Carnero compromete la modernización de 30.000 hectáreas de regadíos y Asaja pide las 120.000 que aún quedan «obsoletas»

Carnero, en el centro, posa con la directiva de Asaja./Miriam Chacón-ICAL
Carnero, en el centro, posa con la directiva de Asaja. / Miriam Chacón-ICAL

El consejero de Agricultura, que clausura la Junta Directiva Regional de Asaja, anuncia que la línea de préstamos por la sequía podría ver la luz en dos o tres semanas

El Norte
EL NORTEValladolid

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, comprometió hoy la modernización de 30.000 hectáreas de regadíos y la concentración parcelaria de 160.000, un anuncio que realizó durante la clausura de la Junta Directiva Regional de Asaja. La organización aprovechó esta visita para reclamar más, ya que a su juicio es «insuficiente» para poder conseguir que el sector sea «atractivo» para incorporar jóvenes al mismo. Por ello, reivindicó la concentración parcelaria de al menos medio millón de hectáreas de secano y la modernización de 120.000 de regadío que aún quedan «obsoletas» en Castilla y León.

Así se lo trasladó el presidente de Asaja, Donaciano Dujo, en presencia de los periodistas. Se trata, dijo, de unas acciones necesarias «para mejorar la calidad y rendimientos» del sector. Actualmente, la Comunidad contabiliza 3,3 millones de hectáreas de secano, con «concentraciones de hace 50 años que no están adecuadas a las nuevas herramientas del campo». De ellas, sólo 300.000 se han beneficiado de escenarios de concentración, con lo que Dujo pidió al menos otras 500.000, «que sumadas a lo que ya existe y proyectos futuros supondrá un cambio de sistema unido para ser más rentables».

En cuanto al regadío, con más de medio millón de hectáreas en total, Dujo destacó que 150.000 sobreviven gracias a los pozos, sobre los que pidió su llenado, principalmente en años de sequía, y otras 180.000 están ya modernizadas en la Comunidad. Por ello, reclamó un paso adelante para convertir también a las 120.000 restantes, «obsoletas».

Por último, exigió al consejero una apuesta por la política de seguros agrarios para episodios de meteorología adversa, que se «necesitan actualizar, y más debido a la dejadez del Gobierno central, gracias a la cual Agroseguro está empeorando su labor».

En síntesis, señaló que si los 40.000 agricultores y ganaderos profesionales con los cuenta actualmente Castilla y León «tienen estabilidad, alegría y están contentos y tranquilos, podrán dar el relevo a sus hijos y jóvenes para regenerar el sector». «Pero sí nos arruinamos, no esperes que se incorpore nadie», le trasladó directamente a Carnero.

Dujo estuvo acompañado por toda la Directiva Regional de Asaja, que se reunió en la sede provincial de Valladolid para dar un impulso a una organización «con la que existieron problemas anteriores» (en referencia a Lino Rodríguez), subrayó que ha hablado «más con Carnero en dos meses» que con la anterior consejera, Milagros Marcos, «en cuatro años». En esas conversaciones han estado sobre la mesa asuntos como la plaga de topillos y la sequía, para que Carnero anunció que la línea de préstamos por este concepto podría ver la luz en dos o tres semanas. En este sentido, Lamentó que el Gobierno «no se haya pronunciado».

También pidió «complicidad» a Carnero en la lucha contra los accidentes de tráfico causados por animales silvestres y su superpoblación, que sea «portavoz» del sector de forma transversal ante otras consejerías y las Cortes y que coopere para «una PAC fuerte, con mismo presupuesto y dirigida a los profesionales».

Igualmente, le trasladó la necesidad de apoyar unos «precios dignos porque la calidad está en Castilla y León y el consumidor debe valorar lo nuestro, y que ello redunde en el agricultor y ganadero». Todo ello, y a pesar de las buenas palabras, Dujo le informó que en ocasiones «te tocará alguna manifestación». Por último, le demandó que sea prudente con las afirmaciones sobre cosecha, «porque muchas veces es aprovechado por las empresas para bajar los precios», informa Ical.

Una devoción

Además de ensalzar las cifras de compromiso de legislatura, Carnero, por su parte, adelantó que se reunirá con todas las organizaciones agrarias en lo que definió, «más que una obligación, una devoción». Con ellas alcanzará «acuerdos en el consenso y en el disenso», pero siempre con unas «prioridades para mejorar la competitividad» desde el punto de vista del «desarrollo rural, la cadena de valor alimentaria y el rejuvenecimiento del sector».

Además, ofreció líneas de seguros «más atractivos» y cargó contra el Ejecutivo en funciones, que «esta difuminado, cuando el sector necesita certeza y estabilidad». Por ello, pidió al Gobierno que se sume a los préstamos para la sequía, para que el campo «tenga liquidez por las dos últimas cosechas negativas».

«Entre todos tenemos que mejorar las condiciones de vida con la idea de incorporar 3.500 jóvenes, pero para ello tenemos que actuar en la mejora de la imagen del sector, que no significa engañar, sino hablar de las bondades, de su calidad de vida y promoviendo sus valores. Es necesario para atraer a los jóvenes a un ámbito de futuro y estratégico», sentenció Carnero.