con dos goles de ventaja cuando apenas se había superado la media hora de partido. El Barça pareció darse cuenta de que tocaba remontada para evitar que la zona noble de la tabla se congestionara aún más. Messi aprovechaba una pena máxima sobre Semedo para aumentar su racha de partidos seguidos marcando y Sergi Roberto devolvía el golpe de suerte al Valencia estrellando un gran disparo a la madera.

No lograba empatar el vigente campeón antes del asueto, pero al menos volvía a aparecer en el choque y esta inercia le permitió ir a por el volteo nada más pisar el verde en la reanudación. El acoso a la portería de Neto fue total, hasta tal punto de que el brasileño era el jugador del Valencia más activo y efectivo sobre el césped. Evitaba los goles de Messi y Aleñá en los peores momentos de los suyos. Y es que el Valencia lo pasaba francamente mal, y sólo unas contras con Rodrigo de protagonista recordaban que había dos escuadras sobre el terreno de juego.

Pero la ostentación de la escuadra azulgrana era tal que el empate en el Camp Nou era cuestión de tiempo. Y lo hizo en las botas de Messi, quien lograría otro doblete para su cuenta particular con un preciso toque que, con parábola incluida, sortearía a cuanto jugador rival tenía delante. Pasada la hora del choque, el Barcelona ponía el contador a cero con el empate en el electrónico y mostraba su firme decisión de ir a por los tres puntos.

Messi, sin embargo, recibía un golpe y tenía que ser atendido fuera del campo. Con la tensión que se respiraba en el campo y con más de media grada más pendiente del lesionado que de lo que ocurría en el partido, casualidad o no, esos minutos sirvieron como bálsamo para un Valencia que cogía aire y volvía a rondar la portería de Ter Stegen tras un período de pura frustración.

Puede parecer un gesto nimio, pero sería determinante para el devenir final del duelo entre el Barcelona y el Valencia. Porque el astro argentino vio cortado su ritmo y con él, todo el equipo se salía de esa línea ascendente con la que buscar el tercero de los goles. Éste no terminaría llegando y, aunque el Barça salvaba el parcial inicial, cerraba el duelo con sabor amargo por las molestias de Messi y por un empate que deja vía libre para el Atlético para recortar distancias por el liderato.

Más información

 

Fotos