Luis Fuentes: «Imagino que habrá cauces entre Mañueco e Igea como para no necesitar mediadores»

Luis Fuentes posa en el hemiciclo autonómico antes de iniciar la entrevista./G. Villamil
Luis Fuentes posa en el hemiciclo autonómico antes de iniciar la entrevista. / G. Villamil

El presidente de las Cortes defiende que el fichaje de Silvia Clemente por Ciudadanos «no fue un error»

Susana Escribano
SUSANA ESCRIBANO

Luis Fuentes Rodríguez (Salamanca, 1960) toma esta semana la medida al despacho XXL de la Presidencia de las Cortes. Un espacio cuasi monumental, como la propia sede del Legislativo autonómico. Investido ya de su nueva responsabilidad institucional, el dirigente de Ciudadanos, insiste en que el cambio en Castilla y León solo llegará con la aplicación del programa naranja y recalca que está convencido de que el papel que su compañero de partido y alcalde de Palencia, Mario Simón, ha dado a Vox, con la concejala Sonia Lalanda al frente de la Agencia de Desarrollo Local, no supone «participar en el gobierno del Ayuntamiento». Fuentes confía en que los procuradores del PSOE apliquen el sentido institucional y guarden la «suficiente compostura» en las Cortes durante esta legislatura.

Más entrevista

–Si quisiera explicar a los ciudadanos quién es el nuevo presidente de las Cortes, ¿cómo se definiría?

–Soy una persona normal, una persona de la sociedad civil que ha tomado la decisión de dedicar una parte de su vida al servicio de los ciudadanos.

–Desde el primer momento ha recalcado que es usted un presidente de consenso, pero consenso implica unanimidad y usted fue elegido por 41 votos frente a los 37 de la socialista Ana Sánchez y 3 más en blanco. Sería el presidente del acuerdo de PP y Cs, pero no del consenso.

–Bueno, realmente cuando uno habla de consenso de lo que se habla es de diálogo, de acuerdo, de llegar al final a que el mayor número posible de personas estén de acuerdo con las propuestas que se plantean, eso es llegar al consenso. La unanimidad sería lo ideal, pero estamos en política y sabemos que lo posible no siempre es a lo que se puede llegar.

–Superada la elección del presidente de las Cortes, llega la de la Junta. ¿Le parece Alfonso Fernández Mañueco un buen candidato?

–Realmente, quien lo tiene que decidir es el Partido Popular, porque es el candidato que propuso ese partido y es el presidente que ese partido ha decidido, por lo tanto yo no tengo que opinar al respecto.

–Pero su opinión personal sobre Alfonso Fernández Mañueco...

–...Las opiniones personales sobre las personas lo mejor es guardarlas para el ámbito personal. En este caso, el señor Mañueco es el elegido en el ámbito de su partido y por un gran número de castellanos y leoneses para que presida esta comunidad. No tiene la mayoría y por lo tanto tiene que buscar el acuerdo con nuestro grupo, con el candidato de nuestro grupo, que es el señor Igea.

–¿Y por qué es mejor candidato Alfonso Fernández Mañueco que Luis Tudanca si el PSOE ha ganado las elecciones y el PP lleva 32 años gestionando el poder en Castilla y León?

–Realmente lo que se ha tomado es una decisión estratégica de partido y el partido nuestro planteó como socio prioritario para llegar a acuerdos en los diversos gobiernos al Partido Popular y por lo tanto, en las negociaciones iniciadas con el Partido Popular se le plantearon una serie de propuestas, que han sido aceptadas y se ha llegado a un acuerdo de gobierno con el PP.

–¿Culminará ese acuerdo programático en uno definitivo de gobierno?

–Eso tendrán que decidirlo las personas que están negociando. Yo no estoy en esas negociaciones. Imagino que una vez llegado al acuerdo programático, a partir de ahora, lo que se tendrá que decir es qué personas van a hacer que llegue a buen fin ese acuerdo programático.

