El Mobile se desinfla

Anuncio de la nueva edición del MWC. /
Anuncio de la nueva edición del MWC.

La nueva edición del mayor evento del sector móvil será diferente este año en el que Samsung no presentará smartphone y grandes como Xiaomi, BQ o Wolder ni siquiera acudirán

EDURNE MARTÍNEZMadrid

Quedan horas para el gran día de inauguración y menos aún para las primeras presentaciones. La expectación en torno al Mobile World Congress (MWC, del 27 de febrero al 2 de marzo) de Barcelona no para de crecer. Grandes empresas asentadas como Huawei o LG enseñarán sus novedades, otras más pequeñas tendrán la oportunidad de mostrar sus proyectos e incluso estos días resucitarán algunas creídas desaparecidas como Nokia, de la que se espera que presente la reedición de su famoso 3310.

más información

El evento que se celebra por duodécimo año consecutivo en Barcelona -y que tiene asegurada la permanencia hasta 2023- reúne a interesados y especialistas del sector de la movilidad y las telecomunicaciones. Aunque no se puede decir que se haya desinflado en asistentes -este año se prevé superar los 101.000 del año pasado, el doble que hace diez- las grandes firmas tecnológicas parecen cada vez menos interesadas en presentar sus productos estos días.

Quizá lo más llamativo es el caso de Samsung. En las últimas ediciones ha sido la estrella del evento, con grandes lanzamientos de sus últimos modelos, pero este año cambia de estrategia y solo presentará sus nuevas tablets. La compañía surcoreana nos hará esperar hasta el 29 de marzo para ver su nuevo 'smartphone', el S8. Tras la ristra de problemas con el Galaxy Note 7, es normal que quieran asegurar a sus clientes la calidad de sus dispositivos, pero al dar menos de un mes de margen parece que se trata de una razón más de exclusividad, imitando así la estrategia que lleva a cabo su competidor por excelencia: Apple.

Hay otros casos de marcas que directamente no acudirán al MWC 2017 a diferencia de ediciones pasadas. Se trata de la china Xiaomi, huérfana por su embajador Hugo Barra -que la abandonó recientemente para liderar los proyectos de realidad virtual de Facebook-. La empresa no pasa por su mejor momento y ha decidido no ir a Barcelona, a pesar de que el año pasado recibiera buenas críticas tras la presentación del Mi 5.

A los españoles no les sale a cuenta

Las dos firmas españolas más importantes del sector móvil, BQ y Wolder, han decidido no acudir este año por primera vez a la feria. Motivaciones económicas y de cambio de estrategia respaldan esta decisión. Desde la firma cántabra, David Girao, responsable de Comunicación de Wolder, afirma que después de dos años consecutivos con 'stand' propio, han tomado la determinación de no acudir por motivos estratégicos.

El foco durante esos días está puesto en las grandes multinacionales y es muy complicado para una compañía española, por muy bueno que sea lo que presente, conseguir acaparar la atención que merece durante los días del MWC, explica Girao. Por ello, prefieren centrarse en preparar los lanzamientos de este año al margen del Mobile y presentar las novedades en un evento propio en otro momento.

Por su parte, la responsable de Comunicación y Marketing de BQ, Laura Desviat, asegura que tras haber conocido la experiencia de primera mano, se han dado cuenta de que el MWC son unos días en los que los periodistas van "corriendo y al final tu producto se diluye bastante con el del resto. La compañía con sede en Las Rozas (Madrid) explica que ellos tiene dos lanzamientos importantes a lo largo del año, por lo que quieren tener esa atención más en exclusiva. Eso unido a que somos una empresa pequeña, un presupuesto tan grande como el que se tiene que destinar al Mobile lo podemos invertir en otras acciones con más retorno para nosotros, dice Desviat.

Los precios para acudir al evento de referencia en el sector móvil son desorbitados. Fuentes consultadas confirman que solo el espacio para colocar un 'stand' medio puede costar más de 100.000 euros para los cuatro días de feria, por lo que el presupuesto se dispara hasta el medio millón si se suma la construcción del puesto, los desplazamientos, el alojamiento, etc. Empresas de la talla de las multinacionales más conocidas pueden llegar a gastarse hasta cinco millones de euros esa semana, aseguran las mismas fuentes.

Cada vez menos móviles

Desde BQ confirman lo que ya se ha visto como una tendencia a futuro en las últimas ferias internacionales del sector, como el CES de las Vegas del pasado mes de enero: El Mobile es un evento que cada vez se está diversificando más y no solo se centra en el mundo 'smartphone'. Este año las mayores sorpresas vendrán de objetos conectados, no de 'smartphones'. Drones, realidad virtual, inteligencia artificial y coches conectados son los ejes sobre los que se basarán muchas de las propuestas presentadas.

Otra de las grandes ausencias será Mark Zuckerberg. El fundador de Facebook ha sido el protagonista de las dos ediciones anteriores del MWC, pero no participará este año debido, según explican los organizadores, a que han preferido rotar y dar voz a otros ponentes de esta industria, entre los que destacan los directivos de Netflix, Huawei, Kaspersky, Telefónica o Nokia.

"Nos encantaría que Mark volviera, pero nos pareció que ahora tocaba hacer alguna cosa diferente", explicaba en rueda de prensa el responsable de Marketing de GSMA, Michael O'Hara, acompañado del consejero delegado de la organización, John Hoffman.