El PSOE de la Diputación denuncia que la comisión mixta de sanidad llega «tarde y mal»

Un momento de la comisión. /Peio García
Un momento de la comisión. / Peio García

La viceportavoz Teresa Gutiérrez critica que nace «muerta y sin interlocución política»

ICAL

«Tarde y mal». Son los calificativos utilizados por el Grupo Socialista para definir la constitución, este miércoles, de la comisión mixta de sanidad que el presidente de la Diputación y del PP de León, Juan Martínez Majo, se comprometió a crear -subrayan en un comunicado- hace un año y medio.

La viceportavoz socialista en la institución provincial Teresa Gutiérrez señaló, al término del primer encuentro de la comisión, que esta «nace muerta y sin posibilidad de interlocución política», ya que solo convoca a responsables técnicos del Sacyl. Gutiérrez argumentó que todo lo que ha rodeado a su constitución ha sido un «total despropósito» e hizo historia de lo ocurrido.

«En junio de 2017, el PSOE dio la voz de alarma de lo que se nos venía encima en los pueblos con el servicio sanitario. El presidente de la Diputación salió del trance anunciando la comisión mixta con la Junta, máxima responsable del desaguisado», dijo. Añadió que, en junio de este año, «el PSOE desveló en el pleno que esa comisión prometida hacia un año seguía sin crearse, ante lo que el equipo de gobierno del PP reconoció que se debía a la falta de interés de la Junta».

Remontándose al pasado mes de agosto, Teresa Gutiérrez recordó la reunión con el consejero de Sanidad, Antonio Sáenz Aguado, «que se comprometió a crear esa comisión mixta, pero solo 15 días después respondió a una pregunta parlamentaria diciendo que no lo consideraba necesario». «Pero cuando el PSOE denunció toda esta burla en una rueda de prensa, se hizo la luz y el presidente de la Diputación anunció que la comisión se crearía la semana siguiente», indicó la viceportavoz socialista, a lo que remató que «tampoco se creó la semana siguiente y aquí estamos ahora con una comisión que, pese a llevar un año y medio coleando, nace de la improvisación, ante la falta de capacidad e interés de la Junta para resolver los problemas sanitarios de León y la falta de valor de los responsables de la Diputación para exigírselo».

Teresa Gutiérrez criticó que la propia convocatoria de la Diputación para crear la esperada comisión de sanidad «revela claramente que estamos ante un nuevo paripé para distraer la atención», al enunciar como objetivo «recoger inquietudes». «Los problemas ya son de sobra conocidos, lo que urge es poner sobre la mesa las soluciones políticas y estructurales» dijo, y señaló que el hecho de convocar solo a la Gerencia de Atención Primaria «centra el problema en los consultorios médicos de los pueblos, pero deja fuera otros muchos problemas como las listas de espera diagnósticas o quirúrgicas en los hospitales, que también afectan, y de qué manera, a la población del medio rural».

Gutiérrez también arremetió contra el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, «por no haber dimitido hace tiempo, dejando paso a alguien más capaz» y por «esperar a que llegara Pedro Sánchez al Gobierno para empezar a culpar a Madrid de la falta de médicos; el PP prefiere buscar culpables ajenos en lugar de soluciones.