La nieve deja paso a la lluvia en la montaña leonesa

Una riada ocupa la calzada en el valle de Arbas. / Sandra Santos

El inesperado ascenso de las temperaturas y la subida de la cota de nieve convierte los copos en lluvia y desactiva la fase de prealerta en las carreteras de la provincia de León | Los chubascos continuarán durante las próximas horas y las nevadas podrían regresar de cara al domingo

RUBÉN FARIÑASBusdongo

La tormenta perfecta, la alerta naranja activada y las condiciones meteorológicas extremas de la provincia de León se han difuminado de forma inesperada durante este miércoles.

Las carreteras leonesas han vuelto a la normalidad y los espesores de nieve han sido barridos por la lluvia, que ha tomado el relevo a las nevadas en el norte del martes.

Desde las seis de la madrugada, los copos han dado paso a la lluvia y el viento y el estado de prealerta ha sido desactivado en la provincia.

La red principal de carreteras se encuentra transitable y solo hay cortes y restricciones a vehículos pesados en algunas secundarias de la Cordillera Cantábrica.

A ambos lados de la calzada todavía se acumulan las grandes cantidades de nieve que cayeron sobre la provincia durante el martes.

En muchos viales, el peligro se encuentra ahora en las riadas que ha provocado el deshielo, debido a las intensas precipitaciones.

El aumento de las temperaturas ha hecho subir la cota de nieve, que se sitúa cerca de los 2.000 metros de altitud, situación que se mantendrá en las próximas horas.

Un nuevo frente frío se espera de cara al domingo, donde las nevadas podrían regresar a la montaña y devolver los copos a la zona de la meseta leonesa.