La Interprofesional del Vino fija una cuota económica obligatoria para promoción, investigación y desarrollo del sector

Imagen de archivo./
Imagen de archivo.

La Orden publicada este sábado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) entrará en vigor el próximo 1 de agosto y se prolongará en cinco campañas hasta 2024

ICAL

La Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) ha impulsado un acuerdo para el conjunto del sector en el que se fija la aportación económica obligatoria para realizar actividades de promoción e información del sector vitivinícola y sus productos, inteligencia económica, vertebración sectorial, investigación, desarrollo, innovación tecnológica y estudios. Tendrá implantación durante las campañas 2019-2020, 2020-2021, 2021-2022, 2022-2023 y 2023-2024, según se recoge este sábado en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Para ello se establecen dos cuotas, una de comercialización de vino envasado y otra cuota de comercialización de vino a granel, siendo el montante económico de la de envasado será de 0,18 euros por hectólitro de vino vendido envasado en cualquier formato o volumen, mientras el de la cuota de granel de 0,052 euros por hectolitro de vino vendido a granel.

Las citadas cuotas han sido fijadas tomando en consideración al conjunto de operadores de la cadena de valor del vino hasta su puesta en el mercado e incluyen la producción de uva para vinificación y la elaboración de los productos, y guardan proporcionalidad en relación con su valor añadido.

Ambas cuotas se aplicarán a todo el vino comercializado en España destinado tanto al mercado doméstico como a exportación, independientemente del origen del mismo. Dicha cuota se devengará, con carácter general, en el momento de la salida del vino vendido de las instalaciones donde esté depositado, siempre que dicho movimiento se realice dentro del periodo de vigencia de la extensión de norma y con independencia del año de producción del vino.

Efecto económico positivo

El acuerdo extendido en la Orden, que tendrá vigencia en el período comprendido entre el 1 de agosto de 2019 y el 31 de julio de 2024 contará con acciones desde la OIVE -constituida el 30 de julio de2014 a de interés económico general- para todo el sector vitivinícola, ya que producirán un efecto económico positivo de incremento de la demanda, beneficiando por igual a los agentes económicos integrados en la organización interprofesional y a los que no pertenecen a ella.

Así se llevarán a cabo campañas de promoción e información en el mercado interior para consolidar el cambio en la tendencia del consumo del vino en España. Información sobre pautas de consumo moderado y responsable en coherencia con las políticas de salud pública de prevención del abuso del alcohol.

En el apartado de inteligencia económica se realizará una mejora de la información sectorial a disposición de los operadores con acciones destinadas a facilitar el acceso a mercados exteriores y eliminación de barreras comerciales. Establecimiento de líneas de cooperación internacional; y en vertebración sectorial se procederá a la elaboración, difusión y promoción del empleo de contratos tipo homologados para la compraventa de uva y de vino y actividades y materiales divulgativos y formativos dirigidos a los viticultores.

Finalmente, en investigación, desarrollo e innovación se procederá a la transferencia de conocimientos al sector del resultado de proyectos que contribuyan a la implantación de innovaciones tecnológicas; investigación sobre vino y salud y difusión de los resultados; y sostenibilidad y cambio climático: identificación y difusión de acciones de lucha contra el cambio climático que contribuyan a la adaptación y mitigación de sus efectos en el viñedo y en el vino.