Miles de personas arropan en Tordesillas un rápido Toro de la Vega

El morlaco corre entre los aficionados. / Rodrigo Jiménez

'Barco' es el nombre del morlaco que hoy protagonizará el principal encierro en el que participan cientos de aficionados

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZ

Tan solo unos tres minutos ha tardado 'Barco', el Toro de la Vega 2019, en acceder a la zona de pinares de Tordesillas. Tan solo se detuvo unos segundos en la rotonda, y acudió a algunos cites de los aficionados., mientras miles de personas seguían el encierro en una jornada en la que la localidad vallisoletana celebra el día más importante de sus fiestas en honor de su patrona, la Virgen de la Peña.

Y como viene siendo habitual, este tercer martes de septiembre tendrá lugar el Toro de la Vega, que este año lleva por nombre 'Barco', un ejemplar de 570 kilos, de pelo negro bragado, con mucho empaque y grandes dimensiones, de la ganadería de La Cardenilla, aunque los aficionados ya pudieron verlo en plena actividad la pasada noche en Tordesillas, con el tradicional desenjaule y encierro.

La cita arrancó a las 11:00 horas, tras el tradicional toque del reloj suelto y el disparo de bombas y cohetes que anunció el festejo taurino que transcurrirá desde San Antolín hasta los prados de Zapardiel. No están autorizados vehículos a motor durante el festejo, excepto ambulancias y vehículos de la organización;y los caballistas deberán respetar el límite de la bandera en La Vega.

La ganadería a la que pertenece 'Barco' es la primera vez que participa en el Toro de la Vega con uno de sus ejemplares.

Festejos previos

En los días previos a esta esperada cita, los tordesillanos y foráneos han disfrutado ya de algunos de los festejos taurinos para abrir boca. Ayer por la mañana, el municipio celebró la segunda suelta de carácter mixto, que fue seguida por numeroso público y discurrió sin incidentes reseñables. Como viene siendo habitual en este tipo de encierros, participó un nutrido grupo de caballistas que condujeron las reses por el itinerario campero.

De los cinco toros que formaban la manada, cuatro llegaron hasta el coso de la localidad y uno tuvo que ser inmovilizado al no poder ser reconducido y ante la posibilidad de que pudiera atravesar la demarcación del municipio y entrar en la autovía. Desde el Ayuntamiento calificaron la suelta como «complicada», aunque agradecieron la labor realizada por todos los implicados en la organización de la suelta. Por la tarde hubo suelta de novillos en el coso.