Cada minuto que pasa cuenta: Sanidad y Sems crean una app para localizar desfibriladores y ayudar a hacer una reanimación

Imagen de la app./
Imagen de la app.

DEA-CyL ya se puede descargar tanto en dispositivos iOs como Android

ICAL

En una muerte súbita cardíaca cada minuto que pasa reduce un diez por ciento la supervivencia del paciente. Una reanimación cardio-pulmonar inmediata y la desfribilación puede salvar esa vida y evitar daños irreversibles a la persona. Con este fin, el Instituto de Estudios de Ciencias de la Salud de Castilla y León, avalada por la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias, ha creado una app, que ya se puede descargar tanto en dispositivos iOs como Android, para que la gente pueda hacer una RCP y localizar un desfibrilador en segundos ante una emergencia.

La aplicación sea llama DEA-CyL y cuenta con un servicio de geolocalización que indica dónde se encuentran los desfibriladores semiautomáticos, también denominados DESA, y busca el más cercano. Incluye un apartado donde se explica, paso a paso, cómo atender a la persona y existe un botón que contacta de forma directa con el 1-1-2.

La app es muy intuitiva y sencilla y va explicando cómo ayudar a la persona que se ha desmayado. En el caso de que esté consciente y respire, pide llamar al 1-1-2 y vigilar a la víctima. Si no contesta, indica cómo abrir la vía aérea, detectar si respira y, si la respuesta es negativa, seguir tres pasos: llamar al 1-1-2; comenzar la reanimación y localizar el desfibrilador. En caso de estar acompañado, cada persona tendrá que realizar una tarea. La aplicación incluye un vídeo pedagógico que marca, con sonido, el ritmo de las compresiones que hay que realizar a la persona que se encuentra inconsciente.

La virtud de esta aplicación, similar a otras que existen en España, reside en que es muy simple. Lejos de presentarse como un modo de formación, se ha creado como una herramienta de ayuda para actuar en un momento crítico y útil para cualquier persona. Desde el Consejo Español de Rehabilitación Cardiopulmonar se insiste en la necesidad de contar con desfibriladores lo más accesibles posible, ya que es un arma vital ante una parada extrahospitalaria de las que se registran cada año unas 30.000 en toda España.

Hace once años, la Junta se sumó a la corrientes de sociedades científicas nacionales e internacionales que comenzaron a promover la instalación de estos aparatos y su uso por no sanitarios. Entonces, reguló el uso de desfibriladores externos semiautomáticos por personal no sanitario y creó un registro para contabilizar los aparatos autorizados y las personas formadas para poderlos utilizar.