El fiscal solicita orden de busca y captura para el acusado de estafar a sus tíos y su primo en Palencia

El fiscal solicita orden de busca y captura para el acusado de estafar a sus tíos y su primo en Palencia

El acusado de gastar 29.000 euros con tarjetas y cuentas que logró que sus familiares abrieran no ha comparecido en el juicio celebrado en la Audiencia

Ricardo Sánchez Rico
RICARDO SÁNCHEZ RICOPalencia

La Audiencia ha celebrado brevemente la vista oral contra M. H. D., acusado de estafar a dos tíos y a un primo, ya que el hombre, que se encuentra en paradero desconocido, no ha comparecido en la Audiencia de Palencia.

Noticia relacionada

El fiscal ha solicitado una orden de busca y captura y el ingreso en prisión provisional sin fianza para garantizar que se celebre el juicio. Por su parte, la acusación particular se ha adherido a la petición de Fiscalía. La defensa del acusado no se opone a la suspensión del juicio, pero sí ha rechazado las demás peticiones.

La petición del fiscal es de una condena de tres años y diez meses de prisión y una multa de 2.160 euros por un presunto delito continuado de estafa, con el agravante de obrar con abuso de confianza, después de que utilizase tarjetas de crédito que accedieron a suscribir sus tíos, C. D. V. y A. D. F., así como cuentas corrientes que abrieron, para hacerse con dinero y objetos por importe de 25.120,62 euros, y contratase una línea telefónica, utilizada solo por él, a nombre de una sociedad de su primo, ascendiendo el importe total de las facturas a 3.879,62 euros.

Los hechos ocurrieron entre el mes de noviembre de 2011 y el de junio de 2012, cuando el acusado, abusando de la confianza entre sus tíos y él, que residía con ellos, y de su buena fe, consiguió que C. D. V. y A. D. H. accedieran a suscribir para el matrimonio, bien la formalización de varias tarjetas de crédito y débito y de consumo, que nunca llegaron a percibir por haberlas sustraído del servicio de Correos el acusado, bien la apertura de cuentas corrientes. Seguidamente, el acusado utilizó tales tarjetas y cuentas bancarias vía Internet, cajeros o solicitud de financiación.

Además, L. C. V. D., incitado por su primo, el acusado, constituyó una sociedad y M. H. D. consiguió acceder a los datos identificativos y de facturación de la entidad para facilitárselos a una compañía con el objetivo de contratar con ella una línea usada única y exclusivamente por él.