Los funcionarios salen a la calle por las 35 horas: «Mañueco, nos tienes hasta el zueco»

Los empleados públicos se concentran ante las distintas delegaciones territoriales de la Junta en el primer acto del calendario de movilizaciones sindicales

Arturo Posada
ARTURO POSADAValladolid

Carteles de emojis enfurecidos; pancartas con mensajes para el presidente de la Junta («Mañueco, nos tienes hasta el zueco»); y hasta memes de Julio Iglesias («Me prometiste las 35 horas y lo sabes»). Los funcionarios de la Junta de Castilla y León se han concentrado este jueves frente las distintas delegaciones territoriales de la comunidad dentro del calendario de movilizaciones que desembocará en una huelga de los empleados públicos el 6 de noviembre

«No entendemos que no se respeten los acuerdos firmados. Es algo que genera desconfianza e inseguridad y no solo en lo relativo a las 35 horas, sino en otras mesas de negociación que puedan existir», declaró Javier Garrido, secretario provincial de la Federación de Empleados Públicos de Valladolid de UGT a las puertas de la Delegación Territorial de la Junta en Valladolid.

Con el tráfico interrumpido en una calle tan céntrica como Duque de la Victoria, alrededor de medio millar de manifestantes protestaron en Valladolid contra el incumplimiento del acuerdo firmado el pasado mes de mayo, en el que el anterior ejecutivo autonómico (PP) se comprometió con los sindicatos a implantar de manera inmediata la jornada semanal de 35 horas. El nuevo gobierno conjunto PP-Ciudadanos quiere ahora postergarlo al estimar que no puede asumir su coste.

«Nos parece una desfachatez que el PP haya presentado ahora una proposición no de ley instando a la Junta de Castilla y León a llegar a un acuerdo con los sindicatos para la recuperación de las 35 horas. No dejan de ser los mismos que firmaron el acuerdo y que ahora gobiernan en coalición con Ciudadanos. Es electoralista y están utilizando a los empleados públicos de Castilla y León para sus artimañas políticas», censuró Javier Garrido.

El delegado territorial de la Junta en Valladolid, Augusto Cobos, recibió a los representantes de los tres sindicatos mayoritarios (UGT, Comisiones Obreras y CSIF), con poco margen de decisión, más allá de la empatía y la cordialidad.

«El encuentro ha sido amigable, con un clima de respeto por ambas partes. Ha estado receptivo a lo que decíamos y en varias ocasiones nos ha reiterado que él es también empleado público y que entendía muy bien lo que decíamos», subrayó María José San Román, presidenta provincial de CSIF en Valladolid. «Pero él representa a la Junta y ya sabíamos lo que nos iba a transmitir. Quieren trasladar todo a las meses sectoriales y nosotros exigimos que se respete el acuerdo firmado en la mesa general».

Desde Comisiones Obreras, Ana Rosa Cerrón, coordinadora provincial de Sanidad y del Área pública, insistió en la misma idea: «Le hemos dejado claro que hay que cumplir el acuerdo. No se puede trasladar a una mesa sectorial porque no tienen capacidad para negociarlo. No vamos a parar».

El calendario de movilizaciones sindicales dio el pistoletazo de salida con estas protestas ante las delegaciones territoriales de la Junta de Castilla y León. La próxima cita conjunta tendrá lugar el 17 de octubre con una concentración autonómica en las Cortes o ante la sede de Presidencia (el lugar aún debe determinarse), un parón de dos horas y media en los centros de trabajo el 25 de octubre y una huelga a la que están convocados todos los empleados públicos de Castilla y León el 6 de noviembre.

Las elecciones generales del próximo 10 de noviembre sirven como elemento de presión. Lo recordó María José San Román (CSIF). «Hemos avisado al director territorial. Si en mayo firmaron el acuerdo que ahora no respetan para ganarse el voto de los empleados públicos, que tengan cuidado ahora. Hay elecciones de nuevo y somos muchos empleados públicos en Castilla y León, 80.000, de los que 40.000 estamos en Valladolid. Seguiremos con manifestaciones, huelga y llegaremos hasta donde haya que llegar. Si hay que iniciar procesos judiciales, los iniciaremos».

Durante la concentración de este jueves en Valladolid se produjeron algunas fricciones entre los sindicatos mayoritarios y convocantes (UGT, Comisiones Obreras y CSIF) y la presencia de agrupaciones independientes como ANPE (Educación) y Satse (Sanidad), al considerar que podían fraccionar la reivindicación colectiva. «Aquí estamos para sumar todos», apuntó Pilar Gredilla, presidenta regional de ANPE, sindicato que engloba a trabajadores de la enseñanza pública. «Entendemos que cuantos más estemos aquí, más fuerte sonará nuestra voz. Estamos luchando por nuestros derechos. No pedimos más. Queremos volver al horario que teníamos antes de los recortes de 2012, pero en el acuerdo firmado entre Junta y sindicatos la educación iba en un párrafo aparte. Primero reivindicamos las 35 horas y luego buscaremos adecuarlas a las características de nuestro trabajo».

En la misma línea se manifestó Patricia San Martín, secretaria de acción sindical del sindicato de enfermería Satse en Castilla y León. «No creemos que nuestra presencia aquí disgregue la reclamación. Queremos las 35 horas para todos los sectores. Todos debemos tener los mismos derechos y las mismas condiciones laborales».