Los toros podrían regresar a Cataluña

El torero Francisco Rivera Ordoñez da un pase durante la corrida de esta tarde de la Feria del 1 de Mayo de 2005, en la plaza de Olot (Gerona)./ROBIN TOWNSEND
El torero Francisco Rivera Ordoñez da un pase durante la corrida de esta tarde de la Feria del 1 de Mayo de 2005, en la plaza de Olot (Gerona). / ROBIN TOWNSEND

La Fundación Toro de Lidia negocia la programación de una corrida en Olot (Gerona)

CRISTIAN REINOBarcelona

Ocho años después de la última corrida celebrada en Cataluña, en la plaza de toros de la Monumental de Barcelona, el último coso que permanecía activo, los toros podrían regresar a Cataluña. La Fundación Toro de Lidia, que preside el ganadero Victorino Marín, ha presentado esta mañana una petición formal en el Ayuntamiento de Olot (Gerona) para celebrar un espectáculo taurino en la plaza de toros de la localidad. El coso gerundense es de titularidad pública, pero desde 2005 no acoge un programa taurino.

La Fundación del Toro de Lidia propone al consistorio de Olot tres fechas para volver a restituir la fiesta de los toros en Cataluña: el 1 de mayo, el 20 de octubre o el 11 de septiembre, coincidiendo con las fiestas patronales de la ciudad. Olot en cualquier caso se declaró ciudad antitaurina en 2004 y en 2016 el alcalde la localidad afirmó, tras la sentencia del Constitucional que tumbaba la prohibición, que los toros solo volverían si así lo deciden los ciudadanos del municipio.

La última corrida en Cataluña se celebró en septiembre de 2011. Fue la última feria de la Mercé, antes de que entrara en vigor la prohibición de los toros aprobada por el Parlamento de Cataluña y que estuvo vigente desde el 1 de enero de 2012. El sector taurino se movilizó contra el veto de la Cámara catalana y llevó la prohibición (aprobada en julio de 2010 por 68 votos a favor, 55 en contra y nueve abstenciones) al Tribunal Constitucional.

En 2016, el Constitucional dictó sentencia y anuló la prohibición del Parlament desde el argumento que la Cámara invadía competencias estatales en materia de cultura. Sin embargo, ninguna empresa ha tratado desde entonces programar una corrida en las plazas catalanas. La Monumental sigue acogiendo espectáculos de todo tipo (circo y conciertos), pero la familia propietaria, Grupo Balañá, no tiene previsto volver a programar festejos taurinos y desde hace años negocia con el Ayuntamiento para buscarle nuevos usos al coso.

Sin competencias

Olot podría sera la primera en recoger el testigo. «El Constitucional nos da vía libre para recuperar nuestra cultura. Ninguna comunidad autónoma ni administración pública tiene competencias para prohibir la tauromaquia, y además, tienen la obligación de promoverla», según ha afirmado esta mañana el representante de la Federación de Entidades Taurinas de Catalunya, el crítico taurino, Francisco March, tras tramitar la instancia en el consistorio.

«Quisieron arrebatarnos nuestra memoria sentimental, manipularon la historia, despreciaron la cultura, conculcaron la libertad. Pero la ley nos ha dado la razón y ya es hora de devolver los toros a nuestra tierra, tenemos derecho a ejercer nuestra libertad», ha rematado. El responsable de la Peña Taurina de la Garrotxa (comarca en la que está Olot), José Luis Amores, ha asegurado que la tauromaquia en Cataluña nació en Olot. «La afición sigue viva y queremos disfrutar de nuestra cultura en nuestra localidad y ver a nuestro torero local torear en ella», ha señalado.

 

Fotos