Octavos | Vuelta

El Real Madrid abdica del trono

Reguilón y Kroos se lamentan tras la eliminación./AFP
Reguilón y Kroos se lamentan tras la eliminación. / AFP

Los blancos sufren una nueva humillación ante el brioso Ajax y consuman el cierre de una etapa gloriosa a la que ha seguido una campaña miserable en la que ya no les quedan más balas

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

1.011 días después, el Real Madrid abdicó de su reinado europeo. El Ajax, un equipo lozano, brioso y valiente pero también bisoño desnudó las miserias de un conjunto desfondado, desmoralizado y desnortado, laxo en defensa y timorato en ataque, sin plan de juego ni convicción, apenas un espectro de aquel que consiguió lo imposible abrochando tres 'orejonas' consecutivas para pasmo del continente.

Cayó el Real Madrid con estrépito y deshonor ante los osados muchachos de Erik ten Hag, que le propinaron uno de los mayores varapalos de su historia evitando que pisara por novena edición consecutiva los cuartos de final de su torneo fetiche, que esta vez ya no le servirá como asidero tras tirar nuevamente por la borda la Liga y la Copa en una semana horripilante que dejará devastadoras consecuencias en Chamartín. Regresará la escuadra 'ajacied' a un escalón que no alcanzaba desde la campaña 2002-2003, refrendando que su camada de jóvenes ya no se arredra ni en uno de los escenarios más majestuosos del firmamento futbolístico.

Abrirá en canal esta derrota al Real Madrid, un equipo en desbandada al que le restan tres meses depresivos con el foco ya puesto únicamente en el futuro. En lo que vendrá y en lo que tendrá que salir. Un tropiezo que certifica el fin de un ciclo glorioso y pone en la rampa de salida a figuras señeras de esta última edad de oro que están completando una campaña miserable que se torció ya en verano con la mala planificación de una directiva forzada a acometer en el siguiente periodo estival los astronómicos fichajes que eludió para paliar la fuga de Cristiano Ronaldo y a buscar un nuevo guía que no haga añorar a Zinedine Zidane. Quizás incluso antes teniendo en cuenta la ira de la hinchada con los jugadores, Solari y el palco, contra el que ya empieza a arremeter una parroquia harta de despropósitos sobre el césped.

1 Real Madrid

Courtois, Carvajal, Varane, Nacho, Reguilón, Casemiro (Valverde, min. 86), Kroos, Modric, Lucas Vázquez (Bale, min. 28), Benzema y Vinicius (Marco Asensio, min. 34).

4 Ajax

Onana, Mazraoui (Veltman, min. 80), De Ligt, Blind, Tagliafico, Schöne (De Wit, min. 72), De Jong, Van de Beek, Neres (Dolberg, min. 73), Ziyech y Tadic.

Goles:
0-1: min. 7, Ziyech. 0-2: min. 18, Neres. 0 -3: min. 61, Tadic. 1-3: min. 69, Marco Asensio. 1-4: min. 72, Schöne.
Árbitro:
Felix Brych (Alemán). Amonestó a Mazraoui y Carvajal. Expulsó por doble amarilla a Nacho.
Incidencias:
Partido de vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones, disputado en el Santiago Bernabéu ante 77.013 espectadores.

Llegó dispuesto a morir con sus ideas Solari y así lo hará. Envidó con su once de confianza, al que le sacó las costuras también la escuadra neerlandesa en un partido que comenzó con una ocasión de oro los locales en un remate a bocajarro de Varane que dejó temblado la cruceta y que resultó un mero espejismo. Este Madrid no es contundente ni en ataque ni en defensa. No había cruzado el Ajax la medular cuando Kroos cometió una pérdida imperdonable. Se durmió y le birlaron la bola, toda una metáfora del curso blanco. Recibió Tadic en la derecha y miró al corazón del área, donde la recogió Ziyech para superar a Courtois con un disparo cruzado.

Tres meses en la morgue

A las primeras de cambio, el Madrid quedó en el filo de la navaja. Igual que en cuartos y en semifinales de la pasada edición de la Champions, cuando afrontar con ventaja la vuelta no le sirvió para tener un minuto de tregua. Claro que entonces tenía pólvora y confianza a patadas. Ahora es un equipo carcomido por el recuerdo de Cristiano y encomendado a una caterva de meritorios que no dan abasto para socorrer a antiguos baluartes en pésimo estado. Tadic desnudó con una ruleta digna de Zidane a Casemiro y Neres selló el segundo sin oposición para voltear la eliminatoria.

Más información

Como a perro flaco todo son pulgas, Lucas Vázquez y Vinicius, los más energéticos, se rompieron. Media hora y aquello era el naufragio del Titanic. Recurrió Solari a Bale y Asensio, dos futbolistas llamados a ser referenciales que no han respondido al peso que el club depositó en sus botas. El galés se marcó una 'frivolité' en su área que casi le cuesta el tercero al Madrid y acabó lesionado. El mallorquín al menos desatascó a los blancos con un tanto a la postre baldío pero que por un efímero lapso permitió soñar con la épica.

Bloqueado y superado por las circunstancias, el Madrid estaba aún más muerto en el plano psicológico que en el físico y futbolístico, que ya es decir. No ganaba un duelo y cuando lo hacía el infortunio se cebaba con el enfermo, como cuando Bale se topó con la madera. El vértigo de verse por delante en la eliminatoria podía jugarle una mala pasada al conjunto 'ajacied', pero lo superó de la mano de un imperial Frenkie De Jong, que hizo su primer favor al Barça eliminando al Madrid.

Se lanzó a vuelta de vestuarios el Madrid a por la meta de Onana, ya al toque de corneta, pero ni Asensio ni Benzema pudieron acortar distancias. Fue Tadic el que coronó su magistral eliminatoria ampliando la renta con un tanto que llegó precedido de un posible fuera de banda que ni el árbitro ni desde el VAR estimaron tal. Necesitaba el Madrid una machada y aunque la diana de Asensio le hizo creer por un suspiro, un golazo de falta de Schöne amortajó el cadáver y lo mandó a la morgue.