El PP quiere transformar al ancho europeo el tramo León-La Robla y garantizar los mercancías en la variante

Pablo Casado visita a los representantes de Foro en Asturias./Mario Rojas
Pablo Casado visita a los representantes de Foro en Asturias. / Mario Rojas

Los populares sellan la coalición para el 28-A en Asturias con un programa que alarga el plazo de la transición energética dando más vida a las térmicas

ANDRÉS SUÁREZ

Si el PP gobierna España a partir de las elecciones generales del 28 de abril, a las que en Asturias concurrirá en coalición con Foro, dará la vuelta a parte de las políticas que en estos meses ha activado el Ejecutivo de Pedro Sánchez y que afectan al Principado. Por ejemplo, ralentizará la estrategia de transición energética que ahora está sobre la mesa para desarrollar un plan «gradual» que alargue la vida útil de las centrales térmicas. E introducirá nuevos cambios en una infraestructura que lleva años y años en obras, la variante de Pajares, dando marcha atrás a las modificaciones decididas por la administración socialista. «Garantía de futuro para España y para Asturias» es el mensaje que ayer trasladó desde Oviedo el presidente popular y aspirante a la Moncloa, Pablo Casado.

El presidente del PP viajó a Oviedo a sellar el acuerdo de coalición con Foro, que en el reparto se lleva el segundo puesto de la lista al Congreso y el tercero al Senado. Se esforzó en agradar a sus aliados electorales, tanto en privado -se le vio departir amigablemente con la cúpula forista- como en público, con elogios a la líder del partido, Carmen Moriyón, y su «capacidad de diálogo», y a Francisco Álvarez-Cascos, «con el que me une una amistad desde hace muchos años». La situación no era cómoda ayer para la candidata autonómica del PP, Teresa Mallada, conocidos como son sus recelos a este entendimiento. En los corrillos se comentaba el escaso entusiasmo de muchos 'malladistas' a la hora de aplaudir esos elogios de Casado a Foro o el discurso de Moriyón.

La coalición se sustenta sobre un programa común que implica cambios rotundos respecto de la política que para Asturias ha diseñado Sánchez desde la Moncloa. Nada de una descarbonización 'exprés' que, dijo Casado, amenaza con deslocalizaciones en empresas como Arcelor y que se basa sobre una «demagogia medioambientalista» que compromete puestos de trabajo. La propuesta de PP y Foro pasa por una transición a más largo plazo que extienda la vida de las centrales térmicas y que prevea su «cierre paulatino», pero «sin poner en riesgo la seguridad del suministro y evitando el encarecimiento de los precios».

Ese texto programático también defiende dar marcha atrás en los cambios que a su vez el Gobierno del PSOE introdujo en el AVE a Asturias y, en concreto, en la variante de Pajares. La previsión actual contempla ancho ibérico en uno de los túneles y triple hilo en el otro, por el que podrían pasar trenes de ancho europeo. PP y Foro apuestan por vías de ancho europeo en los dos túneles y por ponerlos en servicio «de manera inmediata». También quieren transformar al ancho europeo el tramo anterior, León-La Robla, «garantizando el paso de mercancías por la variante, como estaba contemplado desde su inicio, en 2004». Todo ello para que la conexión entre Madrid y la capital del Principado se sitúe por debajo de la frontera de las dos horas y media.

Financiación autonómica

Un Gobierno del PP atenderá «las demandas legítimas y justas» de Asturias, proclamó Casado, citando en ese capítulo una reforma de la financiación autonómica que tenga en cuenta el «invierno demográfico» que padece la comunidad -el declive poblacional, su dispersión...- o la garantía de unas inversiones estatales basadas en el principio de equidad, sin privilegios para unos territorios sobre otros. Una alusión velada a Cataluña. Ambos compromisos aparecen claramente recogidos en el programa común.

«Los asturianos no comprenderían que dos fuerzas patrióticas y responsables no nos entendiéramos», clamó Casado para defender la coalición, que servirá de base para iniciar desde Asturias «la reconquista del constitucionalismo y la concordia». Pero, preguntado por la posibilidad de extender esa alianza a las autonómicas de mayo, el líder del PP dio largas, señaló que ese debate debería abordarse en el plano regional y municipal y certificó que el partido tiene una buena candidata, Teresa Mallada, a la que situó como próxima presidenta del Principado.

También se congratuló del acuerdo la presidenta y candidata autonómica de Foro, Carmen Moriyón, que planteó la cita electoral del 28 de abril como una elección entre dos modelos contrapuestos. «Se trata de optar entre un gobierno que arrastra al Principado al aislamiento y la desertización», razonó, o de recuperar un programa político que permita volver a la senda de la «recuperación».