De Silicon Wadi a la startup nation del deporte

De Silicon Wadi a la startup nation del deporte

Israel traslada su tecnología al terreno de juego para alcanzar la Champions League tecnológica

JOSÉ A. GONZÁLEZTel Aviv (Israel)

Con una población de cerca de 8,5 millones de habitantes, Israel es uno de los países con mayor concentración de startups por ciudadano. Apodada el nuevo Silicon Valley, el país de Oriente Medio saca pecho por su tecnología. «Una de cada tres israelíes trabaja en una empresa de alta tecnología», señala Noa Avrahami, responsable de medios digitales del Instituto de Exportaciones de Israel, a Innova+.

La costa mediterránea del país cuenta con delegaciones de las principales tecnológicas de Estados Unidos. Circulando por la autovía 2 que conecta Tel-Aviv con Haifa, al norte del país, las Microsoft, las Intel, Motorola, Philips se asientan a los laterales de esta importante carretera.

Recorriendo los cerca de 90 kilómetros que separan ambas ciudades, el Silicon Wadi, por su amplia concentración de empresas tecnológicas, va quedando atrás hasta alcanzar el otro punto de la línea: Haifa.

A los pies del Monte Carmelo, se erigen el Instituto Tecnológico de Israel al que se suma la Universidad de Haifa y recientemente el Matam Park, el más grande de Israel. «Queremos ser los líderes en innovación en Israel», destaca David Etzion, teniente alcalde de Haifa.

En estos poco menos de 100 kilómetros escoltados por el mediterráneo al oeste se concentra las semillas de la startup nation que tantos halagos ha cosechado en el Viejo Continente. «La tecnología israelí es increíble», apunta Avrahami.

La ciberseguridad, seguridad nacional, sanidad o agricultura tienen herramientas tecnológicas reconocidas de made in Silicon Wadi. «Todos servimos al ejército [el servicio militar es obligatorio en Israel para mayores de 18 años, tanto hombres como mujeres] y muchas de las tecnologías militares hicieron un cambio y ahora son soluciones verticales en otros campos», puntualiza, Noa Avrahami.

Una de las «soluciones verticales» que destaca la responsable de medios digitales del Instituto de Exportaciones de Israel es el deporte. «Tenemos más de 300 startups en este área», añade. Impulso tecnológico que se empieza a notar en los éxitos del país a nivel deportivo.

En los pasados Juegos Olímpicos de Río de Janeiro (Brasil), Israel recogió dos medallas de bronce en las competiciones de judo. Aviv Hatzir, empresario y judoka retirado, impulsó en 2016 un sistema basado en el análisis de datos de los rivales.

Así creó Boost, un chatbot que permite a los atletas y sus entrenadores hacer preguntas sobre el propio atleta, su formación o sus rivales en una próxima competición. El sistema analiza la pregunta usando la inteligencia artificial y le da al deportista una respuesta inmediata.

El análisis de dato combinado con la inteligencia artificial es una de las soluciones estrella de las nuevas startups israelíes y que ya han cruzado el Mediterráneo e, incluso, el Océano Atlántico. «La tecnología y el deporte están en pleno auge», comenta Dron Hemo, director de América del Norte y América Latina del Ministerio israelí de Economía e Industria.

Bajo el título Future Sport Israel, Tel Aviv se convierte en la capital del mundo del deporte y la tecnología con más 80 ejecutivos de todo el mundo y más de 100 startups israelíes que buscan unir sus caminos y dar el salto a Europa y Estados Unidos. «Nuestro principal objetivo es ayudar a las startups israelíes a escalar globalmente para tener éxito con todas las compañías internacionales», responde Avrahami.

España es también uno de los objetivos donde buscan crecer estas nuevas compañías y donde la patronal del fútbol español busca nuevas novedades para innovar en La Liga Santander. «España es uno de los destinos más populares de nuestras compañías», detalla la responsable de medios digitales del Instituto de Exportaciones de Israel.

Cambio de mentalidad

Escoltado al este por el Monte Carmelo, la casa del Maccabi Haifa FC, el Sammy Ofer Stadium, ha dejado a un lado los goles y las tarjetas para acoger la nueva tecnología y no la del famoso VAR. Las entrañas del «estadio más tecnológico de Israel», según las autoridades del país, se han convertido en pequeños escaparates del músculo tecnológico de las startups israelíes.

«Israel es el centro de la tecnología, se trata de innovación», recuerda la responsable de medios digitales del Instituto de Exportaciones de Israel. El aterrizaje de la tecnología al mundo del deporte ha cambiado la preparación y el desarrollo del partido o la competición.

Sin embargo, la introducción de nuevas herramientas como la realidad aumentada o virtual han cambiado la experiencia del aficionado. «Hoy en día, los millennials no son capaces de ver un partido de fútbol entero», apostilla Avrahami.

La irrupción del smartphone o la tablet como un elemento cotidiano provoca que los encuentros deportivos se vean en dos pantallas. «El partido es el plato principal, las repeticiones llegan después de la cena y son los postres», señaló Adam Silver, comisionado de la NBA.

El futuro del entretenimiento deportivo pasa por las estadísticas en directo o vivir el partido «con los ojos de Messi», señala el responsable de WSC Sports. «El mañana pasa por el 5G, no sé cuándo llegará, pero lo hará y podremos ver el partido en realidad virtual», sentencia Avrahami.