El noroeste hace «frente común» y pide a la Unión Europea que León sea nexo entre Galicia y Asturias en el corredor atlántico

Foto de familia de los represnetantes políticos y empresariales./
Foto de familia de los represnetantes políticos y empresariales.

Los consejeros de Infraestructuras de Asturias, Galicia y Castilla y León han sellado esta mañana un acuerdo para reclamar al Ministerio de Fomento y la Comisión Europea la incorporación de un eje cantábrico y otro subcantábrico al corredor atlántico

RAMÓN MUÑIZ

Los consejeros de Infraestructuras de Asturias, Galicia y Castilla y León han sellado esta mañana un «frente común» para reclamar al Ministerio de Fomento y la Comisión Europea la ampliación del corredor atlántico, de forma que las conexiones ferroviarias de los puertos cantábricos puedan recibir más financiación comunitaria.

En ese sentido, el consejero de Fomento de la Junta de Castilla y León, Juan Calos Suárez-Quiñones recordó que Castilla y León es una «región de interior» y criticó el «desequilibrio» existente en la actualidad en cuanto al acceso ferroviario a los puertos marítimos españoles.

En esa línea, el consejero lamentó que la red prevista en la actualidad prioriza la salida de mercancías hacia los puertos portugueses de Aveiro y Lexoes, mientras la «salida natural» de esas mercancías hacia los puertos de A Coruña y Gijón, que ya forman parte de la red básica, o los de Avilés, Ferrol y Vigo, que se integran en la red secundaria prevista por la Unión Europea.

Al respecto, el titular de Fomento consideró que el actual trazado del eje atlántico «no recoge los intereses» de todos los territorios, tal y como ya defendieron las tres comunidades firmantes en la última reunión de la Macrorregión de las Regiones del Sudoeste Europeo (RESOE), celebrada en Ponferrada.

Además, Suárez-Quiñones lamentó el «desequilibrio modal» existente en el sector del transporte, donde sólo el uno por ciento de las mercancías se mueve en ferrocarril y un exiguo 16 por ciento lo hacen por vía marítima. El objetivo, según el consejero, es «integrar el transporte por carretera» en la red europea.

Suárez-Quiñones explicó que la modificación que impulsan los responsables de las tres autonomías reunidas en Santiago de Compostela consistirá en conectar el actual trazado con una nueva «antena» que sirva de enganche con el noroeste peninsular. Al respecto, desde Valladolid el trazado engancharía con Palencia y León. Desde la capital leonesa, dos nuevos ramales conectarían con Gijón y Avilés, por un lado, y con Vigo y Coruña, por el otro.

«Es un proyecto de todos y para todos y debemos aprovechar la oportunidad que supone el Corredor Atlántico para nuestra tierra», resumió el consejero, que destacó que la modificación prevista permitiría a las tres regiones ser «más fuertes en Europa». Además, la conexión con estos puertos permitiría crear un bucle marítimo en la zona de la Cornisa Cantábrica, similar al existente en el área de influencia del Corredor Mediterráneo.

Los puertos marítimos, con toda la voluntad

Ahora mismo la política de infraestructuras de la UE se guía por la definición de nueve corredores cuya materialización se ha considerado prioritaria; «en España tenemos el corredor mediterraneo y el atlántico, en ellos se ha invertido el 90% de los fondos Conectar Europea», desgranó el director general de Transporte gallego, Ignacio Maestro, en un acto conjunto que se celebró en Santiago de Compostela. El mecanismo está dejando fuera a la cornisa cantábrica, pero en 2018 se abre una oportunidad, dado que Bruselas quiere evaluar la eficacia de su actual dibujo y está abierta a modificarlo.

Más información

«Se trata ahora de hacer las modificaciones para que este eje atlántico incorpore la conexión de los puertos de Galicia, Asturias, Cantabria y Bilbao», explicó el consejero asturiano, Fernando Lastra. «España necesita el eje atlántico de la misma manera que necesita el mediterráneo, no son excluyentes, son complementarios», agregó.

La coalición de las tres administraciones se ha escenificado en la Ciudad de la Cultura de Galicia, en Santiago de Compostela, y ha tenido como eje central la firma de una declaración institucional para que las tres comunidades, y en especial los puertos de Vigo, La Coruña, Avilés y Gijón, queden unidos al corredor atlántico a través de Palencia y León, aprovechando la redefinición de esta infraestructura prevista para 2018.

La propuesta al Ministerio y a Bruselas

La propuesta que se va a intentar elevar al Ministerio de Fomento, para que a su vez la defienda ante Bruselas, es la de incorporar al corredor un eje subcantábrico y otro cantábrico que facilite el tráfico de mercancías. «Las discusiones sobre las prioridades en las estrategias de la Unión Europea están llenas de suspicacias en las comunidades autónomas, desgraciadamente; esto que estamos representando aquí, quizás sea importante en sí mismo y lo fuera más si nos acompañara Cantabria, nuestro objetivo e interés es incorporar a toda la cornisa», manifestó Fernando Lastra. Fuentes de la consellería gallega explicaron que hasta el último momento se negoció recabar el apoyo del Gobierno de Miguel Ángel Revilla, sin éxito para la cita de esta mañana.

La iniciativa consensuada «es una propuesta para reequilibrar el cuadrante noroeste dentro de la política ferroviaria europea; la idea de reequilibro es una idea de progreso que favorece la competitividad, la comunicación y el desarrollo económico», resaltó Lastra. «Trabajamos juntos para ser más eficaces; firmamos esta declaración porque así también demostramos que juntos somos mejores», agregó.

Hasta ahora, solo el Principado de Asturias había expresado su firme respaldo a la necesidad de incluir la zona noroeste de la Península Ibérica en el corredor ferroviario atlántico. Y lo hizo apoyando la iniciativa de los empresarios a través de su plataforma. Ahora, el 'lobby' de presión crece con fuerza.

Contenido Patrocinado

Fotos