Vargas Llosa insta a López Obrador y a otros mandatarios a acabar con la explotación a los indígenas

El escritor peruano Mario Vargas Llosa./EFE
El escritor peruano Mario Vargas Llosa. / EFE

Denuncia «la injusticia proverbial» que padecen después de que el Rey celebrara el español como el «tesoro más preciado» de América y España

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCICórdoba (Argentina)

Mario Vargas Llosa ha puesto los puntos sobre las ies en la polémica desatada por el mandatario mexicano Manuel López Obrador al exigir por carta al rey Felipe VI que pidieran perdón por los abusos de la conquista. «Es él quien debe enviarse la carta que ha dirigido al Rey y al Papa», dijo el escritor y premio Nobel en la inauguración del VIII Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE). Vargas Llosa devolvía la pelota a López Obrador y otros mandatarios americanos instándoles a acabar con la explotación a los indígenas y denunciando como «muchas comunidades indígenas siguen hoy viviendo en la edad de piedra». Anunciaba, además, que el próximo congreso se celebrara en Arequipa, su ciudad natal en Perú.

Lo dijo después de que el Rey festejara la lengua que compartimos 570 millones de personas en los cinco continentes «como el tesoro más precioso», celebrara «la fraternidad hispanoamericana» y citara a Borges para decir que «el idioma no es sólo un instrumento de expresión y comunicación, sino una tradición y un destino». Pero don Felipe eludió contestar en su alocución a la demanda de perdón del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Sí lo hizo Vargas Llosa, y con tanta contundencia como brillantez. «El mandatario mexicano se equivocó de destinatario. Debió mandársela él mismo y responder a la pregunta de por qué México, que hace cinco siglos se incorporó al mundo occidental gracias a España, y es independiente y soberano gracias a ellos, tiene todavía tantos millones de indios marginados, pobres, ignorantes y explotados», dijo el autor de 'La casa verde' .

«Es una pregunta que pueden hacerse todos los presidentes latinoamericanos: por qué ninguno de sus países ha resuelto esa injusticia proverbial que sufren los indios en América», lamentó el premio Nobel de Literatura, recordando los casos de Argentina, Guatemala, Perú, Bolivia o Paraguay, donde «algunas comunidades siguen viviendo en la edad de piedra».

Golpea la conciencia

«Ese problema no está el en pasado de hace 500 años, está aquí vivo y nos golpea la conciencia de quienes no hemos sido capaz e resolverlo» insistió el escritor. «Ojalá que cuando termine su mandato López Obrador, los indios mexicanos tengan mejores condiciones de vida, más educación y se haya levantado esa losa que les ha venido discriminando y explotando a lo largo de varios siglos», deseó. A su juicio López Obrador «No parece informado de que las grandes matanzas de indios no se cebaron solo en los años coloniales. De que se han cometido matanzas terribles y espantosas en la colonia y la república», denunció el también premio Cervantes, recordando las de la Amazonía o la de la guerrilla en Perú.

«Hoy podemos decir, con muy mala conciencia, que la lengua española, nos hermana e integra en una gran confraternidad que abarca los cinco continentes», dijo celebrando las «decisivas aportaciones» de la lengua común «que no es sol un instrumento de comunicación». «Con la lengua española llegaron Grecia, Aristóteles y Platón. Roma con sus juristas, el Renacimiento y los mejores valores de la cultura occidental y la justa moral que juzga nuestros actos, la democracia y la libertad», enumeró el tambén académico.

Recordó que América «era una torre de Babel cuando llegaron los europeos», que estaba «literalemente bañada en sangre» y que «los americanos no se entendían y se entremataban». «Las controversias que ha generado la conquista desaparecen cuando se trata de la lengua. Nadie discute la importancia que significó para América dotarse de una sola lengua en medio de la extraordinaria diversidad que que caracterizaba a este continente, donde hace cinco siglos se hablaban entre 1.500 o 3.000 lenguas, según algunos historiadores, aseguró ganándose una sonora ovación.

Compromiso común

«El porvenir del español es un compromiso de todos -dijo antes don Felipe- de las instituciones públicas y privadas y de la sociedad civil, cuyo dinamismo alumbra cada día nuevas iniciativas colaborativas en torno a nuestra lengua común». «480 millones de personas tenemos en español como lengua materna», recordó Felipe VI en el teatro Libertador San Martín, donde abrió el congreso en un acto solemne junto el presidente de la República Argentina, Mauricio Macri, el premio Nobel de Literatura y académico de la RAE el director del instituto Cervantes, Luis García Montero, y el director de la RAE, Santiago Muñoz Machado, entre muchas otras autoridades y antes de la interveción del Nobel Mario Vargas Llosa y de la académica y escritora Carme Riera

«Conocemos su larga historia y uno de sus momentos más delicados fue, sin duda, la independencia de los territorios ultramarinos. No faltaron entonces voces que demandaron también Independencia en el ámbito de la lengua». «Una lengua -dijo el Rey recordando al humanista venezolano Andrés Bello- que es tan propia de América como de España».

Destacó el Monarca como el congreso «atenderá a la revolución tecnológica de la comunidad americana de Naciones para afrontar con decisión en todos los medios en la investigación en el estudio de la universidad la escuela primaria». «Está consagración vital será, a la vez, un apoyo decisivo para que el español sea lengua de comunicación internacional también en el ámbito de la ciencia y el emprendimiento», dijo.

Hazaña global y española

«Comprendemos la importancia de nuestra lengua en el mundo de hoy», dijo Macri recordado «la hazaña española» de Juan Sebastián Elcano, que, a su juicio, es «el inicio de lo que hoy conocemos como globalización». «A través de la lengua se marcó el destino de unirnos de forma inquebrantable -dijo el presidente argentino- que nos permite expresar nuestra diversidad». Para Macri el español «es el activo mejor distribuido». «Apostar a la lengua es apostar por el futuro», concluyó el mandatario que recordó que su país el único que ha acogido dos veces un congreso como este «un orgullo y un reconocimiento del camino de integración al mundo que hemos emprendido».

Abierto, mestizo y compartido

Santiago Muñoz Machado, director de la RAE, dijo que el congreso «encierra varios congresos» como 'Rayuela', el libro universal de Cortázar que reedita por la RAE. «Poner en valor al español como lengua americana» es el objetivo del congreso «impregnado de panhispanismo convencido y militante». «Que el español se muestre abierto, mestizo y compartido», es su objetivo ante un futuro en el que «hablarán español muchos más millones de máquinas que de humanos». «La lengua de la inteligencia artificial se extiende y si no se toman medidas puede hacer que el español de las máquinas haga que no nos entendamos», vaticinó.

«Cultura y educación parten su pan con la tecnología y la ciencia, con un horizonte en el que América tendrá un papel decisivo», afirmó Luis García Montero. Celebró que «cultura educación tecnología y emprendimiento van de la mano» en un congreso «que lleva organizándose mas de mil años, pero su compromiso verdadero son los próximo mil años». «La lengua que nos hace, sabe de nosotros más que nosotros mismos», dijo el director del Cervantes, para quien «los retos del idioma tienen que ver con los de la convivencia democrática»

El acto que acogió el renovado Teatro San Martín se cerró con un homenaje a Víctor García de la Concha, exdirector de la RAE y del Instituto Cervantes, que excusó su presencia a última hora por problemas de salud.

Más información