Ida Vitale: «Los españoles están tan locos como en la conquista»

Vitale posa en Montevideo. /Efe
Vitale posa en Montevideo. / Efe

La nonagenaria poeta uruguaya sintió «susto, sorpresa y desconcierto» al saberse ganadora del Cervantes

MIGUEL LORENCI MadridAFP Montevideo

Un enorme «susto», una agradable y gran «sorpresa» y un absoluto «desconcierto». Estos sentimientos se confundieron en el corazón y la mente de la nonagenaria Ida Vitale cuando, de muy buena mañana en Uruguay, supo a través del teléfono que era la ganadora del Premio Cervantes 2018, el más alto honor de la letras hispanas.

«¡Qué locura!», exclamó Vitale cuando el ministro de Cultura, José Guirao, le comunicaba desde Madrid el fallo unánime del jurado. «Los españoles siguen igual de locos que en la época de la conquista», fue la curiosa contestación que Guirao escuchó desde Montevideo en su despacho de la madrileña casa de las siete chimeneas.

«Nunca he esperado premios, es un desconcierto absoluto», repitió Vitale, que, como cada mañana, se disponía a regar las plantas de su apartamento de Montevideo cuando recibió la feliz noticia: era la quinta ganadora del Cervantes en 43 años y gracias a ella el premio retornaba a Uruguay, casi cuatro décadas después de que lo recibiera Juan Carlos Onetti, temprano ganador en 1980.

«El día va a ser un poco loco, amanecí con la vida cambiada», ironizó la autora de 'La luz de esta memoria', 'Procura de lo imposible' o 'Cada uno en su noche'. «No tenía idea de que hoy estaban fallando el Cervantes», agregó Vitale, asegurando que la distinción era «injustificada» y que se había debido a «un exceso de generosidad de España».

«Ahora pienso en toda la gente que murió más joven que yo y que, con toda justicia, lo podrían haber recibido; también en tantos que yo he venerado y murieron desconocidos. Pienso en americanos que no han recibido nada y han muerto», dijo. Uno de ellos fue su segundo marido, Enrique Fierro, poeta como ella y fallecido en 2016. «Siento mucho que no esté a mi lado, él es de uno de esos escritores secretos que siempre fue un apoyo y que me habría ayudado a sobrevivir a esto», dijo la también crítica y traductora.

Recordaba a renglón seguido los galardones que ha recibido en los últimos tiempos en España: el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2015, o el Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca en 2016. También recordó que el 24 de noviembre recibirá en México el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2018 que le otorgó la Feria Internacional de Libro de Guadalajara. Su 'bolsa' de 130.000 euros se sumará a los 125.000 del dotación del Cervantes.

«Hemos recordado que no hay muchas mujeres premiadas y que algunas incluso han sido Cervantes cuando iban en silla de ruedas o no pudieron llegar, como María Zambrano, y queremos que esta situación remita», había lamentado Carme Riera al comunicar el fallo. «Esperamos que Ida pueda subir perfectamente la escalera para recoger el premio», agregó la académica, escritora y miembro del jurado del Cervantes aludiendo a la avanzada edad de la premiada, 95 años. «Es de una vitalidad extraordinaria y responde a su apellido: va a subir la escalera de la cátedra y dará un salto», terció un risueño José Guirao.

Más información

 

Fotos