Mañueco mantiene a Suárez-Quiñones en Fomento en contra de los deseos de Igea

Comparecencia de Alfonso Fernández Mañueco. / Gabriel Villamil

El presidente incorpora también a Carnero en Agricultura y controlará todo el funcionamiento de la Administración a través de la comisión de secretarios, que dependerá de Presidencia

Arturo Posada
ARTURO POSADAValladolid

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, demostró este martes que el PP es el partido dominante en el nuevo gobierno autonómico y que Ciudadanos, y en especial el vicepresidente Francisco Igea, quedan relegados a un papel vicario ya desde el inicio. Mañueco desgranó la lista de consejeros del nuevo ejecutivo regional y dos nombres resonaron por encima del resto:«En Fomento y Medio Ambiente, repitiendo, Juan Carlos Suárez-Quiñones. El titular de la consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural será Jesús Julio Carnero-García». Los nombramientos de los dos consejeros suponen una demostración de poder de Mañueco sobre Igea, que durante uno de los debates electorales apostó por «acabar con los que llaman y dicen 'yo soy la Administración'», en referencia a Suárez-Quiñones, al que también invitó durante la campaña a «irse a su casa» por «cosechar una sentencia desfavorable detrás de otra». Igea y Suárez-Quiñones se sentarán juntos ahora en el Consejo de Gobierno. Carnero, por su parte, se enfrentó inicialmente al veto naranja para continuar al frente de la Diputación de Valladolid y, después de un duro pulso interno en el PP, se vio obligado a abandonar su cargo por órdenes de Génova. Mañueco lo recupera ahora para la Junta, en una consejería que tendrá competencias ampliadas. Para Igea supone otro trágala.

Más información

Igualmente, el PP controlará el motor de la administración regional a través de la Consejería de Presidencia, en manos de Ángel Ibáñez, que ocupó la presidencia de las Cortes al final de la pasada legislatura tras la abrupta salida de Silvia Clemente en su fallido fichaje por Ciudadanos. Ibáñez presidirá la comisión de secretarios, el 'motor' del Ejecutivo y el órgano que prepara los asuntos que llegan al Consejo de Gobierno. Dirigir esta comisión permite disponer de una visión panorámica de todas las áreas de la Junta y un conocimiento al detalle de cómo trabaja cada consejería.

Ocho hombres y solo tres mujeres conforman el nuevo Ejecutivo autonómico

Ciudadanos confiaba en presidir la comisión de secretarios, ya que el anterior responsable era el vicepresidente José Antonio de Santiago-Juárez, del que Igea hereda ahora el cargo. Sin embargo, De Santiago-Juárez lo desempeñaba como consejero de la Presidencia y Ciudadanos no ató esta competencia durante el proceso negociador. «No ha habido escollos de última hora, ningún fleco. Este es un gobierno vivo y dialogante», subrayó Fernández Mañueco. «La comisión de secretarios la va a presidir el consejero de Presidencia. La comisión que coordina los delegados territoriales también va a estar entre las competencias del consejero de Presidencia», zanjó el nuevo jefe del Ejecutivo autonómico.

Mañueco defendió la continuidad de Suárez-Quiñones como consejero de Fomento. «Lo que ha dicho el partido de Ciudadanos a este respecto es público. Yo tengo que decir las personas que están en este gobierno están porque quiere el presidente de la Junta, no sé si en primer o segundo lugar. A propuesta del Partido Popular y Ciudadanos están las diez personas que forman parte de este gobierno». Preguntado por unas declaraciones de Igea durante el proceso negociador, en las que confiaba que imperase el «sentido común» a la hora de nombrar a los consejeros, Mañueco respondió:«No soy consciente de esas declaraciones, aunque no quiere decir que no se hayan podido producir. Lo hemos solventado con moderación, diálogo y entendimiento. Pero no con respecto a esta persona, sino con respecto de las diez».

