Valencia de Don Juan niega la expulsión de la niña con síndrome de Rett «que siguió disfrutando de otras zonas acuáticas» de las piscinas

Ainhoa, la niña con Síndrome de Rett, en las piscinas de Valencia de Don Juan. /
Ainhoa, la niña con Síndrome de Rett, en las piscinas de Valencia de Don Juan.

El Ayuntamiento insiste en que tan sólo hizo cumplir la normativa por «seguridad de la menor» y recuerda que propuso a la madre el uso de material homologado para el baño en la piscina olímpica

Leonoticias Diario
LEONOTICIAS DIARIOLeón

El Ayuntamiento de Valencia de Don Juan ha remitido este viernes un comunicado en el que niega que se «expulsara» a una menor con síndrome de Rett de las piscinas por el «uso de un churro» en la jornada de este jueves.

La polémica

Tal y como informó leonoticias, tras la reclamación de la madre de la niña por la prohibición de baño con este elemento acuático en las piscinas coyantinas, el Ayuntamiento le recordó que en la ordenanza de las instalaciones se señala que: «Se prohíbe el uso de cualquier material no facilitado por personal técnico (tablas, aletas, palas, gafas de buceo, gafas correctoras de cristal, etc) que pueda molestar a otros usuarios».

La normativa también indica que el uso de las instalaciones compromete a los usuarios a respetar estas normas y que deben de ser cumplidas. El Ayuntamiento coyantino reitera que «en ningún momento se expulsó a la menor de la piscina» que siguió disfrutando en las instalaciones municipales durante toda la jornada.

Aproximadamente a las dos de la tarde, la menor, de seis años y que padece síndrome de Rett, se hallaba en la piscina olímpica con un churro -elemento no permitido en dichas instalaciones-.

El personal de las piscinas indicó a la madre de la niña otras opciones para posibilitar el baño de la niña en otros vasos acuáticos del propio recinto. Asimismo, le propuso la utilización de otro material homologado y sí aceptado para su uso en las instalaciones como son manguitos y chaleco homologado.

Todo por la seguridad de la propia menor y la adecuada convivencia con el resto de bañistas. De hecho, continúan desde el Ayuntamiento, la niña continuó en el agua tras las oportunas indicaciones y abandonó el recinto municipal pasadas las ocho de la tarde disfrutando de los diversos espacios acuáticos de recinto.

Por otro lado, se da la circunstancia que la menor y su familia ya conocía el recinto de las piscinas de Valencia de Don Juan y de su normativa. Tal y como reconoció la propia madre, la niña en ocasiones previas había utilizado en las piscinas otro tipo de elementos (chaleco) sí permitido pero en esta ocasión optó por el churro.

Comprometidos con la discapacidad

Las piscinas municipales de Valencia de Don Juan están adaptadas y disponen de espacios para diversas necesidades. De este modo, la piscina olímpica cuenta con una silla para facilitar el baño a personas con movilidad reducida. La piscina lúdica y la 'de la bola' también son accesibles, ya que cuentan con pendiente que posibilitan el baño.

Además, existen diversas áreas para el baño de menores. El único espacio no accesible para discapacitados son los toboganes. Las piscinas municipales cuentan con un equipo de profesionales cualificados (54 personas) que velan por la seguridad de los usuarios de las instalaciones

El Ayuntamiento de Valencia de Don Juan manifiesta su carácter solidario e integrador. De hecho, en la propia plantilla municipal un 7% de las personas padecen algún tipo de discapacidad y señala que en la cocina de la cafetería de las piscinas esta cifra asciende al 65%.

Además, cada año el Ayuntamiento de Valencia de Don Juan facilita el uso y disfrute de las piscinas a varios colectivos, organizaciones y asociaciones con algún tipo de discapacidad. El Ayuntamiento siempre con la intención de apoyar a los más desfavorecidos ofrece de forma continua el acceso a colectivos con necesidades especiales y con discapacidad como buena muestra de generosidad e integración.

Entre los usuarios de las piscinas municipales se hallan personas con altas discapacidades dependientes de los centros de la Diputación de León. Las piscinas municipales de Valencia de Don Juan son «embajadoras» de la integración y este mismo miércoles recibió la visita de más de 200 niños procedentes de campos de refugiados del Sáhara acogidos en familias de Castilla y León durante el verano.

Las piscinas municipales de Valencia de Don Juan han recibido un millón de visitantes en los últimos cuatro años y reciben de media cada día de verano aproximadamente 4.000 personas por lo que es necesario el cumplimiento de la normativa para la convivencia de todos los usuarios.

Contenido Patrocinado

Fotos