Crisis blaugrana

En el Barça ya se habla de falta de actitud

Messi se lamenta por una acción ante el Athletic./EFE
Messi se lamenta por una acción ante el Athletic. / EFE

Luis Suárez pone la lupa sobre actuaciones individuales antes de una semana con visitas al Tottenham y al Valencia

P.RIOSBarcelona

Si no es una crisis, se parece bastante. Aunque el Barça se mantenga por delante del Real Madrid por mejor diferencia de goles a empate de puntos, el calendario azulgrana en este inicio de Liga ha sido mucho más amable que el blanco y aún así sólo ha sumado dos empates en los tres últimos partidos. La fragilidad defensiva es tan alarmante que hasta Leo Messi proclamó: «No podemos encajar goles en todos los partidos». Y por primera vez en mucho tiempo se ha escuchado una autocrítica en boca de Luis Suárez de las que hacen daño: «En algunos casos hay falta de actitud».

No especificó el uruguayo a quién se refiere. A él le sobra actitud pero le falta acierto. Si hubiera marcado los dos goles que falló en la primera parte ante el Athletic seguramente el Barça habría ganado y nadie hablaría de actitud tras un 1-1 que rescató Messi echándose el equipo a la espalda tras salir desde el banquillo, aunque el gol fue de Munir. Luis Suárez ha logrado que se analice con lupa la actuación individual de cada jugador en busca de apatía. Y, la verdad, cuesta afirmar que un mal momento individual, como el de Piqué, sea algo más grave como el pasotismo. O que un bajón puntual como el de Dembélé tenga que ver con una conducta poco profesional, por citar a dos jugadores que no tuvieron su día el sábado. Tampoco brilló Rakitic, pero el motivo lo sabe todo el mundo: para llegar a la final del Mundial de Rusia con Croacia se dejó hasta el apellido, como le ocurre a Modric en el Madrid o al propio Umtiti, ya lesionado tras ganarlo con Francia.

En cualquier caso, Suárez tiene más información interna. Lo que se ve desde fuera es una dependencia absoluta de Messi, nada nuevo bajo el sol. Lo que sí es novedoso es que se lancen mensajes para comenzar a combatirla de una vez porque el '10' está harto de llegar fundido al final de cada temporada y pasados los 30 años hasta él ha aprendido a reclamar descansos. «No podemos esperar que un jugador nos lo solucione todo cada día», señaló Luis Suárez. Messi le dio la razón: «Hay plantilla para que todos los jugadores aporten».

Eso también es cosa de Valverde, que comienza a centrar la crítica de la afición por la imagen y el mensaje que transmite, lento en la toma de decisiones en los partidos y demasiado precavido, pues quizás los partidos ante Leganés y Athletic pedían más riesgo en busca de la remontada, como una defensa de tres. El juego no convence a nadie y las rotaciones no funcionan.

Llega una semana en la que el Barça y Valverde se juegan mucho, con visitas al Tottenham y al Valencia sin los lesionados Sergi Roberto y Umtiti, también con sanción europea. Semedo, de lateral derecho, y Lenglet, de central zurdo, tienen ya la plaza asegurada. Si el Barça no reacciona, lo de crisis se quedará corto.

Contenido Patrocinado

Fotos