El nuevo gobierno dista de ser paritario y lo componen siete hombres y tres mujeres, además del presidente. Por parte del PP figuran como consejeros Ángel Ibáñez (Presidencia), Carlos Fernández Carriedo (Economía y Hacienda), Juan Carlos Suárez-Quiñones (Fomento y Medio Ambiente), Rocío Lucas (Educación), Isabel Blanco (Familia e Igualdad de Oportunidades) y Jesús Julio Carnero (Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural).

Igea elogia en Twitter a los consejeros de Cs, pero obvia a los nombrados por el PP

Los consejeros de Ciudadanos son Francisco Igea (que suma a la vicepresidencia la condición de portavoz y la cartera de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior), Germán Barrios (Empleo e Industria), Verónica Casado (Sanidad) y Javier Ortega (Cultura y Turismo). Igea destacó en Twitter el «compromiso y valentía» de Casado, la «experiencia y empuje» de Ortega, y consideró que la industria y el empleo están «en excelentes manos» con Barrios. De los consejeros del PP no hizo referencias.

Reunión con Casado y Ortega

Alfonso Fernández Mañueco no conocía personalmente a algunos de los consejeros naranjas y se reunió con ellos por la mañana. «En el pacto que firmamos figuraba una cláusula para que Ciudadanos propusiera a esos consejeros, pero soy yo el que nombra como presidente a los titulares de las consejerías. No había tenido la oportunidad de conocer ni a doña Verónica Casado ni a don Javier Ortega. He tenido la oportunidad de mantener un encuentro individual por la mañana y otro con ellos junto a Francisco Igea. Ha sido muy agradable. Por eso se retrasó el anuncio», explicó Mañueco.

El presidente de la Junta detalló los cambios de algunas de las consejerías de su gobierno. En el caso de Agricultura y Ganadería, la cartera que ostenta Jesús Julio Carnero asumirá una «perspectiva de ruralidad para que esté pendiente de aplicar en todas las políticas de la Junta esa sensibilidad rural». La Consejería de Presidencia, además de presidir la comisión de secretarios y delegados territoriales, llevará también la política local y las relaciones institucionales, con las Cortes, la dirección de asuntos jurídicos y la Función Pública. La Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, en manos de Francisco Igea, gestionará asuntos más vaporosos, como «las relaciones con la Unión Europea, las políticas migratorias y todo el ámbito de transparencia en la Inspección General de Servicios, la modernización administrativa, la calidad de los servicios públicos y afrontar la modernización de la administración pública», según explicó Mañueco.

Igea se encargará de la portavocía, pero el presidente de la Junta recordó que la dirección de comunicación no formará parte de las competencias del líder de Ciudadanos sino que dependerá directamente de él mismo, junto con su jefe de gabinete. Además, Mañueco se encargó de subrayar que la consejería de Economía y Hacienda (PP), y no Industria y Empleo (Cs), gestionará el Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE). «Las competencias de apoyo en materia industrial y el servicio de metrología irán en la Consejería de Empleo e Industria. En cualquier caso, habrá una coordinación perfecta entre el consejero de Economía y Hacienda por un lado, y el de Industria y Empleo por otro para afrontar la política industrial del futuro, la de creación económica y para afrontar las crisis industriales que puedan surgir. Esperemos que no, pero sabemos que alguna surgirá y habrá que afrontarlas. En este ámbito de crecimiento económico, participarán también la consejería de Agricultura y la de Cultura y Turismo, que tendrán la posibilidad de aportar».

«El presidente de todos»

En su nuevo papel institucional, Alfonso Fernández Mañueco recordó que desde hace más de dos años es el presidente del PP de Castilla y León, pero que ahora, como presidente de la Junta, deja en «la puerta» sus funciones en el partido para «ser el presidente de todas las personas, independientemente de su color político».

En previsión de que su Ejecutivo pueda percibirse con divisiones partidistas, Mañueco explicó que lo mismo sucederá con «todos los miembros del gobierno regional», con independencia de su «adscripción ideológica» porque estarán «al servicio de las personas de Castilla y León». Como constatación o como deseo, Mañueco declaró: «Va a haber un único gobierno presidido por quien ha recibido la confianza de las Cortes. Un único presidente, un gobierno conjunto, un portavoz único».