La demolición del convento de San Quirce de Valladolid comenzará este verano

Recreación del exterior del futuro complejo residencial en la esquina de la calle San Quirce y a plaza de la Trinidad.Agcinmo/
Recreación del exterior del futuro complejo residencial en la esquina de la calle San Quirce y a plaza de la Trinidad.Agcinmo

El proyecto de 72 apartamentos para mayores incorpora un edificio del siglo XVI, la casa de las Donas, que se integrará en el conjunto residencial

J. Sanz
J. SANZValladolid

El edificio residencial del convento de San Quirce y Santa Julita, un bloque anexo a la iglesia, aunque edificado en los años setenta y sin valor histórico, pasará por la piqueta el próximo verano para dar paso de «forma inmediata» a la construcción de un complejo de 72 apartamentos para mayores en régimen de cooperativa en la esquina de la calle San Quirce y la plaza de la Trinidad (allí se ubicará la futura entrada). El Ayuntamiento aprobó ayer mismo la concesión de la licencia de demolición de la antigua residencia de las monjas de las Huelgas Reales. El proyecto no tocará la actual iglesia, que se mantendrá abierta al culto y que acoge desde 1993 a la Cofradía de la Pasión; e incluirá la rehabilitación de un edificio interior del siglo XVI, adosado a la residencia, por su valor histórico.

Este inmueble, denominado edificio de las Donas y que se encuentra dentro del recinto del convento, se integrará en el conjunto residencial (con algunos apartamentos en su interior), aunque conservará su arcada interior y la fachada con vistas al amplio jardín interior de la antigua residencia. Este bloque, que paradójicamente carecía de catalogación como tal, fue construido en torno al siglo XVI y en el vivieron las mujeres que asistían a la Reina durante la estancia de la Corte en la capital vallisoletana (1601-1606) por su cercanía al Palacio Real de San Pablo. «No tenía una protección especial, aunque sí se va a conservar a petición de Patrimonio por su valor histórico», aclara el portavoz de la inmobiliaria Agcinmo, que promueve un conjunto residencial cuyo proyecto tuvo que ser modificado precisamente para integrar este edificio histórico en el bloque principal de nueva planta, cuya fachada dará a la esquina de San Quirce y Trinidad.

Recreación de la rehabilitación del edificio de las Donas e interior del coro del convento. / Agcinmo

«Era un edificio un tanto desconocido, al encontrarse dentro del convento, y tanto su fachada como el diseño del complejo tendrán una cierta continuidad para integrarse en el conjunto de la plaza de la Trinidad», explica el representante de la empresa que promueve el conjunto residencial Allegra Magna, que así se llama este espacio que comenzará a construirse a finales de 2019 con un plazo de ejecución de dos años. El conjunto integrará también como una sala polivalente el coro, con su sillería original, del convento.

El proyecto, que se asienta sobre una superficie de 11.000 metros cuadrados y que contará en el bloque principal con planta baja, tres pisos y bajocubierta, ofrece una variante a las residencias de mayores tradicionales dirigida a personas que superen los 60 años. Los 72 apartamentos cuentan con una superficie media de 55 metros cuadrados (cocina, salón, baño y dos habitaciones) y los residentes podrán utilizar las zonas comunes (jardín con huertos, piscina interior, comedor, salas de juegos o biblioteca) y «contratar los servicios que precisen para cubrir sus necesidades asistenciales». Un modelo similar al que esta misma promotora está a punto de concluir en la plaza del Ejército o al ya existente en la urbanización Santa Ana.

La cooperativa que promueve este proyecto, iniciado hace apenas un año –entonces las monjas acordaron la venta del convento–, recibió el pasado 13 de febrero el visto bueno de Patrimonio para la demolición de la residencia (de los años setenta) con la condición de realizar nuevos sondeos en busca de posibles restos arqueológicos en los terrenos. Eso además de obligar a «poner en valor los elementos históricos existentes», como el coro, y de mantener la citada casa de las Donas integrada en el nuevo conjunto residencial.