Pablo Fernández celebra la unión de Equo al «proyecto transversal» de Podemos

El secretario general de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández, presenta la ruta 'Va a llegar la primavera a Castilla y León'./David Arranz
El secretario general de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández, presenta la ruta 'Va a llegar la primavera a Castilla y León'. / David Arranz

El secretario general de la formación morada en Castilla y León defiende «candidaturas amplias y plurales de mayoría», frente a «proyectos minoritarios que interpelan únicamente a una parte de la sociedad castellano y leonesa»

C.T.M.Salamanca

El secretario general de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández, celebró hoy la decisión de Equo de unirse al «proyecto transversal y de mayoría social, sin etiquetas, sin pedir carnet a nadie y sin ser sectarios» de la formación morada, frente a «proyectos minoritarios que interpelan únicamente a una parte de la sociedad castellano y leonesa».

Consideró así la concurrencia conjunta de Podemos y Equo como una «excelente noticia» y el «ejemplo palmario» de que su formación «siempre» abogó por «candidaturas amplias, plurales, heterogéneas y transversales», dentro de un proyecto que «siempre aspira a ser de mayoría» aunque respetando «a aquellos que quieran hacer proyectos minoritarios».

Preguntado sobre si esa definición de proyectos minoritarios se refiere al presentado por Izquierda Unida en Castilla y León, Fernández aseguró que se refiere a «proyectos que interpelan únicamente a una parte de la sociedad castellano y leonesa», porque desde Podemos defienden «un proyecto transversal». «No queremos ponernos etiquetas y a nuestros proyecto es bienvenida cualquier persona, provenga de donde provenga y haya votado anteriormente lo que haya votado», sentenció.

En ese sentido, afirmó que en Podemos están «absolutamente seguros de que habrá una importante cantidad de castellano y leoneses que coincide con buena parte de nuestro programa electoral» pero que «quizá no se sientan cómodos con una etiqueta de izquierdas». Por eso reiteró que «esas personas son muy bienvenidas en nuestro programa de cambio» al considerar que «encapsularnos en una esquina del tablero no es buena idea».

«Con este proyecto de mayorías queremos caminar de la mano con todos los actores políticos que pretendan interpelar no solo a un sector de la sociedad, sino al conjunto de los castellano y leoneses», continuó Fernández, para quien «solo así se podrá conformar una mayoría suficiente para lograr que las personas en Castilla y León sean lo primero».

En cuanto al reciente acuerdo con Equo, recordó que en la anterior legislatura dicha formación «iba con Izquierda Unida en las Cortes de Castilla y León» pero que «hoy camina de la mano con Podemos» por ser la formación morada la que ha «demostrado» que son «capaces de llegar a acuerdos».

Definió por tanto Fernández el acuerdo con Equo como «el ejemplo indiscutible de que Podemos siempre está abierto a llegar a consensos y acuerdos, que es lo que quiere la mayoría de nuestra sociedad, pero siempre con la premisa de conformar un proyecto transversal y de mayoría social, sin etiquetas, sin pedir el carnet a nadie y sin ser sectarios».

Primavera 'de cambio'

Todo ello con el fin de lograr que «tras 30 años de largo, duro y crudo invierno del Partido Popular en Castilla y León, llegue una primavera de cambio que haga que las personas sean lo primero y se empiecen a implementar políticas públicas que favorezcan la calidad de vida de los castellano y leoneses», para lo que Fernández consideró imprescindible «un cambio de gobierno a partir del próximo 26 de mayo».

En ese sentido, Fernández desgranó las propuestas de Podemos tras «recorrer la Comunidad Autónoma recabando las inquietudes, anhelos y propuestas de la ciudadanía», y entre cuyos ejes citó en primer lugar la despoblación, frente a la que la formación morada propone «una estrategia integral de repoblación» a través de medidas como la fiscalidad positiva para el medio rural, con exenciones fiscales en los impuestos de bienes inmuebles y circulación para las personas que residan en pueblos de menos de 1.000 habitantes, o la renta rural de repoblación.

Esta consiste en establecer una renta, con una duración máxima de 5 años ligada a procesos de formación, empleo y emprendimiento, para las personas mayores de 16 años que carezcan de ingresos o donde estos sean menores que el Salario Mínimo Interprofesional, y que residan en pueblos de menos de 1.000 habitantes, de cara a que «las personas que quieran desarrollar su proyecto vital en el medio rural, puedan tener una base que les ayude a encontrar un empleo o poner en marcha un negocio».

El segundo eje de la política de Podemos en Castilla y León se refiere a la vivienda, en cuyo campo abogan porque «se implemente un parque público de vivienda de alquiler de al menos un 20 por ciento de mercado» frente al «exangüe dos por ciento actual», mientras que para el tercer eje, relacionado con la Investigación y el Desarrollo como «la gran denostada por las políticas de la Junta del Partido Popular», se propone «incrementar exponencialmente la inversión» así como «reducir las tasas universitarias al menos en un 20 por ciento» para no tener «las terceras tasas universitarias más caras de todo el país».

Otro de los ejes de la política de Podemos en Castilla y León se refiere al «impulso de los servicios públicos» frente al «deterioro y menoscabo que han producido las políticas del Partido Popular, por ejemplo en Sanidad, con interminables listas de espera o con la falta alarmante de especialistas». También consideró importante Fernández «denunciar la privatización que el Partido Popular y la Junta de Castilla y León está realizando con los servicios sociales» y, en ese sentido, mostró su apoyo a «los centros de menores, que viven una situación de auténtico abandono y deterioro» y que apostó porque sean «gestionados siempre desde lo público».

Por último, explicó Fernández que para Podemos «las pymes y los autónomos son un pilar fundamental para generar desarrollo económico y riqueza en Salamanca y Castilla y León», por lo que propuso «una ley de segunda oportunidad para pymes y autónomos, en aras de reflotar aquellos negocios que atraviesen por dificultades».