Tras la estela de Elcano 500 años después

Parte de la expedición del Pros./Efe
Parte de la expedición del Pros. / Efe

120 voluntarios repetirán la gesta que permitió la primera circunnavegación del mundo

C. CUERDOSevilla

44.000 millas náuticas, tres océanos, cuatro continentes y más de 400 días navegando... La hazaña de Juan Sebastián Elcano fue el inicio de la sociedad globalizada e interconectada. Cinco siglos después, un grupo de voluntarios se volverá a lanzar al mar el próximo sábado 10 de agosto para emular ese viaje y conmemorar la gesta de la primera vuelta al mundo, reivindicando de paso el protagonismo de España en un acontecimiento que cambió la percepción del mundo. «Queremos cambiar ese relato histórico que pasó a tratar a los españoles como exterminadores en vez de descubridores, poner en valor que esa aportación a la modernización del mundo fue tremenda», explica José Solá, presidente de la asociación de Amigos de Grandes Navegantes y Exploradores Españoles (Agnyee) y líder del proyecto.

Durante los últimos tres años, la asociación se ha embarcado en la mastodóntica misión de reclutar a los 120 voluntarios que, en turnos de siete personas cada mes, se encargarán de emular a la tripulación de Elcano en su viaje que inicialmente buscaba abrir una nueva ruta de las especias hacia Las Molucas (Indonesia). «Hemos descubierto toda la redondeza del mundo», escribió Elcano a Carlos V nada más regresar en 1522, tres años después de su partida. Ellos lo harán a bordo del Pros, un velero de 21 metros similar a los 25 metros de la nao Victoria con la que repetirán las distintas escalas que la expedición encabezada por Magallanes y Elcano realizó entonces. Una aventura sufragada sobre todo por las aportaciones de los voluntarios, porque aunque tienen algunos patrocinadores, la reacción general «ha sido decepcionante», reconoce.

Los perfiles que participarán en el proyecto, surgido de un «pequeño grupo de jubilados amantes de la navegación y la historia de los grandes descubridores» y al que todavía se pueden sumar aspirantes, son muy variados, al igual que las edades: un almirante de la Armada, un exministro, marinos mercantes, estudiantes, bomberos. Todos ellos se han sometido a un pequeño entrenamiento previo para intentar armonizar las tripulaciones que deberán convivir durante días en el espacio confinado del barco. También para hacer frente a los riesgos que encontrarán por el camino, «desde contratiempos meteorológicos a sociales», en alusión a los piratas.

Las variaciones respecto a la ruta originaria serán leves. Así, la tecnología actual permitirá minimizar los riesgos a los que se enfrentó la tripulación hace 500 años, como los tifones. También se desviarán al pasar el Estrecho de Magallanes hacia Guayaquil y las Islas Galápagos para conmemorar su descubrimiento causal por el soriano fray Tomás de Berlanga. «No se trata solo de dar la vuelta al mundo, sino también de poner en valor la gesta y lanzar una imagen de España moderna, abierta y solidaria», explica Solá. Para ello, cuentan con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación y el cuerpo diplomático de los distintos países en los que recalarán para poder organizar eventos culturales. El componente ambiental tampoco quedará ajeno, y los tripulantes irán recogiendo muestras para colaborar con el Instituto Oceanográfico Español en el estudio de los microplásticos que contaminan los océanos.

Temas

Elcano