El plan de Fomento recorta en una hora y 15 minutos el viaje en tren de León a Gijón en tres años tras finalizar el soterramiento y abrir la Variante de Pajares

El plan de Fomento recorta en una hora y 15 minutos el viaje en tren de León a Gijón en tres años tras finalizar el soterramiento y abrir la Variante de PajaresGráfico

Tras una inversión de cerca de 4.000 millones y dos décadas de trabajo, la Administración prevé activar a final de mes la fase final de este programa con la adjudicación del polémico montaje de vías en la variante de Pajares

RAMÓN MÚÑOZ
RAMÓN MÚÑOZLeón

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ratificó esta semana el plan que avanza para la línea de alta velocidad Gijón-Madrid. Tras una inversión de cerca de 4.000 millones y dos décadas de trabajo, la Administración prevé activar a final de mes la fase final de este programa, adjudicando el polémico montaje de vías en la Variante de Pajares. Es la clave de bóveda de un esquema tan revolucionario que está llamado a jubilar la vieja vía de Pajares, cordón umbilical con la meseta desde hace 134 años. En su lugar el ministerio ofrece trenes más capaces de rivalizar con el avión.

El cronograma oficial asegura que de aquí a tres años Renfe venderá billetes a Madrid para un viaje que tarde una hora y media menos que ahora -cerca de cinco horas-. Los documentos apuntan a que los pasajeros embarcarían en el AVRIL, la solución que Talgo bautiza como de «muy alta velocidad». Con él y la nueva infraestructura el viaje entre Sanz Crespo y Chamartín se desarrollaría a una media de 143,5 kilómetros por hora.

Tiempos: León-Oviedo en 1 hora

Al propio ahorro que llegará con la apertura de la Variante de Pajares se sumarán los minutos 'ganados' con el soterramiento en León capital y por extensión que la anulación del fondo de saco.

En la actualidad desplazarse desde León a Gijón en tren por el Puerto de Pajares supone emplear dos horas y 41 minutos. Sin embargo los nuevos tiempos que se marcan conllevan recortar 1 hora y 15 minutos ya que León y Gijón se acercarán a 1 hora y 23 minutos de distancia. Una hora exclusivamente si el desplazamiento que se realiza es desde León a Oviedo.

El calendario consta de varias etapas y arranca en unos días, en la mesa de contratación de Adif, la sociedad pública que coordina todas las obras de la alta velocidad. El grupo de técnicos, juristas y funcionarios ya ha analizado las 11 propuestas hechas para asumir la obra del montaje de vías de la Variante.

En lo que es toda una ironía, entre los aspirantes está Dragados, a la que se ha tenido que pagar ya 700.000 euros para rescindir el encargo anterior de tendido de vías. En tiempos de Ana Pastor se le adjudicó aquel contrato a sabiendas de que no se podía cumplir y eso tiene un precio.

La mesa de contratación decidirá ahora si el nuevo encargo también se lo lleva la filial de ACS o no. Los informes de las propuestas que están en baja temeraria están listos con la idea de que el consejo de administración de Adif pueda aprobar la firma del contrato en su reunión de finales de mes. Al adjudicatario se le confiará la ejecución del proyecto de vías que se elaboró durante el Gobierno de Mariano Rajoy, y que fue pactado con Foro Asturias.

Se trata de un diseño que deja vía de ancho mixto en el túnel este (para el paso de mercancías y pasajeros en ancho ibérico o internacional) y en su configuración final, ancho internacional en el oeste. Al contratista se le presentará, eso sí, un informe firmado por todas las direcciones de Adif y parte de las de Fomento requiriendo que esa fase final la deje aplazada, y que en un primer momento monte esa vía en ancho ibérico.

La configuración permite que las mercancías puedan usar ambos túneles, como también lo harán los trenes de ancho variable, esto es, los de pasajeros con ruedas capaces de adaptarse al ibérico o al internacional, cosa que hace ya el Alvia. Con el formato aprobado los únicos ferrocarriles que encontrarían una vía apta para circular serían los que pueden ir en ancho internacional. Se los suele identificar como 'AVE puro', pero su utilidad a medio plazo en la línea es reducida, toda vez que el tendido en ancho internacional termina en Campomanes, lo que complicaría un servicio complementario de lanzaderas desde Gijón y Oviedo.

Ejercicio con cambios

Las obras de las vías arrancarían a inicios de 2019, momento en el que los viajeros ya experimentarían una mejora. Se espera que para entonces sea activado el sistema de control de tráfico ERTMS en la línea Valladolid-León, lo que permitiría al tren superar los 200 kilómetros por hora a los que ahora está limitado el tramo. Al cliente de Renfe eso le supondrá un primer ahorro de unos diez minutos. Entre primavera y verano se alcanzaría el siguiente hito, al abrir dos vías semisoterrada en León con las que evitar el rodeo del 'fondo de saco'. El recorte al reloj se calcula en unos 25 minutos.

Ambas mejoras merman una opción que Renfe y Alsa analizaron tiempo atrás. Vista la cantidad de directivos que madrugan para llegar en coche a León y coger el AVE a Madrid, las compañías exploraron la posibilidad de fletar un microbús a la capital vecina, sin llegar a concretar el plan.

Dos años después, en 2021, es cuando se espera que la Variante de Pajares tenga los permisos para abrir a la circulación comercial. Es el gran paso adelante por el que lleva pugnando Asturias desde la puesta de la primera dovela, en 2004.

 

Fotos