Piden dos años de cárcel a dos guardias civiles por exhibir sus armas al son del 'Cara al sol'

Los dos guardias civiles se enfrentan a una pena de dos años de prisión./
Los dos guardias civiles se enfrentan a una pena de dos años de prisión.

Los hechos sucedieron en el interior de un local de Carrizo de la Ribera y los agentes obligaron a los presentes a meterse balas en la boca y en la bebida, según el relato de la Fiscalía

A.C.León

Dos guardias civiles que prestaban servicio en la localidad leonesa de Carrizo de la Ribera se enfrentan a dos años de prisión por un presunto delito de coacciones ocurrido en septiembre de 2013 en dicha localidad.

Según el relato de la Fiscalía los hechos ocurrieron en la madrugada del 11 de septiembre del citado año cuando sobre las dos de la madrugada los dos agentes accedieron al interior de un bar de Carrizo, que en ese momento contaba con escasos clientes al encontrarse procediendo al cierre del local.

El relato

En el relato de los autos se detalla que una vez en el interior los ahora acusados, conjuntamente y puestos previamente de acuerdo, hicieron ostentación de su condición de guardias civiles asegurando que en el lugar «mandaban ellos».

A continuació obligaron a los presentes a fumar y a apagar sus teléfonos móviles procediendo al mismo tiempo a bajar la trapa del local y asegurando que de allí «no se movía nadie».

Balas y besos

Posteriormente pasaron alinterior de la barra y se sirvieron bebidas alcohólicas poniendo música en el ordenador del local, incluido el 'Cara al sol'.«Asimismo sacaron sus armas reglamentarias con los cargadores y las colocaron encima de la barra obligando a los presentes a introducir balas en la boca y en las bebidas», según consta en el relato de la fiscalía.

Durante los hechos uno de los acusados intentó abrazar y besar a la propietaria del local diciéndole «eres mía».

La defensa

Tras el suceso se presentó la correspondiente denuncia con la apertura del procedimiento por el que ahora los agentes se enfrentan a dos años de prisión.

La defensa de los agentes, por su parte, asegura en su escrito que éstos «no agredieron, insultaron, vejaron, coaccionaron o amenazaron de modo alguno ni a la denunciante ni a persona alguna en el citado local».

Según su escrito los dos agentes se limitaron a «permanecer en el local al objeto de cumplimentar labores propias del servicio encomendado tal y como consta en las actuaciones».

 

Fotos