Grupo El Salvador achaca la acusación de fraude a un extrabajador resentido del tanatorio

Agentes de la Policía Nacional, en la sede de la empresa en la calle Angustias. /M. J. P.
Agentes de la Policía Nacional, en la sede de la empresa en la calle Angustias. / M. J. P.

La firma asegura que chantajeó con desvelar prácticas irregulares y acabó condenado a un año de cárcel por extorsión

Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINASValladolid

Los propietarios de El Salvador, una empresa familiar, hicieron llegar a la prensa un comunicado en el que exponían que todo este asunto se debe al chantaje de un extrabajador que, tras un litigio con la firma, acabó condenado por extorsión. «En el año 2017, la empresa sufrió por parte de un ex trabajador un chantaje económico consistente en la reclamación de diversas cantidades económicas a cambio de no revelar determinadas prácticas irregulares que él, supuestamente, habría cometido».

Noticias relacionadas

Fue El Salvador, según este comunicado, quien decidió denunciar al ex empleado ante la Policía Nacional, por lo que se incoaron«diligencias previas ante el Juzgado de Instrucción», que desembocaron en un juicio penal en el que se condenó al ex trabajador, ya jubilado desde hacía dos años, a un año de prisión. Y añade el comunicado de la firma de pompas fúnebres:«Sin que en la citada sentencia se determinara actuación irregular alguna por parte de la empresa».

Según este grupo empresarial, las actuaciones de la Policía en las diferentes sedes «son una pieza separada del procedimiento judicial y fruto de la denuncia interpuesta anteriormente por el Grupo El Salvador». «Un procedimiento en el que desde el primer momento nos hemos personado como acusación particular con el firme propósito del esclarecimiento de los hechos», aclaran.

Además de esto, los responsables de la empresa aseguran que se mantienen unos «rigurosos controles que garantizan la transparencia en los procesos de incineración».

Añade un dato técnico en el que han hecho hincapié otras empresas del sector durante las últimas horas. «Todos los crematorios del Grupo El Salvador cuentan con salas desde las que los familiares pueden ver cómo el ataúd entra en la zona de cremación». Algo que dificultaría enormemente el posible fraude del que se les acusa en este caso.

 

Fotos