Yu Chengdong: «Nuestros móviles no tienen ideología»

El director ejecutivo de Huawei, Yu Chengdong, durante la presentación de un nuevo móvil./Reuters
El director ejecutivo de Huawei, Yu Chengdong, durante la presentación de un nuevo móvil. / Reuters

El director ejecutivo de Huawei aborda las oportunidades y peligros de las redes 5G, protagonistas del Mobile World Congress de Barcelona, y rechaza las acusaciones de espionaje

ZIGOR ALDAMAShanghái

Este año, las redes 5G revolucionarán el mundo de las telecomunicaciones. Se abre un impresionante abanico de posibilidades, que incluyen desde el despegue definitivo de la domótica hasta la cirugía a distancia. Y, después de haber ido por detrás hasta la cuarta generación, ahora China quiere llevar la voz cantante. Más concretamente, es Huawei la multinacional que quiere liderar el despliegue de estas redes, que se llevarán todo el protagonismo en el Mobile World Congress que comienza este lunes en Barcelona.

«Huawei es pionera en el desarrollo y la investigación de tecnología 5G, en la que lleva invirtiendo recursos desde 2008. En 2018 realizó una inversión de 800 millones de dólares en I+D, y, actualmente, es el único fabricante que ofrece todos los equipos para prometer una solución de conexión 5G completa», explica la empresa en respuesta a las preguntas de este diario. «De cara al futuro, la compañía ha anunciado en enero de 2019 que en los próximos cinco años invertirá más de 100.000 millones de dólares en I+D».

No obstante, la tecnológica de Shenzhen también está en el centro de un gigantesco huracán que amenaza con enfrentar a China con el mundo occidental. Estados Unidos ha acusado a Huawei de robar tecnología y de saltarse las sanciones que impone de forma unilateral a Irán, y afirma que la empresa es una amenaza para la seguridad nacional porque considera que puede abrir 'puertas traseras' en sus redes 5G para facilitar el espionaje del Gobierno chino. Polonia mantiene bajo arresto a un exempleado al que acusa de espiar para China, y otros países, como Japón o Australia, también han anunciado que vetarán a la empresa china en las concesiones para desplegar las redes 5G, mientras que muchos otros gobiernos están a la espera de tomar una decisión.

El asunto ha trascendido el ámbito empresarial y se ha convertido en un conflicto diplomático, sobre todo desde que Canadá arrestó a la vicepresidenta de Huawei, Meng Wanzhou, a petición de Estados Unidos, que ya ha pedido su extradición. Su padre, el fundador y presidente de la compañía, Ren Zhengfei, ha decidido salir al paso y el pasado martes se mostró rotundo en una entrevista concedida a la BBC: «Estados Unidos no podrá aplastarnos». Por su parte, Yu Chengdong, director ejecutivo de Huawei, se reunió en Pekín con varios periodistas extranjeros, entre los que se encontraba el corresponsal en China de este diario, para responder a sus preguntas.

-¿Realmente va a cambiar el 5G nuestra vida? ¿Qué aplicaciones tendrá?

-Cuando llegó el 4G muchos también se preguntaron para qué nos hacía falta si el 3G ya era muy rápido. Ahora, el 5G va a suponer un salto todavía mayor porque permitirá que las máquinas se conecten entre sí. Estimamos que, gracias a estas redes, en 2025 habrá unos 10.000 millones de aparatos conectados. Eso hará posible el desarrollo del hogar inteligente, por ejemplo. Además, la latencia especialmente corta y el gran ancho de banda también propiciarán el despegue de tecnologías incipientes que necesitan este espaldarazo.

Aplicaciones de la nueva red

-En sus presentaciones, a menudo hablan de una nueva era, lo que suena algo grandilocuente. ¿Puede poner ejemplos prácticos de cómo el 5G ayudará al desarrollo de la Humanidad?

