Carou: «Si pensamos en la final antes del Granollers, nos daremos el golpe»

Carou, en una acción defensiva./
Carou, en una acción defensiva.

El capitán de la selección argentina ha preferido aplicar el manido «partido a partido»

EFE

El pivote del Abanca Ademar Gonzalo Carou, único integrante de la plantilla del equipo leonés presente en la última final jugada en 2010 en Antequera ante el FC Barcelona, ha advertido este jueves que «si se piensa en la final antes de jugar contra Granollers, igual nos damos el golpe el primer día».

El capitán de la selección argentina ha preferido aplicar el manido «partido a partido», a pesar de reconocer la importancia que podría suponer jugarse el título, sobre todo ante el equipo azulgrana, porque ello conllevaría «tener menos presión en la liga, ya que se lograría el objetivo de asegurarse competición europea».

Carou ha reconocido que el parón de diez días antes de la Copa del Rey, tras el empate frente a Cuenca, les han servido para «poder desconectar de la secuencia de partidos, aunque pueda romper algo el ritmo, pero también es útil para poder preparar el partido ante Granollers».

Del conjunto vallesano, a pesar de haberles vencido en los dos choques ligueros, teme su «motivación extra por tener ese plus de ganas de revancha, algo parecido a lo que pasaría, caso de ganar, al Ademar con el siguiente rival Bidasoa o Cuenca, con los que no se ha podido este año».

El internacional albiceleste no ha esperado «grandes sorpresas» de cara al enfrentamiento ante Granollers «porque cada equipo conoce sobradamente las armas de cada uno».

En cuanto al momento del equipo, el veterano jugador que en unos meses cumplirá los 40 años cree que «en algunos partidos ha habido cierta obcecación, mientras que en otros se ha jugado más colectivamente y cuando el equipo tiene un estilo más fluido y veloz multiplica su peligrosidad para los rivales«.

Sobre la superioridad indiscutible en el balonmano español del FC Barcelona Lassa, Gonzalo Carou ha reconocido que «hace unos años los equipos afrontaban estas competiciones con más opciones, aunque al final los más potentes eran los que lograban los títulos, mientras que ahora es más complicada la sorpresa».

De todas formas ha confiado en que «en algún momento se rompa la racha del Barcelona porque todos los equipos, también el Ademar, tienen la ilusión y el sueño de poder arrebatarle un título».