Puente cancela una reunión con el consejero de Cultura al sumarse Igea

Óscar Puente (izquierda), tras el pleno municipal de este martes, y Francisco Igea, después de una reunión en la Junta./Henar Sastre / Rubén Cacho-Ical
Óscar Puente (izquierda), tras el pleno municipal de este martes, y Francisco Igea, después de una reunión en la Junta. / Henar Sastre / Rubén Cacho-Ical

El alcalde de Valladolid dice que «no pintaba nada allí» y el vicepresidente de la Junta le tilda de «chulo de bar»

Arturo Posada
ARTURO POSADAValladolid

El enfrentamiento público que mantienen el alcalde de Valladolid, Óscar Puente (PSOE), y el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea (Ciudadanos) trascendió este martes los límites personales de los dos 'políticos alfa' para afectar de lleno al ámbito institucional. Puente canceló a primera hora de la mañana una reunión fijada a las 18:30 horas en la Consejería de Cultura y Turismo cuando constató que en ella iba a participar también el vicepresidente del gobierno autonómico. La presencia de Igea figuraba en la convocatoria de prensa divulgada por la Junta, pero no aparecía en la agenda de gobierno municipal, en la que el regidor vallisoletano y la concejala de Cultura, Ana Redondo, solo tenían idea de reunirse con el consejero Javier Ortega.

Francisco Igea censuró a primera hora de la mañana la actitud de Óscar Puente. «Esa reunión estaba fijada desde la semana pasada para hablar de la Seminci y otros asuntos de Cultura que teníamos pendientes. Yo manifesté al consejero [Javier Ortega] mi intención de participar al tratarse de un asunto importante y para darle una mayor relevancia. Y me desayuno con que el señor el alcalde, dada mi presencia, ha decidido no venir. Es algo que roza entre el ridículo y el esperpento», declaró el vicepresidente de la Junta.

Igea sostuvo que él mantiene una «relación institucional» con el regidor vallisoletano, sin filias ni fobias. «Yo no tengo amigos ni enemigos entre los alcaldes ni presidentes de Diputación», remarcó. «Pretendemos atender a todo el mundo y dar a los asuntos la relevancia que nos parece importante. Esto es una cosa absolutamente intolerable. Uno no puede anteponer sus fobias al interés general. Además, es una falta de educación elemental. Viene a pedirnos una ayuda y nosotros estamos dispuesto a darla, pero él no puede condicionar el protocolo».

Francisco Igea, que ha mantenido fuertes pugnas dialécticas con Óscar Puente en Twitter (hasta que fue bloqueado por el alcalde de Valladolid), explicó que no tiene ninguna relación «ni buena ni mala con él». «No hay nada personal. Yo soy el vicepresidente de la Junta y él, el alcalde de Valladolid. Debemos mantener una relación institucional en beneficio de todos los ciudadanos. Nosotros vamos a estar siempre atentos a la ciudad de Valladolid, una de las ciudades más importantes de la comunidad. Lo único que pedimos es un poco de respeto institucional y buena educación».

En estas primeras declaraciones, Igea confió en que Puente recapacitase sobre su actuación. «Supongo que alguien le dirá que está equivocado. Esto no entra dentro del chascarrillo. Es una falta de respeto institucional que no vamos a tolerar», avisó el vicepresidente de la Junta.

Un «esperpento»

A esa misma hora, Óscar Puente participaba en el pleno del Ayuntamiento de Valladolid, desde donde manifestó una primera valoración de la polémica a través de un mensaje en Twitter. «Se autoinvita a una reunión que tenía cerrada con el consejero de Cultura y dice que es intolerable que la suspenda. Es un esperpento. En eso estoy de acuerdo», escribió el alcalde vallisoletano, junto al enlace de la información de la web de El Norte que recogía las declaraciones de Igea (las mismas que figuran en los párrafos precedentes).

El Ayuntamiento de Valladolid también emitió un comunicado para dar su versión de lo sucedido. Según la nota de prensa, la reunión fue solicitada por Puente al consejero de Cultura y a la cita «pretendía sumarse» Igea. «El Ayuntamiento desea dejar claro que no rechaza una reunión con el vicepresidente: es más, sería conveniente, pero al margen del encuentro previamente pactado entre el alcalde y el consejero de Cultura».

En una rueda de prensa posterior, Puente criticó duramente a Igea por su «incomprensible presencia» al considerar que «no pintaba nada, salvo que quiera tutelar a su consejero porque no tenga la capacidad necesaria para hablar». «Es increíble y retrata al personaje», declaró el regidor vallisoletano, informa Lorena Sancho.

«No pinta nada el señor Igea en la reunión. Lo lógico es que pregunte si puede asistir, pero no ha habido manera. Ha preferido que no hubiera reunión a no estar él. Ya es cuestión de educación», señaló el alcalde, a la vez que precisó que no tiene problema en citarse con el vicepresidente en cualquier momento, pero no en una reunión concertada con un consejero. «No creo que haya precedente, es inaudito e insólito», insistió el regidor, quien solicitó al Gobierno de la Junta de Castilla y León que anime a Igea a «dejar de hacer el numerito y actúe como vicepresidente y no como un niño pequeño al que han dado un caramelito».

La relación en Twitter

«Yo mañana me reúno con él si quiere», prosiguió, para cuestionar de nuevo su papel en una reunión con el consejero de Cultura. «¿Qué sentido tiene? ¿Va a ser el relator? Me hubiera encantado que me diera una explicación», incidió poco antes de aclarar con ironía que la decisión nada tiene que ver con «la relación cariñosa y afectuosa» que se han profesado en Twitter. «Le respeto como vicepresidente pero no entiendo este comportamiento desde el punto de vista institucional». «Es una muestra de inmadurez política y de lo liante que es el señor Igea», zanjó.

A las declaraciones de Puente, siguió la contrarréplica del vicepresidente de la Junta, que elevó el tono de la crítica, acusando al alcalde de Valladolid de practicar un comportamiento tabernario. «No puede ser que uno se pase meses quejándose de qué poco caso nos hacen, qué mal nos trata la Junta y cuando la Junta está dispuesta a dar más ayuda y más financiación y, además, eleva su nivel de representación, tú te comportes, con todos mis respetos, como un chulo de bar», declaró Igea, informa Susana Escribano.

El alcalde de Valladolid contestó a través de Twitter, plataforma donde despliega una gran actividad. «Debo decir que, en mi caso, al menos se queda en los insultos. A sus compañeros de partido, al parecer, los amenaza», escribió, en referencia al juicio que debe afrontar Igea por una denuncia de un militante de Ciudadanos durante el proceso de primarias del partido naranja.

Puente abundó en este asunto al hilo de los calificativos que ha recibido de Igea, desde «chulo de bar» hasta «bufón» del Ayuntamiento, todos pronunciados en medio de enfrentamientos dialécticos entre los dos políticos. «Si esto es lo que le dice al alcalde de Valladolid, no es inverosímil de lo que le acusa un militante de base de su partido que defendía a otra candidata», insistió.