Llega a León 'Llamando a la tierra', las obras artísticas de Sebastián Román para la reflexión

Imagen de una de las obras de Sebastián Román./
Imagen de una de las obras de Sebastián Román.

El próximo 1 de agosto, el Camarote Madrid acogerá unas obras de Sebastián Román pertenecientes a la serie «Llamando a la Tierra»

Leonoticias Diario
LEONOTICIAS DIARIOLeón

Es un hecho, las ciudades de Sebastián Román engañan nuestra percepción, son el reflejo de nosotros mismos a través de residuos. Son una vista al pasado, presente y futuro. Ciudades creadas gracias a la basura que se amontona desde hace años y a velocidad irrefrenable en basureros y puntos limpios, la tecnología que sirve durante un año hasta que se comercializa el próximo superventas, y el futuro incierto construido sobre nuestro consumismo. A primera vista, las maquetas de Sebastián Román parecen rascacielos que dibujan el skyline de una gran urbe, pero tras el vistazo inicial, se convierten en las ciudades tóxicas y contaminantes a las que estamos siendo avocados; poesía visual de gran belleza que nos transmite el aviso melancólico de en qué nos estamos convirtiendo.

'Llamando a la tierra' se convierte así en una de las series visualmente más poderosa; aunque las maquetas se hayan convertido en una reducción mínima de sus emblemáticas super ciudades –ejemplo paradigmático es el elaborado plano de la ciudad de León- el artista demuestra que menos es más y que por encima de su capacidad de construir, está su capacidad de creación artística y comunicación fotográfica. El cambio más sustancial de esta serie con respecto a sus predecesoras se encuentra en el hecho de que está realizada plenamente en su taller, convirtiéndose así en un juego de artificiosidades en donde, absolutamente todo lo que vemos, está plenamente preconcebido.

Quizás el resultado de estas fotografías sea el marco circunstancial en el que se ubica Sebastián Román. Nacido alrededor de los años 80, ha crecido experimentando el alzamiento de Nintendo, el boom de los ordenadores, la capacidad inverosímil de capturar la realidad con las videocámaras domésticas y el salto generacional de lo analógico a lo digital. Los hijos de la televisión que a pesar de los kilómetros vieron como algo muy cercano –incluso propio- las producciones de Hollywood.

'Llamando a la tierra' es el resultado de explorar la imaginería colectiva de una sociedad que no entiende el lenguaje visual de Rembrandt, pero sí el de Steven Spielberg. Es un compendio de películas de ciencia ficción en donde podríamos estar ante un fotograma de Sin City o Encuentros en la tercera fase. Pero sobre todo es crear una distopía mirando con cariño Blade Runner o Ghost in the Shell; hablar del futuro como si fuera el día después y aplicar el concepto hight tech, low life.

Las ciudades vacías y solitarias en lugares donde ya no hay nada. Haces de luz provenientes de ningún sitio. Metrópolis que se alzan sobre cielos teñidos de incertidumbre. Rascacielos construidos para que nadie pueda verlos. El reflejo en el agua de la propia inexistencia. La tecnología al servicio de nuestra propia autodestrucción. Llamando a la tierra ¿Puedes oírlo?

Temas

Arte
 

Fotos