La difícil lucha del hombre contra la nieve para hacer la vida «lo más normal posible»

El temporal sigue azotando con fuerza a la provincia de León, dejando a multitud de pueblos incomunicados y a los efectivos municipales y quitanieves trabajando a destajo para hacer la vida lo más normal posible a todos los habitantes de las pequeñas localidades

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

La nieve crea una bella estampa en montañas, valles y riberas que hace que las postales y las fotos en redes sociales queden más bonitas que nunca. Es, sin duda, uno de los mayores elementos embellecedores del ya de por sí atractivo paisaje de la provincia.

Pero esta es solo una cara de la moneda del temporal de nieve. La otra es la de multitud de pueblos y de leoneses que, a causa del temporal Helena, que azota en las últimas horas con fuerza a la provincia, tienen serias dificultades para hacer vida normal.

Muchos pueblos están incomunicados, con carreteras rebosantes de nieve que hacen imposible el tránsito de vehículos, incluso de los destinados a este tipo de fenómenos meteorológicos. Otros están teniendo problemas con la cobertura telefónica o con el suministro eléctrico.

Uno de los municipios con severos problemas de comunicación es Riello. El ayuntamiento con más pueblos bajo su paraguas de Europa (tiene 40 núcleos poblaciones) vive unas horas complicadas con casi la totalidad de sus pueblos incomunicados.

«Los pueblos suelen estar abiertos a mediodía; hoy es imposible☼

Desde primera hora de este sábado, las dos máquinas quitanieves de las que dispone el municipio trabajan a destajo con su alcalde, Manuel Rodríguez, 'liderando' las operaciones. Riello, Oterico, Pandorado... son algunas de las localidades a las que se puede acceder con cadenas o vehículos todoterreno. Pero poco más: el resto de pueblos están incomunicados.

De hecho, tal y como explica el alcalde de Riello, han tratado de abrir camino en todas las localidades del municipio: «habitualmente, al mediodía tenemos todos los pueblos comunicados. Hoy va a ser imposible, lo intentaremos durante la tarde».

En estas localidades habitan, especialmente, personas de edad avanzada que pueden requerir asistencia médica y que no pueden abrir camino por su propia cuenta con una pala.

Las quitanieves, atascadas, ante el metro y medio de nieve de algunos trabes

Desde el Ayuntamiento de Riello lo han intentado, pero han tenido problemas. «Tenemos dos máquinas trabajando. Una se ha quedado atascada en Salce. La otra la acabamos de 'rescatar' cuando íbamos camino de La Urz: nos encontramos un trabe (acumulación de nieve a causa del viento) de un metro y medio de espesor», explica el alcalde.

El viento ha sido uno de los principales problemas por el que las consecuencias de Helena han sido mayores. La nieve y la ventisca ha ocasionado que se hayan generado grandes acumulaciones de nieve en determinados tramos de carreteras y caminos que han dificultado, aún más, las labores para comunicar las localides.

El viento complica las 'operaciones'

«Estamos acostumbrados a esto, pero el viento de esta noche nos ha complicado todo. Cada pueblo está en un extremo de la carretera principal y es difícil llegar a todos», señala el regidor.

Rosales, La Urz, Sosas del Cumbral o Villadepan son algunos de los pueblos que, en el municipio de Riello, se encuentran con más dificultades. Pero esto es sólo un ejemplo de todo lo que se vive en el extremo norte de la provincia y en otras zonas montañosas como La Cabrera.

Eso sí, los vecinos de Riello dan su consejo para estos días de nieve, frío y dificultades para hacer vida normal: paciencia, precaución y tener siempre a mano una pala.