El sabor de la tradición que nunca falla

Noelia Brandon

Jamones, salchichones, lomo, cecina y chorizos son algunos de los productos que hacen de Embutidos Ezequiel uno de los sellos de calidad de la provincia leonesa y que un año más no han faltado a su cita con la Feria de Productos de León

I. SANTOSLeón

En un entorno privilegiado, a 1.200 metros de altitud, en la población de Villamanín, en plena montaña de la provincia leonesa se encuentra el corazón de Embutidos Ezequiel. Una industria que fabrica los productos más deseados y típicos de la provincia de León y en la que la tradición y la innovación han sido las bases de su éxito.

La elaboración de su chorizo ha sido completamente diseñada desde sus orígenes hasta el final y comienza con un cuidadoso despiece de las carnes, al que siguen las fases de picado y adobado artesanal. Esto permite que el producto madure, pudiendo pasar posteriormente a las fases de asentamiento y, a continuación, de secado natural.

Esta última parte se realiza en plena montaña leonesa, lo que confiere al embutido matices exclusivos de aroma, sabor y color. A todo esto, hay que añadir un proceso de ahumado artesanal, con leña de roble, hecho que alarga su tiempo de conservación y le dota de su tan característico sabor tradicional. Los embutidos y salazones los elaboran en la actualidad como lo vienen haciendo desde sus comienzos, de manera tradicional, sin aditivos ni conservantes.

Un gran abanico de productos

En la Fábrica de Embutidos y Jamones Ezequiel cuentan con una infraestructura de más de 5.000 metros cuadrados, así como con los mejores profesionales. Pero, además, disfrutan de las mejores condiciones climatológicas. El clima propio de la montaña de León es una de las claves en la elaboración de sus embutidos y, con ello, en la obtención del mejor sabor y las mejores calidades.

Jamones, salchichones, lomo, cecina y chorizos son algunos de los productos que hacen de esta empresa uno de los sellos de calidad de la provincia leonesa y que un año más no han faltado a su cita con la Feria de Productos de León.

Una producción de calidad

Ya son tres las generaciones que desde hace 60 años buscan la mayor calidad en sus productos. Para Ezequiel lo más importante es que sus productos desprendan calidad. Por ello, no se separa de la producción y supervisa personalmente la compra de las mejores materias primas, como en los inicios hacía su abuelo.

Cada día son más conocidos y cada día son más los clientes que vienen a la provincia en busca de estos embutidos. El cariño que la familia Ezequiel le pone a la fabricación hace que el producto final sea una auténtica joya gastronómica, en todas sus variedades. Con una cuidada elaboración y numerosos controles de calidad este producto se ha ganado la certificación de calidad y por ello son considerados un auténtico manjar.

 

Fotos