–¿Con su experiencia estos cuatro años de negociar con el PP (acuerdo de investidura y presupuestarios) considera que es primordial esa implicación fuerte de Ciudadanos en el futuro Gobierno de Castilla y León?

–Nosotros, hace un par de años, cuando tuvimos nuestra asamblea general, decidimos que ya estábamos preparados para entrar en gobiernos. Para llevar a cabo nuestras políticas tenemos que estar dentro de los gobiernos y por eso creemos que tener una implicación importante en los gobiernos de las comunidades y los municipales es fundamental.

–Alfonso Fernández Mañueco ha expresado en varias entrevistas, cuando se planteaba que usted iba a ser el candidato de Cs a presidir las Cortes, que le tenía estima personal y política, ¿ejercerá usted el papel de mediador entre Mañueco e Igea en ese hipotético futuro Gobierno?

–No creo que sea la misión del presidente de las Cortes mediar entre el presidente, previsiblemente, y el vicepresidente del Gobierno. Imagino que habrá cauces entre ellos como para que no necesiten mediadores.

–¿Cómo es su relación con Francisco Igea?

–Es muy buena. La verdad es que yo hablo con Paco prácticamente todos los días. Evidentemente tenemos disparidad de criterios en algunas cuestiones, pero en el fondo, que es en lo que creemos los dos que es lo mejor para los castellanos y leoneses, estamos absolutamente de acuerdo.

–¿Y con Alfonso Fernández Mañueco, que es paisano suyo de Salamanca?

–Con Alfonso hace bastante que no hablo, una charla larga... Nos saludamos el día de la toma de posesión como presidente de las Cortes, pero la relación es también bastante agradable.

–¿Usted que es salmantino cómo valora la gestión como alcalde de Alfonso Fernández Mañueco en el Ayuntamiento de la ciudad?

–La verdad es que no he estado últimamente mucho por Salamanca, pero lo que me dicen mis compañeros es que podía haber sido mejorable en varias de las facetas. Por eso nosotros queríamos entrar en el Gobierno también en Salamanca.

–Usted es partidario de seguir las tesis que plantean Albert Rivera e Inés Arrimadas y Francisco Igea y Luis Garicano cuestionan ese no es no a la investidura de Sánchez, ¿hay lugar para la discrepancia en Ciudadanos?

–Absolutamente. Hay lugar para el diálogo, para la discrepancia, por supuesto. Lo que sí que tenemos claro es que una vez que se toma una decisión, por amplísima mayoría, evidentemente lo que hay que hacer es llevarla a la práctica. Se ha votado y lo lógico es que todos aceptemos las mayorías que salen del comité ejecutivo y estemos de acuerdo con la política que estamos llevando a cabo.

–¿Es más fácil firmar con Vox que replantearse esa situación con el PSOE?

–La verdad es que yo no he estado tampoco en ese tema de los pactos y acuerdos que se han cerrado. Lo que está claro es que nosotros sí estamos negociando con el Partido Popular, los acuerdos que tenga después el Partido Popular con Vox será el Partido Popular el que los tenga que explicar.

–En Palencia hay un alcalde de Ciudadanos y la concejala de Vox dirigirá la Agencia de Desarrollo Local del Ayuntamiento.

–Pero no tiene ninguna concejalía ni está en ningún órgano de Gobierno...

–...Es un ente municipal.

–Como otros muchos, pero no está en el centro del organigrama de lo que son las concejalías.

–O sea que considera que eso no es participar en el gobierno del Ayuntamiento.

–Vamos, estoy convencido de que no es participar en el gobierno del Ayuntamiento.

–Francisco Igea reconoce que los ciudadanos de la calle le trasladan enfado y cabreo, ¿a usted que le transmiten?

–Somos un partido de centro, progresista, que hemos pactado en unos sitios con el PP y en otros, como Castilla-La Mancha, estamos pactando en los ayuntamientos con el PSOE. Nuestros votantes son de centro y habrá algunos que tengan más reticencias a que podamos pactar con el PSOE y otros a que lo hagamos con el PP, pero nuestro ADN es pactar para configurar gobiernos.

