Leonoticias

Errejón, sobre Espinar: «Fue ejemplar y convincente»

vídeo

Íñigo Errejón, este sábado en Madrid. / Fernando Villar (Efe) | Vídeo: Atlas

  • Íñigo Errejón, Alberto Garzón o Pablo Echenique niegan que se haya generado "fractura" alguna, mientras que el parlamentario se ve "reforzado" tras la polémica por la venta de su piso

Dirigentes de Podemos y de Izquierda Unida, como Íñigo Errejón o Alberto Garzón, han negado este sábado que el llamado caso Espinar esté provocando divisiones en el seno de Podemos ni tampoco que haya generado "fractura" alguna en su colaboración política con IU. El propio Ramón Espinar, candidato a dirigir Podemos en la Comunidad de Madrid, ha calificado de "barbaridad" la polémica sobre la compraventa de una vivienda protegida en la que se ha visto envuelto y, de hecho, cree que tendrá un "cierto efecto de apoyo" a su partido. "Cuando hay un poderoso que decide que no sea secretario general de Madrid es que algo estás haciendo bien", ha señalado.

"Ya no sólo es Podemos, son muchos los profesionales de medios de comunicación los que están diciendo que lo que se ha hecho conmigo es una barbaridad, y posiblemente el efecto será de apoyo en la gente de Podemos", ha manifestado. Pocas horas después del comienzo de la votación en Podemos, Espinar ha alertado de que estas primarias se han convertido en una "lucha" entre Podemos y quienes desde fuera de Podemos "quieren influir en el resultado".

Desde la dirección de Podemos, Íñigo Errejón ha negado que la polémica por la compraventa del piso de Espinar esté generando divisiones en el partido. "La única posibilidad de que esto perjudique a Podemos es que nos dividiera, y creo que no está siendo así", ha subrayado Errejón, que ha añadido que Espinar ha dado "todas las explicaciones de inmediato", de una forma "ejemplar y convincente".

La polémica por los beneficios que obtuvo el senador y diputado regional con esa venta de un piso protegido coincide con la celebración de primarias para elegir al secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid, cargo que Espinar disputa a la portavoz municipal, Rita Maestre. Preguntado si esta polémica podría influir en las votaciones, Errejón ha destacado que serán los militantes de Podemos los que elegirán la mejor dirección para Madrid, pero "no entregándole a nadie el papel de árbitro en los procesos internos".

"Confiamos en la madurez e inteligencia de los madrileños para elegir lo que consideren más útil para la federación en la Comunidad de Madrid" y para que "sea capaz de ganarle al Partido Popular y recuperar las instituciones para la gente", ha añadido.

El apoyo de Echenique

También ha terciado en el debate el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, que ve bien que a su partido se le exija más coherencia que a otros, pero lamenta que a veces se les reclame no ser "personas normales". "Se nos pide que no hayamos tenido 20 años nunca", ha remarcado Echenique, que considera que las explicaciones dadas por Espinar son perfectamente "compatibles" con el discurso de Podemos y con lo que le ha pasado a "cientos de miles de jóvenes" en España que "han intentado comprar un piso y han descubierto que no lo pueden pagar".

Además, ha alabado la rapidez con la que Espinar salió en rueda de prensa a dar explicaciones y a contestar a "todas" las preguntas de los periodistas, tan sólo unas horas después de que saltara la noticia sobre "detalles de su vida privada cuando era estudiante en la universidad".

Fuera de Podemos, el coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha garantizado que el espacio político de Unidos Podemos "no está fracturado" ni tampoco está en "duda" por la polémica de Ramón Espinar y el posterior rifirrafe entre Pablo Iglesias y el antiguo líder de IU Cayo Lara. Garzón ha dicho ser consciente de que su posición política, al ser tan crítica con el sistema, tiene consecuencias como intentar "sacar incluso de donde no hay". Respecto a las críticas de Iglesias a Lara por haber calificado de mera especulación la operación de Espinar, ha relatado que, cuando lo supo, llamó a Iglesias por teléfono para transmitirle su queja por las formas, y éste le respondió que "probablemente debió hacer algo diferente de lo que hizo".