El Arsenal se lleva 'su' copa

El Arsenal celebra el primer gol del partido. /
El Arsenal celebra el primer gol del partido.

El conjunto de Wenger se impuso por 2-1 al Chelsea en un partido loco gracias a los goles de Alexis y Ramsey

DANIEL PANERO

Hay competiciones que suponen algo especial en algunos clubes. En el caso del Arsenal ese título es la FA Cup. Este sábado los de Wenger tenían ante sí la posibilidad de convertirse en el equipo con más títulos en esta competición de la historia y no fallaron. Enfrente estaba un hueso duro de roer, el Chelsea campeón de la Premier, el de las 93 puntos en liga, una bestia que cedió ante los goles de Alexis y Ramsey. El torneo más antiguo de Inglaterra es territorio 'gunner'.

Dos inercias contrapuestas y dos necesidades muy diferentes. El Chelsea llegaba campeón de la Premier, el Arsenal fuera de la Champions League 20 años después, pero una final es una final. Eso es lo que pensaron los chicos de Wenger. El nuevo sistema 3-4-3 empleado por el francés ha revolucionado a los 'gunners' en las últimas jornadas y sorprendió de salida. Presión alta, posesión en campo contrario y gol. Alexis Sánchez aprovechó un error en la salida 'blue' y adelantó a su equipo no sin polémica, ¿dio al balón con la mano?¿estaba Ramsey en fuera de juego? Según Anthony Taylor, árbitro del partido, no en ambos casos.

FICHA TÉCNICA

2 Arsenal

Courtois; Azpilicueta, David Luiz, Cahill; Moses, Kante, Matic (Fabregas, min 62), Alonso; Pedro (Willian, min 72), Diego Costa (Batshuayi, min 88), Hazard

1 Chelsea

goles

goles
1-0, min.4: Alexis Sánchez. 1-1, min.76: Diego Costa. 2-1, min.78: Ramsey.
árbitro
Anthony Taylor. Amonestó a Ramsey, Holding, Kante, Xhaka, Coquelin y expulsó a Moses por doble amonestación
incidencias
Partido disputado en el Estadio de Wembley

El gol fue un auténtico golpe al mentón. El Chelsea no lograba reaccionar y el Arsenal tuvo la posibilidad de hacer sangre. Ozil sorteó a Courtois, pero su disparo lo desvió Cahill en la línea, mientras que Wellbeck y Ramsey se toparon con el poste. ¡Mamma mía!, gritaba Conte desde el banquillo, su equipo estaba contra las cuerdas y buscaba la reacción. El técnico italiano calmó a los suyos con el balón y a medida que el físico decayó se equilibró el juego. Diego Costa y Pedro avisaron a Ospina antes del descanso.

Tras la reanudación el Chelsea salió con todo y el partido pasó a ser un intercambio de golpes. El Arsenal cedió metros y Ospina fue incluso protagonista, pero todo cambió en un suspiro. Dos contragolpes fugaces con Bellerín como protagonista metieron el miedo en el cuerpo y Moses empinó aún más la cuesta fingiendo un penalti que culminó con su segunda cartulina amarilla. Por detrás en el marcador y en inferioridad numérica el equipo de Conte necesitaba un milagro.

El técnico italiano encontró la clave en su banquillo. Introdujo a Willian por un inadvertido Pedro y el brasileño le puso un balón aceptable a Diego Costa, lo suficiente para que éste controlara con el pecho y fusilara con la diestra a Ospina en el 76, un clásico del delantero de Lagarto. Wenger también acertó al mover fichas. Tras el empate dio la alternativa a Giroud y el francés respondió con un centro medido a Ramsey para que el galés devolviera la ventaja al Arsenal y asestara una estocada letal al choque. Wenger sonríe, su séptima FA Cup.