Operación Enredadera

Arsenio García prepara su defensa frente a la Enredadera con la conciencia «muy tranquila»

Arsenio García, alcalde de Astorga, atiende a los medios este martes. / S. Santos

El alcalde Astorga asegura que es pronto para hablar de su futuro político, remarca que agotará la legislatura aunque cree que «el mayor daño que se nos podía haber hecho ya está hecho»

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

Con la conciencia «muy tranquila» y con toda su confianza puesta en la Justicia, Arsenio García gestiona el Ayuntamiento de Astorga, hoy como no adscrito tras su expulsión del Partido Popular por su detención e investigación en el marco de la Operación Enredadera.

«Aún dentro del disgusto y del duro golpe que para la imagen de personas que llevamos trabajando tres años duros por Astorga, tenemos la tranquilidad porque todas las cosas se han hecho conforme a la ley. No hay ni obras ni gastos en esta legislatura que no se hayan hecho conforme a la ley».

De esta forma, Arsenio García, que fue detenido junto a los concejales Manuel Ortiz y Javier Guzmán, ha remarcado su inocencia y su disposición de seguir trabajando por Astorga hasta el final del mandato.

A partir de mayo, su futuro aún está en el aire. «Es pronto», ha asegurado García a preguntas a los periodistas, que se muestra prudente a la esperar de ver por dónde «camina» la investigación, dado que hasta la fecha no tiene constancia alguna del avance de las investigaciones ni hay recibido ninguna notificación judicial.

En paralelo, avanzan en la defensa junto con sus abogados a la par que estudian la posibilidad de interponer alguna dependa en aquellas situaciones que entiendan que se ha podido faltar a su honor o se haya realizado juicios de valor previos.

Un antes y un después

En cualquier caso, García ha advertido que hoy por hoy su única preocupación es acabar la legislatura y que la Justicia haga su trabajo. «Como nada mal hemos hecho, tengo muy tranquila la conciencia, donde sólo podemos mandar nosotros», remarcó García, que reiteró que siempre han actuado conforme a la ley.

No obstante, el alcalde de Astorga se ha mostrado convencido de que el mayor daño que «nos podían hacer ya está hecho», admitiendo que la Operación Enredadera marcará un antes y un después en su futuro político y en el de Astorga. «Las partidos decidirán, las personas decidiremos y el pueblo, como juez final, tomará la palabra el próximo mes de mayo».

Por último, García ha pedido un «mayor amparo legal» para alcaldes y concejales ante el ejercicio legal de cualquier ciudadano de denunciar y dejar a un político señalado, «como mínimo con un tema de prevaricación. Los alcaldes y concejales que trabajamos a nivel local sentimos un desamparo. Hay que respetarlo y admitirlo porque en política no sólo se viene a cosas buenas».

 

Fotos