21 años de edad y un mes como CEO

Enrique Sánchez, CEO de Adecco y Miguel Castillo, CEO temporal./RC
Enrique Sánchez, CEO de Adecco y Miguel Castillo, CEO temporal. / RC

El joven va de la mano del consejero delegado, acude a reuniones y hasta puede dar su propio discurso

ARANTXA HERRANZMadrid

La segunda acepción que recoge la RAE sobre el término innovación es «Creación o modificación de un producto, y su introducción en un mercado». Algo que bien podría definir la propuesta que, desde hace cuatro años, realiza Adecco para los jóvenes que están terminando sus estudios universitarios: ser CEO de su empresa durante un mes.

Enrique Sánchez, CEO 'permanente' de Adecco, no llama a esta iniciativa como beca o curso de formación. «Es una experiencia de inmersión real en la que Miguel Castillo (el CEO temporal) se pone a mi lado y viene conmigo a todas partes: sea una reunión con un cliente, con el comité de dirección o una reunión internacional». Encuentros en los que el joven de 21 años no solo toma nota, sino que puede hacer preguntas y plantear sus propias propuestas. O incluso dar su propio discurso si Sánchez también lo tiene que dar.

A este proceso se presentaron 13.000 jóvenes en sus últimos años de estudios universitarios y con una serie de competencias personales. «No nos fijamos solo en un buen expediente académico o un buen nivel de inglés. Queremos también gente inquita en lo social, creativos, humildes, trabajadores, serios y capaces de trabajar en equipo», explica el CEO de Adecco. Después de varias pruebas y entrevistas personales, quedaron cinco finalistas que conocieron a Enrique Sánchez. «Fue la decisión más difícil, tener que elegir a uno de ellos», asegura el CEO.

Miguel Castillo resultó elegido. A este estudiante de ADE aún le quedan dos años para acabar los estudios, en septiembre se marcha de Erasmus a Londres y durante todo un año compaginó sus estudios con acciones de voluntariado. «Espero que todo lo que aprenda aquí pueda aplicarlo a corto y a largo plazo y tanto a nivel personal como profesional», nos cuenta. Sabe que no es fácil (al menos a corto plazo) volver a ser CEO, pero reconoce que estar aprendiendo mucho sobre inteligencia emocional. Quizá porque el trabajo como máximo responsable de una empresa no era tal y como creía. «Hay CEOs y CEOs», reconoce, «pero de Enrique me ha sorprendido su forma de ser tan cercana y como trata a la gente así. Es un gran valor. Pensaba que habría más distancia con los empleados».

Aprendizaje mutuo

Enrique Sánchez asegura que esta iniciativa es un reflejo del compromiso que tiene Adecco con la gente joven. «Hay varios colectivos, entre ellos los jóvenes, que tienen verdaderas dificultades para encontrar un trabajo», se lamenta. De hecho, los menores de 25 años tienen una tasa de paro en España el doble que la media europea. «Nuestra misión es que no haya una diferencia entre las competencias de las universidades y lo que demandan las empresas. Falta asesoramiento en los jóvenes sobre cómo potenciar sus puntos fuertes, cómo desarrollar sus competencias y qué carrera elegir», asegura.

Sánchez cree que otras empresas también deberían tener iniciativas como ésta. «La gente joven tiene mucho talento y hay que ayudarles, formarles, asesorarles, estimulares». Para quienes quieran recoger el guante, el CEO de Adecco recomienda acercarse a la Administración y al sistema educativo para preguntar cómo pueden ayudar a los jóvenes en la formación de las competencias. «Es una manera de explicarles qué voy a necesitar como empresa y una manera de ser más sostenibles y responsables», dice.

«Los jóvenes ahora no se preocupan por un empleo toda la vida, sino que trabajan por proyectos» Enrique Sánchez, ceo de adecco

Además, este responsable asegura que no solo aprenden los jóvenes: también las empresas y sus CEO extraen moralejas de estas experiencias. Miguel Castillo es el cuarto CEO por un mes que tiene Adecco. Dos de los tres anteriores trabajan en la compañía. Sánchez no quiere generalizar, pero sí que constata que estas nuevas generaciones toman las decisiones muy rápido, «más que yo a su edad. Son más alternativos, globales, abiertos e instantáneos». Y con ellos confirma que el mundo del trabajo está cambiando. «No se preocupan por tener un trabajo para toda la vida, ni por la movilidad que pueden tener. O si van a tener una mesa de trabajo o no. Quieren trabajar por proyectos. Y por ahí va el mundo», avisa Sánchez. ¿Son una generación poco comprometida como se les critica? Para el CEO de Adecco, no. «Sí se comprometen, pero es un compromiso distinto. Para ellos es importante el liderazgo y los valores empresariales. Deciden si quieren trabajar contigo o no. Ahora lo cuestionan todo. Piden más flexibilidad».

Y después de ser CEO, ¿qué?

Normalmente no se entra como CEO de una empresa y mucho menos siendo tan joven, pero Enrique Sánchez cree que Miguel Castillo puede aspirar a serlo tras vivir esta experiencia de un mes.

No obstante, el objetivo de esta iniciativa es ayudarle a que tenga una visión sobre cómo se dirige las empresas y que se desmitifique estos cargos. «Somos personas realizando un trabajo», explica Sánchez, a quien le gustaría que Miguel Castillo disfrutara y aprendiera de esta vivencia. Eso sí, también señala que «lo ideal es que tuviera una continuidad en Adecco y se incorpore cuando termine sus estudios».

Por su parte, Castillo asume que no va a ser CEO de la noche a la mañana pese a esta experiencia. «Hace falta experiencia y conocimiento para ello», reconoce. Pero «poca gente tiene todo lo que yo estoy aprendiendo». Un mes intenso en el que está descubriendo la parte operacional, el marketing y la estrategia de una dirección general de una gran empresa. «Llevo diez días y parece que llevo toda la vida», asegura Castillo para quien lo más difícil de esta etapa en Adecco es asumir que, cada día es uno menos como CEO. «Sé que tiene fecha de caducidad, pero eso me motiva para aprovecharlo».

Mientras ese momento llega, tiene varios encargos como CEO de Adecco. Por ejemplo, en materia de estrategia digital, con el objetivo de que la compañía pueda llegar más a la gente joven. Encargos que está desarrollando como CEO para que la empresa pueda ponerlos en marcha.

 

Fotos