La corrupción mueve las piezas del tablero político de León

Arsenio García, alcalde Astorga, y Joaquín Llamas, alcalde en Villarejo de Órbigo. /
Arsenio García, alcalde Astorga, y Joaquín Llamas, alcalde en Villarejo de Órbigo.

Ni el alcalde popular de Astorga, Arsenio García, ni el socialista de Villarejo de Órbigo, Joaquín Llamas, cumplen las directrices del partido y se aferran a su cargo, abriendo la puerta a su equipo a romper filas y pasarse al grupo de no adscritos | Llamas ha convocado a su equipo a una reunión este viernes

A. CUBILLAS León

Frente a la corrupción, tolerancia cero. Y bajo esa premisa han actuado por igual el PP y el PSOE ante la implicación de diferentes cargos políticos en la 'Operación Enredadera' por presuntos amaños en contratos públicos. Con contundencia, sin miramientos. Ahora, ambos se enfrentan a la posible pérdida de una Alcaldía.

Antecedentes

El PP estudia con «prudencia» las decisiones a adoptar en Astorga, después de que su alcalde, Arsenio García, y dos concejales, Manuel Ortiz y Javier Guzmán, solicitasen su baja de militancia. El partido, en Madrid, había acordado la apertura de un expediente disciplinario que conllevaba de inmediato la suspensión de militancia.

Ellos, quizá sorprendidos por la decisión adoptada desde el PP, se adelantaban. Apenas unas horas antes, el alcalde de Astorga proclamaba a su salida de los juzgados su inocencia y la de sus compañeros, advirtiendo que se incorporaría de inmediato al Ayuntamiento porque «nos debemos a nuestros vecinos».

El PAL, pieza clave para García

Declaraciones en las que ya dejaba entrever una decisión que se conocía horas después y que ha abierto una crisis en el seno del PP leonés. García, que ponía a disposición del presidente provincial su cargo como presidente de la Junta Local de Astorga, no renuncia a su acta de concejal. Tampoco lo hacían Ortiz y Guzmán.

Y ahora, dos días después de su puesta en libertad, todo apunta a que su intención no pase por la dimisión, como así ha requerido la Ejecutiva Nacional. El interrogante ahora planea sobre los cinco restantes concejales populares y si, en un supuesto, dejarían el PP para mantener a Arsenio García en la Alcaldía, como ocurrió en su día en el Ayuntamiento de Cuadros con Marcos Martínez, imputado en la trama Púnica.

Un juego en el que también entran los tres concejales del PAL, con los que el PP gobierna en coalición, y que bastarían para garantizar el mandato de García en minoría. Precisamente, el portavoz de la formación leonesitas, Pablo Peyuca, ha sido el cuarto concejal del Ayuntamiento maragato implicado en la Operación Enredadera. La diferencia está en que, hasta la fecha, su partido no ha tomado ninguna acción disciplinaria.

«Cautela»

Escenario complicado, teniendo en cuenta que la corporación municipal la completan tres concejales del PSOE y otros tantos de IU, y que el PP abordará en las próximas horas, con cautela. Teniendo en cuenta que se trata de un proceso que, según señaló Alfonso Fernández Mañueco, está lleno de «incertidumbres y muchas dudas».

Por ello, el PP analizará las decisiones a tomar a la espera, evidentemente, de los pasos que darán el aún alcalde de Astorga y sus dos concejales. «Andar y ver», asumía Juan Martínez Majo, presidente del PP leonés.

Reunión de eqipo

Por su parte, el frente abierto del PSOE está en Villarejo de Órbigo. Su alcalde, Joaquín Llamas, conocía por boca del secretario provincial la decisión de la Ejecutiva Federal de suspender de militancia y la petición de renuncia de sus cargos institucionales, tanto el Ayuntamiento como en la Diputación de León. Su primera reacción, respeto hacia el partido y, a partir de ahí, silencio. Absoluto silencio.

El partido desconoce su decisión y los temores a que no acate la disciplina se acrecientan por minutos. Y razones no faltan. Según ha podido conocer este diario, Llamas ha citado para este viernes a todos sus concejales.

Presumiblemente, su objetivo será el de tomar el pulso a sus compañeros de filas, y nadie descarta la posibilidad de que estén dispuestos a pasarse al grupo de no adscritos para mantenerle en la Alcaldía.

Es más, los últimos movimientos apuntan a que el PSOE podría perder la representación en este municipio, donde hasta la fecha los socialistas contaban con seis concejales frente a las cinco del PP.

Ciudadanos y la Diputación

Pero todo, aún, son interrogantes que se despejarán en las próximas horas y que traen de cabeza al PP y PSOE de León. Lo mismo ocurre con Ciudadanos que ha visto como su representación en la Diputación de León está en juego, tras la orden de detención de Juan Carlos Fernández, que ya ha pasado a disposición judicial.

Contenido Patrocinado

Fotos