El Ademar cadete rema para ahogarse en la orilla

Momento del partido en Pontevedra./
Momento del partido en Pontevedra.

Los chicos de Pablo Balo logran remontar nueve goles en la segunda parte y acaban cayendo en el último suspiro y quedándose a las puertas de la final del Campeonato de España

R.FARIÑASLeón

La garra del Ademar León quedó plasmada sobre la pista. La lucha hasta el final se dejó notar en Pontevedra. Pero ni así fue suficiente para derribar al rival.

Lo intentó, lo peleó y a punto estuvieron de lograrlo los cadetes del equipo marista, que acabó cayendo por 30-31 ante Zarautz, a pesar de remontar nueve goles en la segunda parte.

Un mal primer tiempo, donde el equipo vasco se impuso en defensa y en ataque, dejaba el choque casi sentenciado. El 10-19, del minuto 25, daba muestra de la diferencia que estaba habiendo entre ambas plantillas.

Pablo Balo tiró de todo lo que tenía tras el descanso, al que se llegó con 12-20, en busca de la épica.

La remontada

El lesionado Darío Sanz dejó a un lado los dolores y la defensa adelantada 3-3 ahogó a Zarautz, que veía poco a poco reducir su ventaja.

Con 19-25, la afición leonesa empezaba a creer. Con 25-27, el Ademar ya había aterrizado en el partido y tenía diez minutos para culminar la remontada.

Candelas puso el 28-28 que culminaba la resurrección y todo quedó para un agónico final.

En la última posesión, con 30-31 a favor de los vascos, Darío cometió falta en ataque y ya no hubo tiempo para más. Zarautz estaba en la final del Campeonato de España y el Ademar moría en la orilla.