«Chiquito pega con todo, es como los tejanos»

Dos de las ilustraciones del libro./Sergio Mora
Dos de las ilustraciones del libro. / Sergio Mora

El dibujante Sergio Mora lanza una biografía sobre el humorista malagueño que mezcla realidad y fantasía

Iker Cortés
IKER CORTÉSMadrid

¿Sabían que Chiquito de la Calzada formó parte del cuadro flamenco de Camarón de la Isla durante su estancia en Japón? ¿Y que enseñó a Michael Jackson su característico paso de baile 'moonwalk'? ¿Y que salió en un capítulo de 'Vacaciones en el mar' animando a algunos de los pasajeros del crucero? Una de estas tres cuestiones es falsa pero todas ellas se encuentran en 'Las legendarias aventuras de Chiquito' (Temas de Hoy), una biografía ilustrada apócrifa que entremezcla realidad y fantasía para contar la singular vida de Gregorio Sánchez Fernández.

No faltan en el volumen elaborado por Sergio Mora (Barcelona, 1975) todos los hitos que configuraron a la persona y al personaje: su nacimiento en el barrio de la Calzada de la Trinidad, en 1932, su origen humilde, sus inicios en el flamenco con tan solo ocho años, su vida de tablao en tablao por los distintos rincones de España, su esposa Pepita, su estancia en Japón y su saltó a la televisión como contador de chistes de la mano del productor y director Tomás Summers. «Fui volcando todo lo que encontraba en la red de documentación y lo que habían ido compartiendo los periodistas, estructurando el libro en torno a las anécdotas más icónicas», explica Mora. Lejos de filtrar sus experiencias a través de la voz de un narrador, el artista ha buscado una excusa para que sea el propio Chiquito quien revele todas aquellas vivencias.

Pero en 'Las legendarias aventuras de Chiquito' hay mucho más. Basándose en películas como 'Big Fish' o 'Forrest Gump', el ilustrador ha tirado de imaginación e ingenio para contar la otra vida del humorista malagueño. «Quería sazonar su vida de referencias que ya no sabes si son reales o fantasías y me gustaba imaginar a Chiquito en momentos clave de la historia, como por ejemplo qué estaba haciendo cuando Sabrina enseñó la teta en el especial de Nochevieja de 1987», cuenta Mora divertido. Para ello el dibujante se inventa un biógrafo imaginario llamado Arito Katana, que poco a poco va desgranando esa parte oculta de quien fuera uno de los cómicos más queridos de España hasta su muerte en noviembre de 2017. No en vano, gran parte de las exquisitas ilustraciones que atesora el libro apuestan por la imaginería nipona, que tanto caló en Chiquito.

«No le conocí y nunca le vi en directo», reconoce Mora, «pero claro que estuvo muchas veces en el comedor de mi casa, como en el de tantas otras, presente dentro de una caja». Ahora bien, ¿qué tenía de especial? «Era un tío sano. De corazón. No era un humorista que hubiera estudiado, ni hubiera pasado por el filtro intelectual cómo hacer reír, sino que empezó a hacerlo por una cuestión de supervivencia. Me parece un ejemplo del poder del humor y del buen rollo bien entendido», razona Mora. Y va más allá: «Ha marcado a toda una generación y no nos damos cuenta pero seguimos contagiados por la fiebre de Chiquito».

Dice el autor que en un momento en el que el debate sobre los límites del humor y lo políticamente correcto siempre está sobre la mesa, Chiquito es una 'rara avis'. «Daba igual lo que dijera, lo derrumbaba todo porque no veías intención de hacer daño». Y pone un ejemplo: «Si tu eres negro y Chiquito cuenta un chiste de negros, te vas a reír».

Mora comenzó a trabajar en esta peculiar biografía poco después de la muerte del humorista. «No soy escritor, pero me apetecía hacer un libro biográfico porque suelo engancharme a los 'biopics' con facilidad porque los personajes son vehículos para contar otras cosas». Comenzó a pensar en nombres y de repente salió el de Chiquito. «Fue como un dardo. Se me quedó en la cabeza y no me lo he podido sacar hasta que ha salido libro».

A raíz del libro, el barcelonés ha descubierto que le encanta escribir. «Siempre he tenido mucho complejo, porque yo creo que un escritor tiene que leer mucho más de lo que yo leo. Pero me he enganchado y ya estoy escribiendo otra cosa. Creo que voy a dejar de dibujar», dice entre risas. Ganador de un Grammy latino en 2016 por la portada del álbum 'El poeta Halley', de Love of Lesbian, cabe preguntarse si el salto de un proyecto a otro es complicado. «¡Qué va! Santi Balmes es fan de Chiquito. Todos lo somos. Chiquito pega con cualquier cosa, es como los tejanos».

La portada del libro.
La portada del libro.