Hasta 2050: La León-Astorga y el peaje del Huerna pondrán fin a la concesión dentro de 32 años

Linea de peaje de la León-Astorga. /N.B.
Linea de peaje de la León-Astorga. / N.B.

En el caso de la conexión entre León y Asturias se confía en poder negociar el fin en 2021, ya que la concesión fue prorrogada en 2002 | La AP-66 emplea a 80 trabajadores fijos y quince eventuales mientras que la León-Astorga da trabajo a 46 empleados fijos y un número de trabajadores contratados por ETT variable

NACHO BARRIO León

La semana comenzaba con una noticia que, si en un primer momento generó no pocas alegrías, a las horas traía una conclusión no deseada. El anuncio por parte de Fomento de poner fin al peaje de las autopistas españolas cuya concesión vence este año vino de la mano de las dudas sobre el futuro de los empleados en éstas.

Las dudas llegaron a León. ¿Qué va a pasar con la Autopista León-Astorga y con la de la Ruta de la Plata, que une la provincia con Asturias? La pregunta se resuelve con los papeles y la contestación, en uno de los casos, ofrece matices.

Según el contrato de concesión, la Autopista León-Astorga verá acabar el acuerdo en 2050, en una infraestructura en la que trabajan 46 empleados fijos y un número de contratados por ETT varible (en la actualidad son cerca de siete los trabajadores en este régimen).

No habría pues que temer por estos puestos de trabajo. Si toca mirar al peaje del Huerna, el año del fin es el mismo (2050), pero existe una salvedad que los socialistas, ahora en el Gobierno, no han tardado en recordar.

Fue el Ejecutivo presidido por el popular José María Aznar el que tomó la decisión de prorrogar en 2002 esta concesión, de forma que se extendiera hasta el octubre del año clave. Los puestos de trabajo, (80 trabajadores fijos y quince eventuales, según los sindicatos), parecen garantizados. Tanto es así que Aucalsa, la concesionaria, estima que obtendrá 3.447 millones de euros en ingresos del peaje, a los que restar 255 de inversiones de reposición y 712 de gastos financieros.

Con los números en la mano se obtienen dos conclusiones: no parece sencillo que el Gobierno socialista pueda cambiar en las autopistas leonesas la realidad actual (aunque haya dudas con el peaje del Huerna) y los puestos de trabajo, salvo sorpresa o recorte, se mantendrán. 32 años tocará esperar para ver algo similar al anuncio de Ábalos del lunes.

Contenido Patrocinado

Fotos