La estación depuradora de Oteruelo de la Vega comenzará las pruebas para entrar en funcionamiento «cuanto antes»

Visita del consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones a Oteruelo de la Vega. /
Visita del consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones a Oteruelo de la Vega.

La infraestructura, presupuestada en más de un millón de euros, abastecerá a los siete núcleos de población del municipio de Soto de la Vega

MIRIAM BADIOLA
MIRIAM BADIOLALeón

La Estación de Tratamiento de Agua Potable de Oteruelo de la Vega ha finalizado sus obras, por lo que se iniciarán pronto las pruebas para que entre en funcionamiento «cuanto antes» y pueda abastecer al municipio de Soto de la Vega, con una población aproximada de 3.000 habitantes.

Así lo apuntó el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, durante su visita este lunes a las obras de abastecimiento de aguas de Soto de la Vega y sus núcleos de población en la Estación de Tratamiento de Agua Potable de Oteruelo de la Vega, unas instalaciones que comenzarán las pueblas para poder entrar en servicio «cuanto antes».

Suárez-Quiñones recordó que Soto de la Vega es un municipio que cuenta con siete núcleos de población con mucha afluencia de visitantes en verano, por lo que las diferentes captaciones de agua para el consumo «resultaban justas e insuficientes» y requerían de «una actuación que diese garantía de suministro y tranquilidad a la población».

Para ello, la Junta se puso a trabajar en su competencia de auxilio a los municipios para obras que están fuera del alcance de su presupuesto, a través de un convenio firmado en 2017 para poner en marcha la actuación presupuestada en 1.025.000 euros, de los que el 80 por ciento fue asumido por la Junta y el 20 por ciento por el Ayuntamiento.

Además de la Estación «de última tecnología en materia de tratamiento de agua potable», se ha instalado también un nuevo depósito de agua, al tiempo que se ha procedido a crear una captación nueva, se ha ampliado la captación de un pozo ya existente y se ha canalizado a través de ocho kilómetros y medio de tubería con bombas de impulsión intermedias para «establecer un sistema de garantía moderno y de calidad como merecen los vecinos del municipio».

Esta actuación, tal y como puso de relieve el consejero de Fomento y Medio Ambiente, forma parte de los programas de calidad de agua con dos partes, una vertiente de consumo y otra de aguas residuales, mediante lo que en León se han invertido tres millones de euros en actuaciones de mejora del abastecimiento en cantidad y calidad adecuadas a la población y otros nueve millones en depuración.

Estas políticas «van a ser muy intensas en esta nueva legislatura», donde «se hará un esfuerzo por avanzar tanto en la calidad del agua consumible como en la depuración de aguas residuales», un aspecto en el que Castilla y León «tiene prácticamente finalizada en los municipios de más de 2.000 habitantes» pero que «en los de menos habitantes aún es una asignatura pendiente», por lo que será «la apuesta de la nueva legislaturas» y «uno de los elementos de acción política que tiene que tener la Junta».