Las víctimas de abusos en la Iglesia ven «un fraude» el 'comité de expertos' puesto en marcha por la Diócesis de Astorga

El obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez, presenta la nueva delegación de protección de los menores y acompañamiento a las víctimas de abusos./Campillo
El obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez, presenta la nueva delegación de protección de los menores y acompañamiento a las víctimas de abusos. / Campillo

Aseguran que la 'Delegación de Protección de los Menores y Acompañamiento a las Víctimas de Abusos' no sirve «para nada» y «sólo pretenden enmascarar la realidad»

J.C.León

Espacios de protección, garantía de 'riesgo cero', efectividad en las medidas de control ante posibles casos de pederastia y auxilio a las víctimas. Es el resumen de la apuesta llevada a efecto desde el seno de la Iglesia con el fin de cercar lo que, a tenor de lo sucedido, ha sido un mal que ha atacado a esta institución durante décadas.

En detalle

Este miércoles el obispo de Astorga, José Antonio Menéndez, ha remarcado los amplios objetivos que se pueden apreciar en el marco de la nueva 'Delegación de Protección de los Menores y Acompañamiento a las Víctimas de Abusos', un organismo que abarca labores preventivas pero también de auxilio a las víctimas garantizando que éstas sean escuchadas siempre.

Las víctimas, desconfiadas

Una unidad para la protección y acompañamiento de víctimas de abusos, que dirige la psicóloga María José Díez Alonso, y de la que también forman parte especialistas en Derecho Civil y Canónico, sacerdotes, psicólogos, otros asesores e incluso una víctima. Su objetivo, según el obispo, es «reparar el daño causado en la medida de lo posible y evitarlo en el futuro».

El prelado, que preside la comisión creada por la Iglesia a finales del pasado año para la prevención y protección de los abusos sexuales a menores, no ha encontrado sin embargo la comprensión de un buen número de víctimas.

Para ellas, según ha relatado Francisco Javier, la víctima que llevó a Roma su caso y que provocó la apertura de un proceso de investigación y reconocimiento de daños, el nuevo órgano creado por la Diócesis de Astorga y que no tendrá competencia en otros escenarios de la Iglesia «es un fraude con mayúsculas, el mismo fraude que se lleva cometiendo durante décadas».

Imagen de la carta remitida por el Obispado de Astorga a una de las víctimas de abusos sexuales.
Imagen de la carta remitida por el Obispado de Astorga a una de las víctimas de abusos sexuales.

«Delitos de lesa humanidad»

«Yo he estado pidiendo ayuda desde niño. He pedido apoyo al Papa en cuatro ocasiones y a todo el Obispado y ahora me ofrecen por simple carta», también ha advertido en referencia a la misiva remitida el pasado lunes a las víctimas por parte del obispo de Astorga, José Antonio Menéndez, y en la que les anunciaba la decisión de poner en marcha el organismo presentado este miércoles.

«Las cosas no se hacen por carta. En la carta aparece un sacerdote y yo no quiero saber nada de los curas. Me la enviaron por correo certificado y ahora presentan este organismo que no tiene ningún sentido», ha asegurado a leonoticias.

«No cambiaré de opinión hasta que no les vea en la cárcel»

Esta víctima, cuyo abusador ha sido apartado de la labor eclesiástica pero no ha tenido sanción penal, recuerda que «nada de lo que se haga sirve para aliviar lo sucedido. En esa época se cometieron crímenes de lesa humanidad, contra niños, pero ahora les salen gratis. Lo primero que debe hacer la Iglesia es lo que ella misma dice comenzando por la tolerancia cero y expulsando a quienes cometieron los abusos. Si un policía comete un delito se le expulsa del cuerpo y estos han cometido el mayor crimen posible como es el abusar de un niño. Los niños siguen estando en riesgo, serán menos niños pero habrá víctimas igual».

Todo ello antes de advertir que su única meta hoy y siempre será que los abusadores, los pederastas, terminen entre rejas: «No cambiaré de opinión hasta que no les vea en la cárcel a todos. Lo que han hecho no tiene perdón y cosas como éstas sólo pretenden enmascarar la realidad, no sirve para nada».

Temas

Astorga