–De sus acuerdos con el PP en la legislatura pasada quedaron en dique seco su propuesta de reforma de la Ley Electoral y la normativa sobre los senadores de designación de las Cortes por la falta de apoyo de los populares, ¿se retomarán ahora con su presidencia?

–Eso será una decisión del grupo parlamentario.

–Usted ha sido la cara visible de Cs desde 2015 en Castilla y León y en enero contemplaba volver a postularse como candidato a la Junta, ¿por qué no dio ese paso?

–Hablé con las principales personas del partido y entre todos tomamos la decisión de que había otras opciones para que esta comunidad siguiera avanzando. Se planteó la posibilidad de que otra persona (no menciona el nombre, se refiere a Silvia Clemente) tuviera esa oportunidad y el comité ejecutivo por amplísima mayoría tomó esa decisión.

–¿No le queda a usted esa espinita de no haber dado el paso al frente?

–Para nada, de verdad. Tomaría la misma decisión que tomé entonces. Si hay una opción que se considera más válida para que esta comunidad vaya para adelante, dar un paso a un lado nunca ha sido mi problema.

–¿Qué impronta quiera dar usted a la dirección de los plenos y de este parlamento?

–Mi forma de ser, que es la del acuerdo, el consenso, el diálogo abierto, la de dejar que la gente se exprese con libertad. Es fundamental que los plenos sean vivos, que no sean muy encorsetados.

–¿Le sirve algo para esa experiencia lo que usted ha visto estos años en el proceder de Silvia Clemente o Ángel Ibáñez (sucesor de la popular)?

–Cuando empecemos a rodar los plenos veremos cómo se van desarrollando. Hay muchos procuradores nuevos y hay que empezar a conocer a cada persona y dar el sitio a cada uno.

–¿Cómo encaja usted las risas de la bancada del PSOE en su primer discurso y la negativa de sus procuradores a responder a su felicitación protocolaria cuando prometían el cargo?

–Hay mucha gente nueva en la institución y lo que tienen que tener claro es que una cosa es el partido y otra la institución. Ellos son procuradores y representan a todos los castellanos y leoneses, no solamente a los que les han votado a ellos, lo que tienen que tener es la suficiente compostura dentro de lo que es la institución de las Cortes.

–Relataban hace unos días su predecesor como presidente de las Cortes en 1987 (Carlos Sánchez-Reyes) y uno de los consejeros del CDS (José María Monforte) del Gobierno de José María Aznar que la implicación centrista les vino muy bien a los populares, pero desintegró el CDS, ¿han valorado ustedes ese riesgo?

–Lo que queremos es llevar a la práctica nuestras políticas y para eso no nos queda más remedio que entrar en el Gobierno. Consideramos que podemos transmitir a la ciudadanía que hay un cambio real cuando nos vean hacer esos cambios reales en las consejerías y la impronta que le vamos a dar al gobierno en las consejerías que tenga el Partido Popular.

–Revalida escaño el leonesista de UPL Luis Mariano Santos, que ironizaba sobre su pasado en la Unión del Pueblo Salmantino diciendo que presidía las Cortes uno de los suyos, ¿qué queda de ese político regionalista?

–Cuando inicié mi carrera política no existían más partidos que el PP y el PSOE. Por lo tanto hablar de un partido con una impronta regionalista o provincial no tiene ningún sentido. Lo que planteamos en aquel momento fue hacer un partido centrista, liberal, reformista, muy en la línea de Ciudadanos, que estuviera en el centro, entre la izquierda y la derecha.

–¿Qué le gustaría dejar hecho cuando salga de este despacho?

–Me gustaría cambiar la percepción de los que el primer día patearon (en el hemiciclo) y dijeron que no había habido cambio.

–Eso para los procuradores, ¿y para los ciudadanos de la calle?

–Los ciudadanos, al final, tienen la imagen que les transmitimos tanto los medios de comunicación como nosotros, los que estamos trabajando aquí. Si somos capaces de trasladar que sí que ha habido ese cambio, los ciudadanos lo van a percibir.