Leonoticias

El yihadista detenido en Aranjuez tenía como «modelo» a los terroristas del 11-M

vídeo

Los agentes de la Policía momentos antes de la detención. / CNP I Atlas

  • El marroquí, que había jurado lealtad al Daesh, había pasado meses radicalizándose de forma autodidacta y aspiraba a emular a los suicidas de Leganés

El yihadista detenido esta madrugada por los servicios de Información de la Policía en la localidad madrileña de Aranjuez estaba obsesionado con los atentados del 11-M, tanto que idolatraba a cuatro de los terroristas que se suicidaron en el piso de Leganés, a los que aspiraba a emular, según han destacado mando de la investigación en la que ha participado también el CNI.

El marroquí arrestado es considerado por la Policía un “peligroso actor solitario”, ya que, además de haber hecho el juramento de lealtad al Daesh, no tenía ningún tipo de preocupación por ser descubierto ni por su seguridad, un paso que los expertos consideran muy avanzado en el proceso de radicalización. El yihadista, de hecho, se autoadiestraba en internet para cometer atentados terroristas, aunque no consta que, por el momento, hubiera madurado un plan concreto ni que hubiera conseguido armas ni explosivos.

Mandos del operativo destacaron el hecho de que los atentados de lo trenes de Madrid de 2004 se hayan convertido en referente de miembros del Estado Islámico. Aquella masacre fue cometida por una célula inspirada en Al Qaeda, un grupo que no goza de las simpatías del Daesh.

El Ministerio del Interior ha insistido esta mañana la peligrosidad del detenido: “su incesante actividad en la red, su escaso círculo social y la recepción de vídeos y publicaciones con referencias a las acciones suicidas de jóvenes muyaidines, o su aceptación a la llamada de Daesh a realizar la yihad individual, donde se insta a ‘trasladar la guerra al corazón de los hogares de occidente’, le encuadran dentro de los parámetros que definen la figura del terrorista individual o ‘actor solitario’, capacitado para realizar ataques terroristas.

Además -ha destacado la Policía- se trataba de un miembro “muy activo y clave dentro de la estructura descentralizada de propaganda y adoctrinamiento de Daesh”, un área de actuación de “crucial importancia” para esta organización terrorista como medio para publicitar y transmitir sus ideales de terror

El avanzado estado de radicalización del detenido le llevaba a pasar largos periodos de tiempo navegando en la red. Una vinculación constante a su labor de autoadoctrinamiento y de propaganda que le obligaba a tener un reducido círculo social e incluso a conectarse durante su jornada laboral, con entradas masivas en Internet a través de su teléfono móvil.

Contenidos cada vez más violentos

Una de sus prioridades era llevar a cabo la multicaptación de individuos con diversos perfiles y capacidades. Como elemento clave e integrado en el aparato de propaganda y de captación de Daesh mantenía una acción diaria de recepción y difusión de contenidos cada vez más violentos.

En su frenética actividad empleaba varios perfiles en las redes sociales donde contaba con una multitud de “amistades”, algunas de las cuales mostraban de manera explícita y sin artificios contenidos yihadistas de extrema dureza.

Esta operación policial, que continúa abierta, se ha llevado a cabo bajo la supervisión del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional y coordinada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Desde 2015, año en el que el Ministerio del Interior elevó a 4 el Nivel de Alerta Antiterrorista (NAA-4), las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han detenido a un total de 169 terroristas yihadistas. El pasado lunes los servicios antiterroristas de la Guardia Civil detuvieron en Coruña y Almería a cuatro presuntos miembros de las redes de inmigración irregular usadas por el Daesh y directamente conectadas con el grupo que provocó la masacre de París en noviembre de 2015.