El curso económico arranca en Castilla y León con la receta de «estabilidad contra la incertidumbre»

Fernández Mañueco se dirige a pronunciar su discurso en la Feria de Muestras. /HENAR SASTRE
Fernández Mañueco se dirige a pronunciar su discurso en la Feria de Muestras. / HENAR SASTRE

Fernández Mañueco confía en dinamizar la economía como para no necesitar los 180 millones que recauda el Impuesto de Sucesiones

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONA

Para disipar las incertidumbres que asedian la economía mundial y también la nacional hace falta una buena dosis de estabilidad y de renovados bríos en la creación de empleo. En esta idea han confluido el presidente de la Junta, el alcalde de Valladolid, el presidente de la Diputación y el de la Cámara de Comercio en la Inauguración del Curso Económico que ha coincidido con la de la 85 Feria de Muestras de Valladolid.

Alfonso Fernández Mañueco ha insistido en el compromiso de la Junta que preside de promover un paquete de medidas con una inversión de al menos 200 millones de euros que sirvan para favorecer crecimiento de las pymes y la creación de 4.000 puestos de trabajo, así como una nueva Estrategia de Emprendimiento, Innovación y Autónomos, dotada con otros 700 millones para impulsar nuevas empresas en torno a sectores de valor añadido.

Óscar Puente, alcalde de Valladolid: «Tenemos por delante cuatro años de necesaria colaboración institucional»

«Complicado y crucial» es para el presidente de la comunidad el periodo que se avecina, para lo que ha reclamado una vez más la formación de un Gobierno de la nación que aborde un nuevo sistema de financiación autonómico. Es, ha señalado, imprescindible para garantizar el funcionamiento de los servicios públicos sobre los que Castilla y León tiene competencias, esto es la educación, sanidad y servicios sociales. «Es urgente una solución a la deuda de 440 millones de euros por la actualización de las entregas a cuenta de 2019 y la liquidación del IVA», ha manifestado.

A la pregunta de cómo es posible que siendo imprescindible el pago de esa deuda pueda la comunidad permitirse el 'lujo' de renunciar a la recaudación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ya en trámite), que el año pasado aportó 180 millones de euros, el presidente de la Junta ha apelado a la teoría del «círculo virtuoso». «Bajar los impuestos estimula la economía, activa la iniciativa privada, atrae inversiones y todo ello termina por incrementar la recaudación», ha sostenido. Además, ha añadido, «Sucesiones es un impuesto profundamente injusto y más en una tierra ahorradora como la nuestra, ya que grava dos veces la adquisición del patrimonio de las familias».

Conrado Íscar, presidente de la Diputación: «El teletrabajo desde el medio rural puede ayudar a combatir la despoblación»

Tras recordar que la región «lleva seis años creciendo y generando empleo», ha defendido que es precisa «la unidad de todos» para afrontar los retos derivados del entorno económico, «como la tensión comercial entre EE UU y China, los indicadores de pérdida de confianza en la Eurozona o las consecuencias del 'brexit'».

Fernández Mañueco ha apostado por impulsar un nuevo modelo productivo, «con el que Castilla y León luche por situarse en la vanguardia de la nueva sociedad del conocimiento», un objetivo que se debe afrontar de la mano del sector industrial, «tractor para el conjunto de la economía, con iniciativas de apoyo a la Industria 4.0; y de las universidades, que deben encargarse de la transferencia del conocimiento a las empresas».

Víctor Caramanzana, presidente de la Cámara: «La apuesta por la transformación digital eleva la productividad»

Para el presidente autonómico es fundamental potenciar la innovación, con una nueva Estrategia de Especialización Inteligente –la denominada RIS3–, para que la transformación digital sirva también para la recuperación demográfica.

La conferencia inaugural del curso económico, una 'tradición' fomentada por Juan Vicente Herrera que llevaba dos años sin realizarse y que en esta ocasión ha congregado a menos de la mitad de empresarios de lo que solía ser habitual, ha corrido a cargo del profesor de innovación de la IE Business School, Enrique Dans. Al referirse a la transformación digital que afrontan las empresas, ha defendido la tesis de que ésta «no es una cuestión de máquinas, sino de personas». «Es preciso 'desaprender' la manera en la que hacemos ciertas cosas para hacerlas en un contexto nuevo», ha señalado. En opinión de Dans, las empresas pequeñas que no tengan la agilidad suficiente como para entender el cambio y anticiparse a él «sufrirán».

Enrique Dans, profesor de IE Business School: «El móvil no es un teléfono, sino un ordenador más potente que los que tenía la Nasa cuando viajó a la luna»

Para el ponente, la transformación del sector del automóvil a la que obliga el cambio climático precisa de la intervención de las administraciones, ya que «tienen que producirse mucho más rápido y no sucederá así si no se fuerza a los fabricantes a hacerlo», ha advertido.