-Por ejemplo, facilitará que los vehículos autónomos sean una realidad, porque podrán conectarse a gran velocidad con la infraestructura viaria para recibir la información que necesitan para ser más seguros y precisos. La telemedicina también dará un salto. No en vano, ya hemos probado con animales un sistema para realizar operaciones quirúrgicas a distancia. Concretamente, un cirujano llevó a cabo con éxito una operación de hígado a 50 kilómetros de donde se encontraba el animal. El 5G, junto con la realidad virtual, también proporcionará más seguridad en empleos peligrosos, porque facilitará que las tareas más complicadas las lleven a cabo robots teledirigidos por alguien que se sentirá sobre el terreno aunque esté a salvo. Pienso, por ejemplo, en los trabajadores que han perdido la vida en la central nuclear de Fukushima. Finalmente, en el ámbito más lúdico, la computación en la nube abrirá grandes oportunidades: permitirá utilizar traductores de inteligencia artificial de forma simultánea, de forma que cuando usted me hable yo le escucharé en chino, y también reducirá la necesidad de contar con aparatos muy potentes para utilizar programas informáticos complejos que, con esta velocidad, se pueden ejecutar en la nube. Los super videojuegos, por ejemplo.

-Y Huawei quiere liderar esta nueva era.

-Hemos firmado ya 30 contratos para tender redes 5G, de los cuales 18 proceden de países de la Unión Europea -en Barcelona ya se está instalando-. Invertimos 11.300 millones de euros en I+D, hemos lanzado el módem 5G más potente y en el sector de los móviles nuestro crecimiento fuera de China es del 170%. En el Mobile World Congress presentaremos nuestro 'smartphone' plegable y otros aparatos 5G. El primero costará más de mil euros, pero tendremos dispositivos más asequibles por debajo de ese precio. En el último trimestre del año, todos los móviles que se lancen serán 5G. Estamos a la vanguardia y estoy convencido de que seremos líderes mundiales este mismo año. Como tarde, el próximo.

-No obstante, Estados Unidos ha vetado su tecnología y parece que otros países seguirán los mismos pasos. El presidente de su empresa, Ren Zhengfei, ha advertido de que se avecinan tiempos complicados. ¿Le preocupa el impacto que puede tener todo esto en Huawei?

-A todas las operadoras les gustan nuestros productos, y estamos convencidos de que seguiremos haciendo negocio en Europa. El problema con Estados Unidos, un mercado del que nos han echado, es político. Pero incluso sin ese país, y a pesar del ruido que hacen algunos políticos, de los rumores y de las 'fake news', vamos a mantener un crecimiento fuerte. Es innegable que este ambiente enrarecido tendrá consecuencias a corto plazo, pero vamos por el buen camino y estamos haciendo lo correcto.

Inexpugnables

-Debido a esos rumores, muchos usuarios de Huawei están preocupados por la privacidad y por la posibilidad de que el Gobierno chino les espíe a través de sus dispositivos o de sus redes.

-Nosotros nunca hemos recibido un requerimiento de información privada por parte del Gobierno chino. Y, si lo recibiésemos, nos negaríamos a proporcionarla. Porque nunca iremos contra los intereses de nuestros clientes. Lo que sí sabemos, porque lo reveló Edward Snowden, es que la Agencia de Seguridad de Estados Unidos (NSA) llegó a espiar incluso a la canciller alemana Angela Merkel. Nosotros cumplimos con todas las regulaciones sobre privacidad, y estamos orgullosos de que nuestros teléfonos fuesen los únicos imposibles de quebrantar en una reciente competición de 'hackers. Si Donald Trump está preocupado por su privacidad, le recomiendo que use un Huawei.

-También se ha revelado que Ren Zhengfei es miembro del Partido Comunista.

-Nuestros productos no tienen ideología. Y, aunque nuestras raíces estén en China, también somos una empresa global sin ideología. Operamos en 170 países y tenemos centros de I+D por todo el mundo.

-Su vicepresidenta, Meng Wanzhou, espera en Canadá una decisión sobre su extradición a Estados Unidos por violar las sanciones contra Irán y fraude bancario. ¿Tiene algo que decir?

-Me limito a lo que hemos dicho desde el inicio del caso. No podemos comentar acciones legales en curso. Confío en la Justicia y deseo la pronta resolución del caso.

-¿Va China por delante del resto del mundo en estas nuevas tecnologías?

-Creo que los países asiáticos desplegarán las redes 5G más rápido que Occidente, pero terminarán llegando. China va en cabeza porque el país apuesta sin fisuras por esta tecnología. De hecho, los tres principales operadores de telefonía -de propiedad estatal- ya han comenzado a instalar las redes y ofrecer servicios de prueba.