Suárez-Quiñones defiende la A-76 como «un eje transversal de España y de la Comunidad» y exige el compromiso del Gobierno para licitar las obras

La N-120 que une Ponferrada con Orense a su paso por La Barosa./César Sánchez
La N-120 que une Ponferrada con Orense a su paso por La Barosa. / César Sánchez

El consejero explica que el futuro de la autovía entre Ponferrada y Ourense fue uno de los temas que trataron el presidente de la Junta y el ministro de Fomento en su última reunión

D. ÁLVAREZ Ponferrada

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, asegura que los planes de futuro de la autovía A-76, entre Ponferrada y Ourense, fueron uno de los temas que trataron en la reunión del presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, y el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, que tuvo lugar este miércoles. Según el consejero, que se reunió en el municipio berciano de Páramo del Sil con el Consorcio del Ponfeblino, la Junta tiene una «visión integral» de la futura autovía como «un eje transversal de España y de la Comunidad», que discurre paralelo al corredor del Camino de Santiago.

Según Suárez-Quiñones, Herrera pudo transmitir durante el encuentro con Ábalos la «preocupación» del Gobierno autonómico por el tramo de la infraestructura que discurre desde la localidad berciana de Villamartín de la Abadía hasta la gallega de O Barco de Valdeorras. En ese sentido, recordó que los proyectos de los tres subtramos que afectan a este recorrido (Villamartín-Requejo, Requejo-A Veiga de Cascallá y A Veiga de Cascallá-O Barco) ya fueron licitados por el Gobierno anterior y exigió el compromiso del actual Ejecutivo para iniciar la licitación de las obras cuando termine la redacción de los proyectos.

Obras en la CL-631

Por otro lado, el consejero recordó que la Junta impulsa actualmente el arreglo integral, en distintas fases, de la carretera CL-631, que une Ponferrada con Villablino. En concreto, el tramo entre Páramo del Sil y Toreno, de 25 kilómetros de longitud y cuyas obras ya se han adjudicado por 2,9 millones de euros, será el primero en recibir la capa de aglomerado en caliente, lo que retrasará el inicio de los trabajos hasta la primavera.

El siguiente tramo que se arreglará será el que discurre entre Cubillos del Sil y Toreno, de 12 kilómetros. Para esta obra, cuya contratación se encuentra en fase de tramitación, el Gobierno autonómico destinará 2,4 millones de euros. Por último, el tramo entre Toreno y Páramo, de 17 kilómetros, se encuentra en la fase de estudio informativo.

 

Fotos