Granollers aplasta a un desconocido Abanca Ademar y lo deja fuera de la Copa

Lance del partido en Alicante./
Lance del partido en Alicante.

El equipo de Rafa Guijosa cuaja un mal partido y no encuentra el ritmo durante los 60 minutos para acabar apabullado por el ataque del cuadro vallesano y una floja defensa en la que el mejor fue Dino Slavic

RUBÉN FARIÑAS

Cualquier tiempo pasado parece mejor, o eso pensarán muchos aficionados del Abanca Ademar tras la derrota sufrida este viernes en los cuartos de final de la Copa del Rey.

No solo por el juego y el marcador, sino también por las sensaciones, el equipo leonés ha claudicado con contundencia y ha caído por un estrepitoso 23-31 ante el Granollers, que ha pasado por encima del cuadro marista.

Los entrenadores

El tanto inicial de un exmarista como Antonio García, encontró la reacción leonesa con un gol a la escuadra de Simonet y el contragolpe, tras parada de Biosca, que ejecutó Mario López para dar la primera y última renta del Abanca Ademar en un mal primer tiempo (1-2).

Granollers empezaba a correr y el ataque posicional de los chicos de Rafa Guijosa se atascaba; esto era una mala receta para el juego que proponen los ademaristas.

23 Abanca Ademar

Biosca (p), Mario López (2), Sebas Simonet (4), Juanín (3), Gonzalo Carou, Rodri Pérez (1), Fede Vieyra (2), Ligetvàri, David Fernández (3), Slavic (ps), Jaime Fernández, Acacio (2), Gonzalo Pérez, Mosic (1), Carrillo (3), Pesic (2)

31 Balonmano Granollers

Marc Guardia (ps), Marc García, Ferrer, Pol Varela (1), Adrià Figueras (6), Dos Santos, Adriá Martínez, Gassama (3), Víctor Saez (1), Rakocija (2), Tarrafeta, Popovic, Sergi Franco (1), Almeida (p), Márquez (6), Antonio García (6)

parciales
2-1, 4-5, 6-9, 8-12, 11-14, 13-16; descanso; 15-18, 15-21, 18-25, 19-27, 21-29, 23-31
árbitros
Iniesta Castillo y Muro San José. Excluyeron con dos minutos a Víctor Saez, por el Granollers; y a Simonet, por el Ademar
incidencias
Partido correspondiente a la segunda eliminatoria de los cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el Pabellón Pitiu Rochel de Alicante

Dos Santos y Gassama empezaban a estirar el marcador en favor de los intereses vallesanos y, al paso por el minutos 11, la diferencia se iba hasta el 4-6.

Tan mal veía ya las cosas Guijosa que tuvo que usar su primer tiempo muerto, cuando Pol Varela establecía el 5-8. El Abanca Ademar estaba muy incómodo en Alicante y los catalanes amenazaban con despegar.

Tampoco tras el parón reaccionaban los leoneses. Adrià Figueras aprovechaba la mala defensa marista y obligaba al cambio en la portería. Slavic entraba para tratar de parar un arreón de Granollers que Antonio García se encargaba de llevar a su máxima expresión, con el 6-11, al paso por el minuto 17. Y es que el Ademar registraba un paupérrimo 50% de efectividad en ataque.

Parecía desmoronarse en el equipo de Rafa Guijosa, y en estos tiempos cercanos a la pascua, a la resurrección leonesa acudieron David Fernández, Acacio y Juanín para lograr un parcial de 3-0 que hacía ver con otros ojos el panorama (10-12, en el minuto 21).

Fue entonces Antonio Rama el que optó por detener el choque en el Pitiu Rochel para aclarar las ideas de los suyos y volver a tirar de su 'póker', el que formaban Figueras, Dos Santos, García y Gassama para retomar su ventaja, 12-16; aunque Juanín anotaría en el último suspiro un tanto que permitía al Ademar llegar tres abajo al descanso.

No llega la reacción en la segunda parte

Se esperó la reacción leonesa en la segunda mitad, aunque el inicio no invitaba al optimismo. El intercambio de goles inicial entre Antonio García y David Fernández acababa por beneficiar a los intereses vallesanos, mucho más eficaces en ataque.

El Abanca Ademar parecía claudicar en el inicio del segundo tiempo. Un parcial de 0-4 ponía a los jugadores de Antonio Rama con un sorprendente 15-22, que hundía las esperanzas y alejaba el sueño copero de los leoneses. Era el minuto 40 y lo que se preveía un choque igualado para nada lo estaba siendo.

Al rescate intentaron salir los hermanos Pérez, con un cambio en el sistema defensivo que llevaba a Rodri al avanzado, y un tanto de cada uno colocaba un foco de esperanza, 17-22, con mucho por jugar todavía.

Sin embargo, cuando el ataque funcionaba, la defensa se consumía. Nuevo vendaval de Granollers que arrollaba la escasa resistencia que el Ademar había mostrado durante todo el partido. En el minuto 46, Rafa Guijosa volvía a pedir tiempo muerto cuando los catalanes establecían una nueva máxima, 18-26, ante un conjunto leonés que no aparecía en la pista.

Partido visto para sentencia

Las sensaciones del choque eran que el partido estaba visto para sentencia. Errores individuales, fallos en ataques francos, sistema defensivo que no funcionaba y los chicos del Granollers se divertían a costa de un irreconocible para irse hasta de nueve tantos, 19-28.

Los minutos 'de la basura' no sirvieron tampoco para maquillar un resultado que era lo suficientemente abundante para no dejar ningún atisbo de reacción.

Finalmente, la derrota por 23-31 consumaba la eliminación del Abanca Ademar y la merecida clasificación a semifinales del conjunto vallesano.