La 'agresiva' defensa del alcalde de Villaquilambre

Manuel García, alcalde de Villaquilambre, durante el pleno extraordinario de este jueves. / Peio García

Manuel García, regidor del municipio leonés, recibió numerosas críticas y peticiones de explicaciones a las que respondió, en ocasiones, con frases que causaron malestar y murmullo en el plenario

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

El pleno extraordinario de Villaquilambre se vivió con nervios y tensión. La oposición focalizó su punto de mira tanto en el alcalde, Manuel García, como en su concejala, Mónica Varón. Ambos aparecen en el sumario de la trama Enrededara, ambos figuran en las escuchas de la Udef.

Por ello, la petición fue casi unánime, salvo por UPL y UPyD: «dimisión inmediata». Y ante estos fuertes ataques, Manuel García respondió con agresividad.

Lo primero fue anunciar que «cuando todo esto pase» tomará medidas legales, también contra los concejales. Primer murmullo generalizado en la sala y una advertencia del regidor: «si no hay silencio, este pleno acaba ahora mismo».

Así fue como comenzó a responder, o según los representantes de la oposición, a «escaquearse» de las preguntas formuladas anteriormente. Sobre la ética y la moralidad del contrato con Gespol respondió con una pregunta: «¿Es ético lo que hace Pedro Sánchez en el Gobierno o lo que hace habitualmente Podemos?».

«Usted quiere echar a los 'fascistas' para que gobiernen los 'rojos'»

Criticó las peticiones de moción de censura, que llegó en primer lugar desde Izquierda Unida, y dejó otra frase que sembró malestar en muchas partes del plenario: «Usted lo que quiere es echar a los de la derechona, a los que tilda de fascistas, del Gobierno, para que entre la extrema izquierda».

García afirmó que se trata de una respuesta a palabras que ha recibido por parte de la concejala de este grupo, María Elena Fernández, fuera del pleno. La edil replicó señalando que «nunca le he llamado fascista, pero sí que tiene modales fascistas».

La «no ética» de no pagar la comunidad de vecinos

Pero, quizá la frase que más malestar causó y que provocó que los concejales calificaran al alcalde de «prepotente» tuvo que ver con su estatus económico. «Por suerte, no tengo la necesidad de tere un dinero extra. Algunos ediles tendrían que dimitir, hablando de comportamientos éticos, por no pagar la mensualidad de la comunidad de vecinos o de la guardería, o por estar trabajando en el sistema público sin pasar ningún proceso selectivo».

Estas palabras fueron muy criticadas por los otros grupos municipales ya que «está utilizando información privilegiada para atacar a otros ediles». Una de las más molestas con esta afirmación fue Carmen Ramos, del grupo no adscrito, que aseguró que ella llegaba «nerviosa» al pleno, pero que Manuel García había demostrado que él todavía más.

«Algunos estamos sin un duro, y en este municipio hay bastante precariedad económica. Que haga gala de su bonanza económica es algo casi hiriente», le respondió Ramos, a lo que el alcalde, en tono más bajo, respondió con un «pues trabaje más».

La prensa, presente

Fue un pleno duro y tenso donde también hubo referencia a los medios de comunicación. García apeló a la «responsabilidad» de los periodistas con sus artículos y señaló que «están poniendo en mi boca palabras que yo no he dicho».

Por último, en un alegato final, Manuel García criticó la postura de la oposición y afirmó que «yo nunca haría esto que están haciendo ustedes, los juicios paralelos son de otra época».

Contenido Patrocinado

Fotos