Mañueco: «Intento ser cercano para que la gente pueda contarme sus problemas. Para eso estamos»

Alfonso Fernández Mañueco, en su despacho, en la Presidencia de la Junta./R. Gómez
Alfonso Fernández Mañueco, en su despacho, en la Presidencia de la Junta. / R. Gómez

El nuevo responsable autonómico considera que «el presidente de Castilla y León tiene la responsabilidad de jugar un papel en la política nacional»

Susana Escribano
SUSANA ESCRIBANO

El máximo responsable de la Junta de Castilla y León se muestra a favor de reforzar su presencia en el ámbito nacional, tanto institucional como político. Alfonso Fernández Mañueco subraya que un político puede ser alcalde, concejal, consejero o presidente de la Junta y que en todas esas responsabilidades deber ser «cercano» y escuchar los problemas que le trasladan los ciudadanos. E intentar resolverlos, que «para eso estamos en política».

–Vuelve a la política autonómica tras años de gestión municipal en Salamanca, con contacto continuo con los ciudadanos, ¿siente cierta orfandad de esa relación de cercanía entre el gestor y los ciudadanos?

–Es verdad que al alcalde se le reclama por todo: una papelera, un bache, un semáforo, una farola... Yo intento ser cercano y accesible, que la gente puede contarme sus problemas. Algunas veces se pueden solucionar y otras son irresolubles. A veces son gordísimos, pero para eso estamos en la política, da igual que seas alcalde, concejal, presidente de la Junta o consejero. Sigo yendo con mi instrumento favorito, el teléfono móvil, y apunto el nombre de la persona, su teléfono y su problema para intentar resolverlo.

–Juan Vicente Herrera ha sido un dirigente al que no le gustaba moverse por Madrid, ¿que papel quiere jugar Alfonso Fernández Mañueco en la calle Génova?

–He tenido responsabilidades en la dirección nacional y las sigo teniendo, gracias al presidente Rajoy y al propio Juan Vicente Herrera. Yo sí creo que el presidente de la Junta de Castilla y León tiene la responsabilidad de jugar un papel en la política nacional. Eso me toca y voy a defender los intereses de esta tierra en Madrid, en Bruselas y donde haga falta.

–¿Impulsando la visibilidad de la figura del presidente de Castilla y León en Madrid y en el partido?

–Sí, sí por supuesto que también en el partido, ahí también.

–Parece que Pablo Casado ha echado el freno al acelerón ideológico que había imprimido al partido, ¿es un viraje correcto?

–Yo me siento reconocido y cómodo en el discurso de Pablo Casado, moderado y centrado en lo importante, que son las personas de España.

–Entonces comparte esa llamada que se hizo desde el anterior Gobierno autonómico (el portavoz José Antonio de Santiago-Juárez) de más Feijóo y más Herrera y menos posicionamiento conservador.

–Cualquier persona que haya seguido mi trayectoria vital sabe que soy una persona moderada, dialogante, que busca el entenderse con el otro. Ahí me siento especialmente cómodo.

–¿Y se siente más cómodo con los planteamientos ideológicos de Cayetana Álvarez de Toledo o con los de Alfonso Alonso?

–Yo tengo debilidad con mi tocayo. Todas las personas que han formado parte del Partido Popular en el País Vasco tienen mi admiración. Se han jugado la vida por defender nuestros principios y la libertad de su tierra, que es nuestra tierra.

–¿Qué relación tiene con Alberto Núñez Feijóo? Es compañero de partido y vecino de comunidad autónoma.

–Muy buena, le conozco desde hace mucho tiempo. Tenemos que trabajar en muchos proyectos, entre ellos el Corredor Atlánticos.Tenemos que hablar del reto demográfico, de la financiación autonómica... Trabajar en lo que ha sido una histórica alianza entre Galicia y Castilla y León. De Feijóo con Herrera y, en tiempo un poco más antiguo, de Manuel Fraga con Juanjo Lucas.