El Banco de Tierras recupera en producción 113 parcelas de viñedo para la DO Bierzo

El presidente del Consejo Comarcal, la presidenta de la DO Bierzo y la gerente del Banco de Tierras, en la presentación del balance de la campaña./Carmen Ramos
El presidente del Consejo Comarcal, la presidenta de la DO Bierzo y la gerente del Banco de Tierras, en la presentación del balance de la campaña. / Carmen Ramos

El presidente de la institución, Gerardo Álvarez Courel, considera que los datos de esta campaña han sido «muy positivos» dado que han permitido «paliar el abandono de estas viñas en producción»

CARMEN RAMOS Ponferrada

La campaña de recuperación de viñedos impulsada por el Banco de Tierras del Consejo Comarcal del Bierzo con la colaboración del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Bierzo ha evitado el abandono de 113 hectáreas de viñedo entre los meses de noviembre de 2017 y marzo de este año. Una cifra que se traduce en 25 hectáreas de superficie y un incremento de 17 parcelas más respecto al año anterior.

El presidente de la institución, Gerardo Álvarez Courel, considera que los datos de esta campaña han sido «muy positivos» dado que han permitido «paliar el abandono de estas viñas en producción y, por tanto, proporcionar un mayor impulso al sector vitivinícola generando riqueza y empleo», indicó.

Desde el inicio de su actividad en el año 2013 el Banco de Tierras ha conseguido adjudicar 522 parcelas lo que se traduce en más de 130 hectáreas de viñedo adscritas a la DO Bierzo. Las principales zonas de localización de estas parcelas son Cacabelos, Arganza, Villafranca, Camponaraya, Ponferrada, Carracedelo, Congosto, Borrenes, Priaranza del Bierzo y Toral de los Vados.

Courel recordó que de las 1.244 fincas que tiene arrendadas el BT hasta el momento el 42% son viñas en producción. Todos los contratos formalizados en esta campaña han sido cesiones de uso en precario. «El propietario sólo quiere que la viña esté productiva y a lo sumo vendimiar un par de cestos de uva para el autoconsumo o para poder hacer unas botellas de vino», indicó el presidente del Consejo. «El mayor beneficio para los dueños de las fincas es ver que el viñedo está atendido», subrayó.

El perfil del propietario de viñedos que acude al Banco de Tierras es una persona de edad avanzada que no puede seguir cuidando sus parcelas o bien sus herederos que no pueden atender esas herencias por motivos de trabajo o por residir fuera de la comarca. «Ambos perfiles tienen en común el apego a las viñas que ha tenido la familia durante generaciones y no querer verlas perder», señaló Courel que en algunos casos se trata de plantaciones de más de 50 años.

Los dueños de las fincas tienen la tranquilidad de que su propiedad está protegida y a la finalización de ese contrato recupera el terreno en perfecto estado de uso decidiendo si quiere formalizar uno nuevo o lo que estime conveniente. Por su parte, el Banco de Tierras garantiza que todos los adjudicatarios son personas con experiencia en el sector. El perfil de adjudicatarios es el de una persona joven que amplía sus explotaciones a través del BT y que vende su producción a bodegas adscritas a la DO.

«Tenemos más demanda que oferta»

La presidenta del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Bierzo, Misericordia Bello, por su parte, destacó el esfuerzo del equipo técnico del Banco de Tierras para conseguir recuperar 522 parcelas de viñedo teniendo en cuenta las dificultades del minifundio en la comarca.

Asimismo, anunció que «seguiremos en ese camino» y lanzó un llamamiento a los propietarios para que sigan cediendo sus fincas «porque tenemos más demanda que oferta y es lamentable que se pierda viñedo, que se sigue perdiendo, porque muchísimos propietarios no están al corriente de que pueden dar de alta sus parcelas, cederlas, y de esa manera mantenerlas en valor», aseveró.

 

Fotos